SITE SPONSOR
ICS 2021

ENTREVISTAS CRUISES NEWS: Richard J. Vogel, Presidente & CEO de Pullmantur Cruceros

ENTREVISTAS CRUISES NEWS: Richard J. Vogel, Presidente & CEO de Pullmantur Cruceros

Quién iba a decirnos hace poco más de un mes que estaríamos confinados, en casa, con la flota de cruceros parada y en una situación de emergencia sanitaria prácticamente global. ¿Cree que alguna compañía en el mundo de cruceros o cualquier otro sector podría estar preparada para una situación como ésta?
Si nos hubieran preguntado hace tres meses, difícilmente hubiéramos predicho que ahora estaríamos viviendo esta situación sin precedentes y con un argumento más propio de una película o de una novela que de la realidad…

Desde que esta crisis sanitaria comenzó a adquirir mayor peso allá por el mes de enero, las compañías de cruceros empezamos a prepararnos con un claro y definido objetivo: la prevención. Como consecuencia, impulsamos una serie de medidas que incluían – entre otras- la denegación del embarque a pasajeros que hubieran viajado o transitado por determinadas zonas, así como cuestionarios médicos desarrollados ad hoc. Pero no nos quedamos en una fase previa; nuestros equipos médicos trabajaron intensamente para desarrollar protocolos específicos con los que afrontar posibles casos de COVID-19 a bordo. 

Dicho esto, pienso que ninguna empresa -independientemente de su actividad- ni gobierno ni institución estábamos 100 % preparados para abordar una pandemia de esta magnitud -capaz de paralizar casi por completo al mundo- y con las consecuencias devastadoras que día a día estamos viviendo. 

La industria de cruceros se percibe como potente y resistente, pero ¿se puede parar completamente el sector y volver a navegar de nuevo pasados unos meses sin pagar un alto precio?
Me encantaría decirte que no, pero muy a mi pesar, tengo que admitir que vamos a pagar (y ya estamos pagando) un alto precio por varias razones. 

Por un lado, durante estas semanas, hemos tenido que cancelar a miles de clientes sus vacaciones previstas para finales de marzo, abril y mayo. Por otro lado, ahora mismo tendríamos que estar inmersos en la campaña de verano, en terminar de vender el inventario que aún teníamos disponible para la temporada alta pero, la realidad es que, como la industria turística en general, hemos tenido que pulsar la tecla de “pause”.

Según vayamos acercándonos a la luz del túnel y saliendo del mismo, veremos cómo evolucionan los hábitos de consumo (incluidos de viaje) de los ciudadanos, y cómo las previsibles regulaciones que aprobarán los diferentes gobiernos incidirán en nuestra operación: con absoluta seguridad tendremos que redefinir procesos. A ello se une los efectos de la crisis económica que azotará a un gran número de países, entre ellos España. 

Y por supuesto, no debemos olvidar algunos de los gastos como el coste del lay-up, de los tripulantes, empleados, etc.

Pero, soy positivo y estoy plenamente convencido de que el sector saldrá reforzado de esta situación, tal y como ha demostrado en otras ocasiones cuando hemos atravesado momentos complejos. Para ello, navieras, destinos, puertos, agentes de viaje, turoperadores, en definitiva, todos los actores implicados en este sector, debemos estar más unidos que nunca, mostrar la fortaleza de nuestra opción vacacional y enfocarnos en comunicar más y mejor las ventajas de la categoría. 

En el mes de marzo la flota mundial de cruceros decidió voluntariamente ir parando la flota. ¿Dónde han parado los barcos de Pullmantur? ¿Ha sido difícil encontrar puertos dónde desembarcar pasajeros y tripulación y esperar volver a operar?
En nuestro caso, actualmente contamos con un buque en Panamá (Monarch), otro en Dubái (Horizon) y el tercero en Málaga (Sovereign). Si bien vivimos jornadas muy intensas, con mucha incertidumbre, donde el terreno de juego cambiaba de forma permanente y en las que tuvimos que hacer frente a numerosos retos, ahora, con perspectiva y mirada global, diría que fuimos afortunados porque dos de los barcos de nuestra flota pudieron permanecer en sus homeports en Dubái y Panamá. También valoramos el apoyo del Puerto de Málaga con el lay-up del Sovereign. 

Al tomar decisiones muy pronto, suspender la operación de cruceros, fuimos capaces de repatriar a nuestros pasajeros a tiempo.
¿Han podido las tripulaciones regresar a casa o las mantienen a bordo en su totalidad? ¿Cómo se pueden montar repatriaciones tan rápido y tan de improvisto?

Hemos conseguido repatriar a más o menos la mitad de nuestros tripulantes pero, desafortunadamente, no hemos concluido. De hecho, ahora mismo, es una de las líneas de trabajo que tenemos abiertas.

Nuestra intención ha sido conseguir que el mayor número posible de miembros de la tripulación pudieran volver a sus países de origen pero, en un momento dado, tuvimos que cesar nuestros esfuerzos: como bien es sabido, la situación cambiaba constantemente y, a pesar de tener vuelos (en su mayoría con conexiones) confirmados en el momento del desembarque, no podíamos garantizar que se fueran a mantener tal y como estaban programados. En ningún caso queríamos correr el riesgo de que nuestros tripulantes se quedaran varados en algún aeropuerto. Por otro lado, paso a paso, los países han cerrado sus fronteras.

Como consecuencia, decidimos entonces parar las repatriaciones y esperar a que la situación se normalizara en la medida de lo posible o, mejor dicho, hasta que las fronteras se abrieran y los vuelos estuvieran garantizados. En todo este proceso, hemos estado (y seguimos) en contacto con diversas embajadas con el fin último de aunar esfuerzos. 

Y mirando al futuro, ¿cómo se reactiva la vuelta a las operaciones? ¿Volverán a operar todos los barcos a la vez? ¿Van a cambiar los itinerarios? ¿Se puede planificar algo ante tal incertidumbre?
Desde que anunciamos la suspensión de la operación de cruceros, nuestro deseo no es otro que volver a navegar a la mayor brevedad posible. En estos momentos, estamos planeando comenzar la operación a finales de mayo, pero también dependemos de las restricciones en los destinos y, en nuestro caso, de los vuelos. 

No obstante, debemos ser realistas, no dar la espalda a la realidad; y es que, estar inmersos en una atmósfera de gran incertidumbre como la actual, nos exige ser absolutamente flexibles, ser capaces de desviarnos de la ruta trazada. Por ello, estamos trabajando en el diseño de diferentes planes de contingencia que activaríamos, si fuera necesario, en función de cómo evolucionasen los acontecimientos. Queremos estar preparados para actuar de una forma rápida y consecuente: nuestro mundo ya no será el que era. 

El turismo en general está parado y las agencias de viaje, la principal vía de venta de cruceros en este país, se encuentra en una muy complicada situación. ¿Cómo están colaborando con el sector? ¿Se contempla alguna ayuda por parte de las navieras en general o de Pullmantur en general?
Los turoperadores y agentes de viajes -con quienes tenemos una excelente relación- han sido, son y serán nuestros principales socios comerciales. En estos momentos tan excepcionales como los que estamos viviendo, continuamos trabajando con ellos mano a mano, en equipo, para buscar fórmulas que nos beneficien a ambos y que nos permitan avanzar. 

Y, sí, las compañías de cruceros están promoviendo acciones para apoyar a las agencias de viajes como cambios en las políticas de cancelación, incentivos para las reubicaciones, etc. 

Se ha puesto en el punto de mira el sector. ¿Se van a implementar cambios en la forma de operar con pasajeros? ¿Se están revisando normativas? ¿Qué puede decirnos del control de higiene y sanitario a bordo?
Todavía estamos esperando las directrices por parte de diferentes autoridades pero, por supuesto que de forma paralela, estamos definiendo cómo será la operación del mañana; es obvio que el brote de coronavirus marcará un antes y un después y se redefinirán muchos procesos que antes eran habituales. No obstante, cabe destacar que los estándares de higiene y sanitarios a bordo ya eran muy altos, superiores incluso a los que se exigen en tierra. 

España, Italia y Francia han sido castigadas con mucha fuerza por esta pandemia y son países que forman parte del itinerario más potente del Mediterráneo. ¿Cree que habrá cruceros de invierno en el Mediterráneo?
Confío en que así sea; estamos hablando de destinos muy demandados y que cada año cautivan a millones de turistas. 

Esto ha ocurrido en el momento de mayor cartera de pedidos de la industria de cruceros. Si esto ya era un debate actual, ¿no parece ahora que va a haber más oferta que demanda en los próximos años? ¿Van a paralizar el traspaso y refit del Grandeur?
Todo dependerá de cómo evolucione el COVID-19, cuándo se encuentre la vacuna, si vuelve a haber un repunte en otoño, qué sucederá con las economías, etc. pero quiero pensar que en los próximos años (a partir de 2021) habrá un buen equilibrio entre la oferta y la demanda; será diferente en función del source market. 

Una vez que volvamos y nos acostumbremos a la nueva normalidad, querremos continuar viajando, descubriendo nuevos destinos, viviendo nuevas experiencias,… 

En relación al Grandeur, no hemos cambiado nuestros planes.

Cada noche el Sovereign se suma al homenaje de la ciudad de Málaga a los sanitarios de la ciudad, además Pullmantur Cruceros ha contribuido con aportaciones a bancos de alimentos. Háblenos de ello.
Efectivamente, hemos donado alrededor de 13 toneladas de alimentos y bebidas al Ayuntamiento de Málaga y a la Gobernación de la Provincia de Colón (Panamá), beneficiando a cerca de 1.800 personas. 

Como compañía, debemos actuar de forma responsable, poniendo siempre el foco en las personas – que ocupan un papel preponderante- y aportando valor de una o de otra manera.  

En cuanto al buque Sovereign sí, todas las tardes se convierte en un ciudadano más y su bocina se suma a los aplausos de los malagueños que se asoman a sus ventanas para rendir un homenaje a los sanitarios que combaten día y noche de forma infatigable el coronavirus. Es nuestra muestra de agradecimiento a estos héroes que nos cuidan desde la primera línea.

Para finalizar, en otros países hablan de incremento de reservas para el 2021. Denos algún pronóstico. ¿Cómo y cuándo se va a recuperar la industria?
Desde mi punto de vista, la industria no comenzará a recuperarse y a alcanzar los niveles previos a la pandemia hasta, como mínimo, 2021. La capacidad que tengan los países para contener, controlar y derrotar al COVID -19, su desarrollo en los próximos meses y las consecuencias económicas de esta pandemia determinarán, sin lugar a dudas, el ritmo de crecimiento y la rapidez con la que volvamos a la nueva normalidad. Estará muy ligada a la rapidez con la que la economía se recupere.

3 Comentarios

  1. Yo tengo 4 cruceros retenidos pero de devolver el dinero no dicen nada no abra otro crucerista en el mundo qué le pase lo que me está pasando a mi claro mi dinero lo tienen ellos.

    Enviar respuesta
  2. Pullmantur es una gran compañía y saldrá adelante Ya queda poco para nuestro siguiente crucero como clientes debemos apoyarles no es culpa de nadie lo que está pasando si embargo unidos saldremos adelante

    Enviar respuesta
    • Yo tengo 4 cruceros retenidos pero de devolver el dinero no dicen nada no abra otro crucerista en el mundo qué le pase lo que me está pasando a mi claro mi dinero lo tienen ellos.

      Enviar respuesta

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: