Opinión. Jonathan Daniels, Director del puerto de Port Everglades.

0

Artículo de opinión

Jonathan Daniels

Director ejecutivo y director del puerto de Port Everglades

Artículo perteneciente a la revista CruisesNews nº60 – Marzo 2022

La nueva forma de cooperación entre las compañías de cruceros y los puertos ha dado lugar a asociaciones sin precedentes que impulsaron la recuperación de la industria. Pero ahora la pregunta es cómo mantener esas alianzas en los próximos años para que todas las partes se beneficien.

En marzo de 2020, todos pensábamos que sería cuestión de unas semanas hasta que los pasajeros volvieran a nuestras terminales. Cómo íbamos a imaginar entonces que hasta el 26 de junio de 2021 no saldría el primer barco de crucero desde un puerto EE. UU. La industria suspiró con alivio y esperanza cuando el Celebrity Edge partió de Port Everglades en un crucero de siete días por el Caribe con pasajeros. Durante una ceremonia para conmemorar la ocasión, con la asistencia de Richard Fain y la capitana Kate McCue junto con funcionarios de Broward County, lamentamos el tiempo perdido (y la pérdida de ingresos) y hablamos con muchas personas sobre lo que se necesitaba para recuperar el tráfico de cruceros. También lamentamos la perdida de seres queridos durante la pandemia… colegas, amigos y familiares. Fue un día muy emotivo.

En un periodo en el que se perdieron miles de millones, sucedió algo importante cuando nos unimos como industria para compartir ideas sobre cómo podríamos volver al negocio. En lugar de buscar formas de fortalecer su posición dentro de un mercado en particular, los ejecutivos de las navieras se pusieron en contacto entre ellos y a la vez con los puertos para acordar sobre la forma de cooperar y desarrollar protocolos de actuación. Un ejemplo es Royal Caribbean y Norwegian que desarrollan un nuevo estándar con el «Healthy sail panel». Si bien muchos en el pasado trabajaron juntos en tiempos difíciles, este fue claramente un caso en el que teníamos un enemigo común, la pandemia, y los competidores se convirtieron en colaboradores.

En Port Everglades, usamos el tiempo de inactividad durante el cierre para completar proyectos de desarrollo enfocados en mejorar la experiencia del pasajero y al mismo tiempo trabajamos con nuestros clientes de cruceros para crear un programa de reinicio seguro y sin problemas. Trabajamos en acuerdos que describieron áreas de responsabilidad y respuesta que funcionarían sin agotar los recursos de las empresas locales que nos prestaban servicios de atención médica. Se reunieron varias agencias gubernamentales que contaban con líderes en hotelería y turismo para desarrollar un protocolo de actuación concreto y unificado. Lo que aprendimos durante el periodo inicial del cierre se iba modificando con el fin de obtener instrucciones específicas sobre cómo contener posibles futuros brotes.

También respondimos a las solicitudes de asistencia de las navieras para asegurar las ubicaciones de los atraques y el apoyo logístico. El puerto vio ir y venir a cientos de barcos para cargar provisiones y combustible con el fin de poder mantenerse literalmente a flote con los miembros de la tripulación a bordo durante este tiempo de incertidumbre. Renunciamos a millones de dólares en tasas de atraque y buscamos otras formas de apoyar a la industria, sabiendo que solo necesitábamos aguantar un poco más. Pronto comenzamos a trabajar con el Estado de Florida para implementar un programa de vacunación que consiguió vacunar a más de 6.000 marineros y trabajadores portuarios en cooperación con la organización Seafarers’ House.

Si bien nada dentro de la industria de cruceros volverá a ser igual, también nos hemos dado cuenta de la parte menos mala. Una industria basada en el disfrute, la relajación y la diversión ahora debe lidiar con términos como protocolos de respuesta, pruebas PCR y porcentajes de casos positivos. Hacer que los pasajeros se sientan seguros mientras mantienen la distancia social en un entorno que une a las personas de forma natural se ha convertido en el distintivo de los planes de marketing. Si algo hemos aprendido sobre esta situación a la que se ha enfrentado la industria es que existe la necesidad de evaluar constantemente el potencial de cambio que nos permita mejorar a medida que todos miramos hacia la recuperación y hacia una forma rápida de crecimiento.

Al final, Port Everglades aprovechó la oportunidad para centrarse en el crecimiento, además del apoyo y la recuperación, pudimos llegar a un acuerdo con dos nuevas compañías de cruceros que harán escala en el tercer puerto base de cruceros más grande del mundo, su nuevo hogar. También completamos la construcción de una zona de estacionamiento de última generación que está continuamente funcionando. Sabíamos que saldríamos de la pandemia, solo queríamos asegurarnos de salir más fuertes.

Entonces, ¿adónde vamos ahora? Aunque el tiempo lo dirá y los factores externos cambiarán constantemente nuestro pensamiento y nuestra visión, una cosa es segura: ya no podemos progresar de forma aislada, sino que debemos hacerlo juntos y avanzar siempre y #cruisestrong.

 

 

Dejar comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.