SITE SPONSOR
Intercruises

Nieuw Statendam, el buque de la música

El Nieuw Statendam es buque más moderno de Holland America Line (HAL)

Reportaje perteneciente a la revista CruisesNews 47 – Diciembre 2018

Su proyecto es un compromiso entre la tradición de una compañía que va camino de los doscientos años de historia, y la tecnología y el diseño capaz de captar pasajeros jóvenes.

Con un tonelaje de 99.500 gt y 2.650 pasajeros de capacidad, el Nieuw Statendam es un buque grande, pero a la vez muy amplio y esponjoso, donde raras veces hay que esperar una cola o buscar un asiento libre. Este espacio extra le permite brindar una oferta de ocio excelente, incluyendo alguno de los locales más extraordinarios que se pueden encontrar en un buque de tamaño medio.
Con esta incorporación Holland America Line tiene una flota de quince buques, y se convierte en una marca puntera en el segmento premium, además de ser líder en destinos como Alaska, Canadá Atlántico, Canal de Panamá o Australia. Su flota navega desde el Caribe a la Antártida, ofreciendo desde cruceros cortos a periplos alrededor del mundo de varios meses de duración.

Más curvas y colores en el Nieuw Statendam
El diseño interior del Nieuw Statendam es obra de dos renombrados arquitectos, el noruego Bjørn Storbraaten, y Adam D. Tihany, de Nueva York, que ya trabajaron juntos en el Koningsdam. Storbraaten fue el arquitecto que impulsó el programa Signature of Excellence de Holland America, que supuso la renovación de casi todos sus buques. Además, proyectó completamente los gemelos Eurodam y Nieuw Amsterdam, la generación anterior de buques de este armador. Holland America quiere captar nuevos clientes más jóvenes, pero conservando al mismo tiempo su clientela tradicional. Y lo empezó a hacer por modernizando el diseño de sus buques, un proceso que se inició en 2001 con el Zuiderdam. Así, la flota de Holland America Line se hizo más moderna, más alineada con los resorts terrestres con los que compete. Este proceso culmina en la serie Pinnacle, y más concretamente en el Nieuw Statendam, un buque fresco, alegre, lleno de luz, con zonas homologables a las de cualquier resort o buque de cruceros moderno. Es un buque donde la atención al detalle del diseñador es máxima: hasta los colores de las vajillas combina con las tapiceras, o con la maqueta de su respectivo restaurante.

Un 75% de los pasajeros de Holland America Line son americanos, seguidos de australianos y holandeses.

Tihany es el diseñador de moda en el mundo de los cruceros. De su estudio nacieron los dos últimos buques de Seabourn, el Encore y el Ovation, y su próxima entrega será el Costa Smeralda. Para los americanos es un icono del diseño de hoteles y restaurantes. Habla del Koningsdam como un buque “sexy”, por sus muchas curvas en el interior del mismo, y definitivamente el Nieuw Statendam sigue su senda. La popa de la chimenea es la parte más severa de su diseño exterior, por su verticalidad total, pero el perfil del buque es agradable a pesar de su escala.
La disposición de las cubiertas es tradicional: las más bajas (2 y 3) alojan los espacios públicos interiores, y la cubierta 9 es la lido, con las dos piscinas, el buffet y el Spa. La cubierta 3 es la de botes, y hace también las veces de cubierta de paseo, con la posibilidad de dar la vuelta completa al buque. Es muy utilizada por el pasaje.

El arte a bordo
Uno de los socios menos conocidos de Holland America Line, pero quizás el más interesante, es su experto en arte, ArtLink. El Nieuw Statendam es el cuarto buque de crucero con una colección de arte comprada por ArtLink y los planes para los futuros barcos de Holland America ya están en marcha. El Nieuw Statendam dispone de una galería de arte que vende las obras de artistas emergentes, nativos de los destinos que visita el barco. Como la compañía pretende que el arte sea accesible (y asequible), la mayor arte de las obras cuestan menos de 500 dólares. En el futuro, Holland America pretende ofrecer a bordo artistas locales para discutir su arte y realizar talleres en los que los pasajeros pueden participar.

Los camarotes
El Nieuw Statendam, como su predecesor, es el buque con más camarotes con balcón de la flota HAL, con un total de 912 (un 69% del total), incluyendo 164 suites y 748 cabinas con terraza. También ofrece 147 cabinas exteriores y 280 interiores.
El buque ofrece muchas categorías, con ofertas singulares: los pasajeros más activos pueden alojarse en la categoría spa, en cabinas situadas junto al Greenhouse Spa, dotadas de colchonetas de yoga y conexiones para Ipod. Holland America cuida cada vez más el mercado de familias que van juntas de crucero, hasta el punto que el Nieuw Statendam brinda 32 camarotes familiares exteriores, sin balcón, de alrededor de 21 m2, con dos baños, que pueden alojar a 5 personas. HAL también ofrece doce camarotes individuales exteriores, de entre 12 y 16 m2, para otro mercado emergente: los “singles”.
Las suites son espectaculares: la más grande es la suite Pinnacle, de 90 m2, y una terraza de 30 m2; las 45 suites Neptune brindan 67 m2, con un balcón de 13 m2. Las catorce Signature Suites tienen alrededor de 29 m2, con un balcón de 8 m2. Y por último, las 104 suites Vista tienen entre 20-28 m2, con 5 m2 de terraza. Todas disponen de servicio de mayordomo, acceso al Neptune Room, acceso al Club Oranje, etc además de otras ventajas. El buque dispone de 27 camarotes para discapacitados, con puertas más anchas, duchas a nivel, espacios para giros, etc. También ofrece 13 camarotes para personas con movilidad reducida, pero que no usan silla de ruedas.



Los camarotes ofrecen muchos enchufes, tanto para europeos, como para americanos, y también USB para cargar los móviles y las tabletas en las mesillas. Todas las luces se controlan desde el cabecero de la cama, incluyendo las de lectura. Las cortinas opacas funcionan perfectamente, lo que será muy útil en los cruceros a los fiordos.
La cama es muy confortable, incluyendo dos tipos diferentes de almohadas para cada pasajero. Y las sabanas y las toallas son muy suaves. Hay mucho espacio para guardar el equipaje y suficientes cajones en el camarote para ordenar el equipaje. Como detalles de diseño, hay cajones debajo de la cama para el equipaje. Y los chalecos están encima del sofá, en lugar de ocupar espacio en el armario.

Holland America ofrece programas educativos ofrecidos junto a O, The Oprah Magazine (que será la madrina del buque), o aulas informáticas gestionadas por Microsoft.

El baño es grande, con una ducha amplia, que funciona perfectamente, con la presión justa y agua caliente al instante. Hay dispensadores de gel y champú montados en el mamparo. El inodoro está montado en una esquina, lo que aumenta el espacio disponible. Hay unas cuantas baldas en el aseo para los accesorios de baño.
La televisión plana ofrece multitud de canales como MSNBC, CNBC, Fox News o BBC así como imágenes de la cámara web de proa y popa del buque. También ofrece mucha información sobre la vida a bordo, como por ejemplo los menús, y películas en español.

Oferta gastronómica
Uno de los pilares de Holland America es la gastonomía. Esta naviera es reconocida por sus menús gracias a la colaboración de reconocidos chefs que forman el Culinary Council. El comedor principal está decorado en amarillo, y situado a popa, ocupando las cubiertas 2 y 3. El centro de la cubierta 3 es un agujero de forma elíptica, algo que también encontramos en el atrio. En ese hueco central hay unas costillas inspiradas en la forma de un arpa, más una espectacular escalera a proa, y una bodega que ocupa las dos plantas a popa. Y el techo del centro del restaurante está decorado por grandes luminarias en forma de notas musicales. El amarillo está omnipresente en tapicerías, moquetas, etc. Es un local muy luminoso, que impacta en el pasajero. Y el servicio es espectacular: el camarero toma la comanda en una tablet y los platos llegan relativamente rápido. El menú es diverso y variado, y el concepto “open seating” funciona razonablemente bien. El sommelier es muy atento, pero no intrusivo. En la bodega del Nieuw Statendam hay varios vinos españoles, sobre todo Riojas y Albariño, y el resto de caldos internacionales son excelentes. Y siempre hay una mano que rellena la copa cuando comienza a vaciarse. Por último, se puede tomar café tras la comida: es el toque de una naviera premiun, que también se nota en la calidad del servicio.
El Lido Market buffet es amplio, y dada la densidad de pasajeros a bordo, no suele estar saturado. Está decorado en tonos verdes (incluso vasos y platos). La experiencia buffet de HAL fue revolucionada en su predecesor Koningsdam con el Lido Market, cuyos conceptos se han repetido en el Nieuw Statendam. Esta ordenado en base a mostradores salientes (o “food stations”) para distintas opciones como ensaladas, bocadillos, postres, etc. en lugar de ofrecer un mostrador lineal o islas. El resultado es notable, con la posibilidad de brindar platos personalizados en ensaladas, pasta (preparada al momento), etc. Hay café y té disponible 24 horas al día.


El restaurant italiano Canaletto ocupa una parte del buffet a proa estribor, optimizando así este espacio. Es quizás la oferta menos recomendable entre los restaurantes de pago, a pesar de que la extrema amabilidad de su personal.
El Pinnacle Grill es el restaurante alternativo con reserva más grande del Nieuw Statendam. Esta situado junto al Rudi Des Mer en la cubierta 2, junto al atrio, desde el que se puede ver la bodega, 100% de cristal. Este local, decorado en tonos azules (incluyendo la vajilla), excepto algunos sofás y la puerta de entrada, que tienen color rojo, ofrece una selecta carta compuesta por carnes y pescados. En octubre de 2002, el concepto Pinnacle Grill de restaurante alternativo fue introducido en el Statendam y en el Ryndam. Dieciséis años después, el Pinnacle Grill sigue ofreciendo pescado fresco, carnes exquisitas y una amplia carta de vino, que han sido los cimientos de su prestigio durante estos años. Una vez por crucero, el Pinnacle Grill se transforma en De Librije, un restaurant de tres estrellas Michelin ubicado en Zwolle, Holanda, cuyo chef, Jonnie Boer, es uno de los fundadores del Culinary Council de Holland America. El presidente de Holland America, Orlando Ashford, es un asiduo de sus fogones.

El Nieuw Statendam ofrece una colección de obras de arte valoradas en más de cuatro millones de dólares.

Las cenas en el Nieuw Statendam son intemporales. Para empezar, están compuestas de tres o cuatro platos. Además, no existe la presión de los turnos y las mesas, sobre todo las más numerosas, prolongan su sobremesa. Y hay muchas mesas para parejas, aunque los pasajeros tienden a socializar compartiendo el evento con otros comensales.
Holland America conserva la tradición de las cenas de gala, programando al menos una cada semana. El pasaje tiende a vestir sus mejores galas, incluyendo vestido largo y smoking, pero también hay personas con un atuendo mucho más “casual”, y desde luego un vestido de cocktail para las muyeres, o un traje para los hombre, es más que suficiente.

Sel de Mer
Holland America, al referirse a la cocina de a bordo, habla de experiencias culinarias. Al igual que en el Koningsdam, su gemelo incluye el restaurant Sel de Mer, una auténtica brasserie francesa con menús de pescados internacionales. Se puede ver el pescado a la entrada del restaurante, que luego acabará en las mesas. El local funciona bajo reserva, el menú es a la carta, y la experiencia excepcional. A bordo del Nieuw Statendam estaba el master chef Rudi Sodamin, liderando el Sel du Mer junto a sus dos hermanos gemelos. El local está decorado como si se tratara de la bodega de un antiguo velero, imitando cuadernas, baos y mástiles. El color imperante es el rojo, hasta el extremo de que vasos y platos comparten ese color. La comida es espectacular: marisco de primera, pescado fresco del día, vinos de ensueño (incluyendo los mejores Albariños), etc. Y un servicio excelente: ver como deshuesan un lenguado es en sí mismo un espectáculo.
Rudi Sodamin es todo un personaje: extrovertido, directo. Se define como un “culinary pop artist”, y por eso cocina en el buque de la música. Ha escrito doce libros de cocina y su experiencia a bordo se remonta al Vistafjord y al QE2. Sus pescados son excepcionales.
Por otro lado, el Culinary Arts Center del Koningsdam se ha convertido en el Club Oranje en el Nieuw Statendam. El nuevo programa Club Orange ofrece servicios exclusivos para los pasajeros de las suites de las categorías Neptune y Pinnacle. Entre sus beneficios se incluyen un restaurante exclusivo para cenar, donde se ofrecen clases de cocina, desgustaciones, etc.


El restaurante Tamarind, situado en la cubierta10, sobre la piscina de popa, ofrece especialidades de gastronomía oriental con una decoración basada en violetas y marrones. En e Nieuw Statendam, la barra de sushi se integra en el Tamarind, y pasó a llamarse Nami Sushi, con un nuevo menú creado por el chef Andy Matsuda. Si el tiempo lo permite se puede cenar bajo las estrellas en las dos zonas exteriores en ambos costados, ambos presididas por un guerrero de terracota de tamaño natural.
El Grand Dutch Café, obra de Tihany, está decorado en azules (como su porcelana de Delf) con motivos alusivos a los canales de Holanda y a las casa estrechas de Amsterdam. También el naranja holandés está presente en su diseño en flores y uniformes de los camareros. Fue introducido en su gemelo Koningsdam y ofrece dulces tradicionales holandeses, cafés (con una sorprendente cafetera dorada) y cervezas europeas. Está ubicada en la cubierta 3, junto al atrio, y parece el corazón de buque. Ocupa además parte de la cubierta promenade, en una extensión que le pone en contacto con el mar, como continuidad al azul de su decoración. Cuando otros restaurantes están cerrados, el Grand Dutch Café siempre está activo. Pero cuando se forma una cola, sus camareros se mueven rápido y rápidamente la hacen desaparecer.

Orlando Ashford, presidente de Holland America Line: “Nuestros cuatro pilares son el servicio, la comida, los destinos y la música en vivo. Es lo que nos diferencia de nuestros competidores”.

El punto focal a bordo es el atrio circular de tres cubiertas, si bien la percepción del tamaño está mediatizada por una escultura de acero inoxidable integrada en el mismo, y que recrea un arpa. Costó casi un millón de dólares y pesa siete toneladas y media. La idea es que el pasajero que esté en su base esté rodeado por un instrumento musical.
Para los amantes del vino, el Nieuw Statendam ofrece Blend, una enoteca creada junto a la bodega norteamericana Chateau Ste. Michelle, la más antigua del estado de Washington. Guiados por un experto, los pasajeros pueden crear su propia mezcla de vino tras catar diferentes variedades: Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, o Merlot todas provenientes de esa bodega.

Música de todos los estilos
El ocio musical en el Nieuw Statendam se concentra en el corredor de la cubierta 2, que incluye el Lincoln Center Stage para música de cámara por la tarde, gracias a un convenio con el famoso Lincoln Center de Nueva York. Y además, a diferencia del Koningsdam, ese mismo escenario dobla por la noche como BB King’s Blue Club ofreciendo blues y jazz. El escenario del Lincoln Center es muy popular, y las bandas del crucero inaugural tenían un gran talento. Holland America pasó de un local cerrado (el Queen’s Room) tradicional, a otro abierto al corridor de circulación proa-popa, que se conoce también como la calle de la música. Además, tiene dos cubiertas de altura, gracias a un agujero de formas curvas que le comunica con la cubierta 3. Tanto el quinteto de música de cámara, como la banda de blues, eran excelentes, y el pasaje estaba rendido a su talento. El ruido adicional por las tiendas y por el pasillo no supone un problema para los músicos, y dan más ambiente a este local.

Orlando Ashford, presidente de Holland America Line: “Queremos ofrecer la mejor música en vivo en la mar. Sólo tendremos los mejores músicos a bordo, con expertos en cada tipo de música, que no se intercambian entre los distintos locales”.

Otro cambio respecto al Koningsdam es la inclusión del Rolling Stone Rock Room, a proa del Lincoln Center, donde una banda de rock actúa cada noche. Nuevamente Tihany escogió el rojo, que combinó con marrones y grises. Parece imposible que un pasaje tan veterano sea tan roquero, pero no hay que olvidar que los Rolling Stones son septagenarios y tienen una pléyade de seguidores, muchos de los cuales se dieron cita en el Nieuw Statendam.
También muy música en vivo enfrente del Rolling Stone Rock Room, con Billboard Onboard, donde una pareja de pianistas con mucho talento brindan al pasaje cada noche música de todos los estilos. Curiosamente, sus asientos suelen ser los últimos en llenarse, tras disfrutar del espectáculo del Linclon Center y del Rolling Stone, que no se solapan. El público interactúa mucho con los pianistas entre canciones y ese es su principal atractivo.
Justo al lado esta Notes. Es una barra para catar whisky, en la que pueden ver las marcas disponibles en la estantería iluminada, o navegar en una tableta para ver las variedades y los precios. Luego puedes catar desde dos onzas, con o sin hielo, con o sin agua. Otro aprendizaje nocturno con muchos seguidores.

El teatro World Stage
El teatro del Nieuw Statendam repite es el World Stage, que rompe con el concepto tradicional de teatro. La audiencia está rodeada 270ª con tres pantallas LED que ocupa dos cubiertas. Esa pantalla, y no el escenario, es la estrella de las producciones, ya que se sobre la misma se proyectan todo tipo de imágenes (montañas, desiertos, cielo, etc), que cambian según los actores representan el show. En otras producciones el foco es el escenario y los actores, y las pantallas son secundarias. El escenario es flexible y ofrece múltiples opciones incluyendo la posibilidad de girar, fosos, elevación de secciones, etc. En el World Stage también se ofrecen documentales sobre naturaleza, incluyendo algunos de la serie Frozen Planet de la BBC, que son espectaculares en si mismos, pero que con la música en vivo hacen más real lo proyectado en las pantallas. El ocio es este buque es de los mejores a flote.

Los partners de Holland America sirven para mejorar la calidad del servicio, maximizando la disponibilidad de expertos a bordo.

El casino está situado en la cubierta 3, decorado en tonos marrones y dorados. Es paso obligado al teatro, a pesar de lo cual nunca estaba lleno. Quizás al ser un público de cierta edad, as mesas nunca estaban ocupadas, pero la tragaperras eran más populares. Esta comunicado con una escalera preciosa con el Music Walk, por la que se suele vaciar al primer acorde en la cubierta inferior.
Las circulaciones a bordo son sencillas y fluidas. Los pasillos son muy amplios. El buque tiene tres bloques de escaleras/ascensores, que facilitan los movimientos verticales. Desembarcar o embarcar es también rápido, a pesar de las sillas de ruedas y los andadores del pasaje más veterano.

Enriquecimiento a bordo
Otra de las señas de identidad de Holland America es la posibilidad del aprender, o de perfeccionar, habilidades a bordo. Y lo hace aliándose con empresas, revistas, etc donde se encuentra la fuente del conocimiento. A bordo son evidentes los testimonios de esta política: desde los históricos con el Culinary Council; hasta los últimos, como por ejemplo su asociación con la revista Rolling Stones para incorporar al rock al Music Walk de la cubierta 2. El presidente de Holland America, Orlando Ashford, comentó que “nuestras alianzas nos permiten establecer y elevar estos conceptos rápidamente”.

Todos los tripulantes asiáticos de Holland America pasan por una escuela durante seis semanas antes de embarcar.

El Rolling Stone Rock Room es un nuevo local en cuyo escenario una banda de músicos de rock tocan canciones de las últimas décadas. Enfrenta, gracias a su alianza con Billboard, HAL ofrece Billboard Onboard, con más 50 años de éxitos musicales que hacen vibrar al público mientras los dos pianistas tocan sus temas preferidos. Mientras, en las pantallas aparecen preguntas de cultura general que los asistentes rivalizan por responder.
Otra de los socios de Holland America es Fuji. Orlando Ashford la mencionó explícitamente indicando que es un ejemplo de “convertir enriquecimiento en resultados”. Indico que “introducen tecnología a bordo para ser más eficientes”, y “por ejemplo, reducir el impacto ambiental de las fotos impresas”. La asociación de HAL Fujifilm permitir crear recuerdos tangibles a partir de fotos propias. Las pantallas táctiles de Fuji pueden crear cualquier cosa, desde tazas a botellas con imágenes en un teléfono móvil o tarjeta de memoria. Este concepto crea una oportunidad de compra única, y además elimina los residuos químicos de la impresión de fotos a bordo. También ofrecen clases de fotografía.
El Nieuw Statendam ofrece un taller digital auspiciado por Windows, para aprender nuevas destrezas tecnológicas gracias a técnicos expertos de Microsoft. Son sesiones gratuitas para grupos pequeños, diseñadas para todos los niveles. Desde edición de fotos y películas, a presentaciones en Power Point, organización de PC, uso de la nube, etc. Cada sesión se ofrece varias veces durante el crucero.
El Exploration Café, a proa de la cubierta 12, es “el lugar” para el aprendizaje a bordo: es salón de observación, aula, biblioteca, cafetería, sala de juegos de mano, tiene mostrador para venta de excursiones, etc. Y sobre todo, tranquilidad, silencio, quietud. Esta decorado en marrones y beiges, y sus tumbonas con vista a proa están muy cotizadas entre los pasajeros.

Espacios exteriores
El Nieuw Statendam acoge en una misma cubierta (la nº9) las dos piscinas y el buffet. Otra novedad de los buques Pinnacle es que la zona lido alrededor de la piscina tiene dos cubiertas, lo que permite una oferta de cabañas, tumbonas, sillas imitando mimbre, etc muy superior al resto de la flota, para tomar el sol, echar una siesta o ver películas en la pantalla gigante. El Dive-In burgers está ubicado en la piscina principal, junto al buffet, y sirve hamburguesas y perritos a la orden. A proa de la piscina está situada la piscina termal, con acceso directo entre ambas sin pasar por el Spa.
El Nieuw Statendam es el segundo buque de la flota Holland America con pantalla gigante en la piscina. En el crucero inaugural no tuvo mucho éxito por las noches, a pesar de que el techo corredizo de cristal proporcionaba una temperatura muy agradable. Es complicado competir con el World Stage y con el Lincoln Center Stage. La imagen de la pantalle es muy clara (incluso durante el día) y te ofrecen palomitas de maíz y mantas.
A popa de la cubierta 12 está The Retreat, una zona exterior de pago cerca del Greenhouse Spa & Salon, que ofrece multitud de cabañas privadas y un amplio jacuzzi central.

Los itinerarios
Este invierno, el Niuew Statendam ofrecerá cruceros al Caribe desde Fort Lauderdale de siete noches de duración, compitiendo con buques como el nuevo Celebrity Edge. La próxima primavera volverá a Europa, primero al Mediterráneo y luego a norte de Europa, ofreciendo el mismo programa desde Amsterdam que ha brindado con tanto éxito su gemelo Koningsdam este año, con cruceros al Báltico y a los fiordos noruegos. Según Orlando Ashford, su compañía está trabajando en “personalizar las vivencias de los destinos”, incorporando nuevas experiencias, más activas, como los viajes del Maasdam, denominados “EXC In-Depth Voyages”.

El presidente de Holland America Orlando Ashford indicó “que confían mucho en sus tripulantes. Invertimos en una tripulación feliz para tener un buen servicio”.

Sobre el impacto de los cruceros en los destinos, Orlando Ashford dejo claró que Holland America no opera megabuques, y que además reparten al pasaje en muchas atracciones diferentes gracias a su oferta de excursiones. Concluyó que la solución puede ser la planificación de escalas y concebir el crucero desde la perspectiva del pasajero, que sólo quiere disfrutar de las escalas.
El Nieuw Statendam tiene propulsión diesel/eléctrica, con cuatro grupos electrógenos MAK 12 VM43C, de 12.800 kW cada uno (51.200 kW at 514 rpm en total). Esta impulsado por dos Azipods de ABB de 14.000 kW cada uno a 136 rpm. Tiene una velocidad e servicio de 18 nudos, y una máxima de 22 nudos. 

La opinión de CruisesNews
Holland America Line siempre ha sido una línea de cruceros conservadora en lo referente a su producto. Mientras muchas navieras se centraban en el neón, el glamour y la tecnología, Holland America se ha mantenido fiel a sus raíces tradicionales holandesas. Sin embargo, ha sabido evolucionar con buques como el Nieuw Statendam, donde se puede palpar el genio de Adam D. Tihany, quien utilizó la inspiración musical como tema para el diseñar y decorar el buque, para contar una historia mientras los pasajeros se desplazan por todo el barco. La música, la elegancia en el diseño y la atención al detalle resaltan de manera brillante las nuevas innovaciones. Otro activo de esta naviera son sus tripulantes: son atentos hasta límites insospechados, y lo hacen con la máxima naturalidad. Es un buque confortable, sin ruidos ni vibraciones a pesar de navegar a 19 nudos.

Orlando Ashford: “El feed back de nuestros pasajeros tiene una importancia capital en el diseño de los buques, a veces por encima de nuestras propias opiniones”.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: