La provincia de Valencia ofrece un amplio abanico de excursiones facultativas

El puerto de Valencia prevé cerrar el año con casi 200 escalas de crucero y alrededor de 443.500 pasajeros, lo que supone un nuevo crecimiento sobre los 416.938 cruceristas que llegaron a Valencia en 2017.

Reportaje perteneciente a la revista CruisesNews 46 – Edición especial ICS 2018

Para poder mantener este ritmo de crecimiento hay una necesidad constante de innovación, de enriquecimiento de la oferta, tanto para mantener el atractivo del destino en los pasajeros repetidores, como para adaptarse a las nuevas demandas de los clientes.

Además de la amplia oferta de excusiones de Valencia capital, también su provincia ofrece un notable abanico de opciones, basadas en la historia, en la naturaleza, en las cuevas, en el vino, en el arroz o en las naranjas. Una riqueza impresionante por descubrir.

Cambios en la demanda
Se perciben cambios en las demandas de los cruceristas. Les gusta ser más independientes, buscar información en Internet, más auto-organizados, y así depender menos de las excursiones organizadas y vendidas en el buque. Son los pasajeros repetidores los que más se auto gestionan con excursiones fuera del circuito del crucero, con coches de alquiler, transporte público, o taxis.

La provincia de Valencia ofrece un amplio abanico de excursiones facultativas

Las nuevas generaciones de cruceristas se informan más por el teléfono móvil o por la tableta. Hay una clara tendencia, sobre todo en los sectores Premiun y lujo, a una mayor inmersión en destino, con escalas más amplias, e incluso escalas de dos días. Estas dos situaciones: escalas más amplias y autogestión, permiten vislumbrar con optimismo el futuro a un amplio abanico de nuevas opciones de excursiones para los cruceristas.

Analizando este fenómeno, Valencia responde a esta nueva situación con una amplia oferta en la capital. Sin embargo la oferta en la provincia, dada la abundancia de atractivos de todo tipo, puede y debe ser mejorada por las navieras.. Por ejemplo, la excursión mas programada es la visita a la fabrica/museo de la porcelanas Lladró, en Tavernes Blanques, a tan solo 15 minutos del centro de Valencia. Es una experiencia que combina compras, relativamente cerca del muelle, y que se puede combinar con otras experiencias tanto en la capital como en la provincia. Pero Valencia ofrece mucho mas.

Antecedentes de la oferta de excursiones en Valencia
Geográficamente, el turismo de sol y la playa creció en Valencia hasta Cullera por el sur y hasta Sagunto por el norte, provocando una costa con menor crecimiento que el resto, y en consecuencia, provoca un turismo interior, y que no se generase industria turística en esa zona. Se comienza a producir un cambio de modelo.

Desde los años ochenta se comprende que el turismo es una actividad económica que genera riqueza en el territorio. Esto origina una voluntad “interior” de potenciar la oferta turística, arreglando desde carreteras a monumentos y fiestas, encaminándose hacia un nuevo turismo. Desde principios de siglo hasta ahora, se ha generado mucha voluntad de oferta, como la “tomatina”, y según Evarist Caselles “hay mucha ganas que vengan a mi pueblo, a mi fiesta, a ver mi iglesia”.

Simultáneamente, Valencia ciudad se pone en el mapa por muchos motivos. Y se pone bien. Tiene un puerto grande, unos grandes accesos terrestres, un paisaje interesante, una ciudad segura, un clima estupendo. Además el AVE y tiene un aeropuerto que, como ha ocurrido en otras ciudades, es muy barato para las compañías aéreas, para una ciudad tan grande. Y sin forzar, Aena ha conseguido llenarlo. Y no sólo compañías low cost, que también, sino compañías como KLM, Lufthansa, etc. Hace sólo ocho años había pocos enlaces: Paris, Madrid, y poco más. En estos momentos Valencia dispone de 94 conexiones directas. También surge en ese momento el AVE, y el puerto de Valencia aparece en los itinerarios de los buques de crucero.

Por lo tanto, en el momento del cambio de modelo, y desde la generación de oferta, se crea una gran demanda que viene a ver el campanario, el arroz y no la playa soleada. También, por la configuración orográfica de Valencia, es muy fácil llegar desde Valencia a Xativa, 30 minutos; a Bocairent, una peña dentro de las montañas, a menos de 100 km, a 45 minutos en coche; Gandía, también a menos de 100 kilómetros; Requena, Lidia, etc se convierten en potenciales destinos turísticos desde el puerto de Valencia, que tiene los hoteles, y los buques de crucero. Se potencia que esos destinos tengan servicios, experiencia, etc y en el último lustro ha crecido con calidad. De tal forma que hoy en día, y con carácter general, la oferta es de alta calidad.

Requena, una interesante oferta enológica
Situada a caballo entre Madrid y Valencia, entre el Turia y el Júcar, Requena era conocida como la Valencia castellana. Es una mancha verde, una entidad en sí misma, a 600 metros de altura. Eran el punto de frontera del Reino de Valencia, hasta el punto que fue castellana hasta el siglo XIX, situada a 40 minutos de la capital. En tiempo de Carlos I se establecen los artesanos de la seda en Requena, y cuando a finales del siglo XIX se acaba el comercio de la seda, y coincidiendo con la plaga de la filoxera en Francia, deciden transformar la tierra para producir vino. Las aldeas comienza a habitarse y aparecen las grandes bodegas, en mitad del campo, en una de las cuales nació Berlanga.

Esas bodegas aún perviven y producen un caldo cada vez mejor y brindan una capacidad de contar historias sobre el vino muy interesante. Aparece otra vez una arquitectura muy interesante, por ejemplo con estructuras de Eiffel, muy rica a finales del XIX principios del XX, construidas con ese dinero que quieren poner en valor.

Hoy la propuesta es espectacular. Dentro de la denominación de origen Utiel-Requena, que incluso produce cava, siendo la una zona en la que puede recibir esta denominación además de Cataluña, hay una oferta enológica muy importante, con muchos lugares para contar historias interesantes.

Para poder mantener este ritmo de crecimiento hay una necesidad constante de innovación, de enriquecimiento de la oferta, tanto para mantener el atractivo del destino en los pasajeros repetidores, como para adaptarse a las nuevas demandas de los clientes.

Dos navieras (Seabourn y P&O) ofrecen excursiones a la comarca de Requena, mezclando su atractivo enológico con la espeleología, ambos con una excursión que comparte enunciado “Cava &Caves of Requena”.

Arrozales y naranjos
El territorio central de Valencia está dominado por los naranjos y los arrozales. En Carcaixent, que es donde se industrializó la naranja desde principio de siglo hasta los años veinte, y también en Alzira, se generó mucho dinero y se construyeron muchas casas de estilo modernista en el campo. En la I Guerra Mundial y en la autarquía lo único que se podía exportar eran las naranjas. Entró gran cantidad de dinero por la producción de la naranja y eso se refleja en la arquitectura.

Hay una feria anual del modernismo, pero lo más importante es que tiene tres o cuatro empresas que se dedican a ofrecer visitas por los campos, por los naranjos, por los huertos, brindando una experiencia espectacular. También te explican cómo funciona una alquería, de las 18 que están en los alrededores del pueblo. Estas empresas venden sólo la visita, o la visita con comida, etc todo perfectamente preparado para el turismo, y también para las navieras de crucero.

En la zona del arrozal hay también dos o tres empresas ubicadas en Silla y en Sueca, que se dedican a proporcionar la experiencia del arrozal. En otoño el arrozal vive su temporada más seca, pero aún así tiene mucha gracia porque permite ver todo el sistema de riego, que cuando esta anegado no lo ves. Es un producto de año completo, acompañado de una comida típica.

La historia de los arroceros valencianos que colonizaron ciertas zonas de Sevilla y Huelva en los setenta también se entiende desde esta zona. Según Evarist Caselles, “es un relato muy atractivo, muy interesante, del estilo de Silvana Mangano en “Arroz Amargo”.

Sin embargo, sólo Regent Seven Seas (“Paella Tradition: become a Local”) y P&O (“Paella con Toni Montoliu”) ofrecen en la actualidad esa atractiva oferta.

La Albufera de Valencia
La Albufera de Valencia: es actualmente una de las excursiones facultativas más populares. Valencia tiene dos partes, una relacionada con la Albufera, parque natural, y otra con el rio Turia. La Albufera es parte del término municipal de Valencia, y por lo tanto, está muy cerca de ciudad (11 km). Ofrece vistas espectaculares como la del mirador (la caseta del pescador) en la carretera que va desde Valencia por el Saler al Perelló. Aquí hay barcas para da un paseo por el parque natural y desde el propio muelle la puesta de sol es espectacular. Es un lugar muy transitado en verano, pero el resto del año tiene fama de tranquilo. Hay una riqueza de aves importante, no en vano es uno de los principales humedales del país. Tiene dos partes interesantes. Una relacionada con los pescadores, que generalmente se relaciona con la visita al lago, en barca, con puestos de arroces y de anguilas, como el Palmar; pero también es el lugar de abastecimiento de agua de los agricultores, que ocupan las riberas del lago: arroz, naranjos, huertas, etc, como Catarroja y Silla, principalmente. Y entre ambos no siempre la relación ha sido fluida. Los pescadores querían un lago abierto, para que puedan entrar peces como las anguilas; pero eso saliniza el agua y para los agricultores no es bueno. 

La oferta interna, húmeda, es una oferta muy vinculada a “Cañas y Barro”, de Blasco Ibáñez. Mientras que las ofertas de la ribera son más productivas, más parecidas a las de por ejemplo Sueca. Hay empresas que ofrecen la visita por la parte del Palmar, con visitas a un sequer de arroz y degustación de paella, como se cocina el all i pebre. También hay oferta de excursiones por la ribera, que muestran como se hace el arroz, el proceso del arroz, la historia del arrozal. Dos formas de contar el mismo espacio. Es la Valencia de Blasco Ibáñez.

Valencia está convirtiéndose en un puerto de referencia de las navieras de los sectores Premium y lujo.

El arroz empieza a madurar a finales del verano. La siega acaba a mitad del mes de septiembre. Luego el arroz es introducido dentro de grandes silos y lo van secando. Antes se hacía en grandes sequers, grandes eras de forma manual. Esos sequers han generado ahora amplias explanadas, que ahora tiene un fin didáctico, con empresas que enseñan como se hace el arroz y además como se come. También puede comprar productos nuevos como crema de arroz, cerveza, etc. Es una oferta muy interesante que ya existe y que se adecua perfectamente a una escala de un crucero.

Las cuevas
Las Cuevas de la Vall D´Uixò, situadas aproximadamente a una hora de autocar desde Valencia, fue uno de los primeros productos que generaron valor para poder ser vendidos por las navieras de crucero. Así la ofrecida por Azamara Club Cruises dura 3,5 horas y cuesta 105,78 euros, por lo que se ajusta perfectamente a los requisitos que debe cumplir toda excursión facultativa. Estas cuevas se formaron gracias al río subterráneo más largo de Europa, que se recorre en barca y está perfectamente acondicionado para su visita, además de abrir casi todos los días del año. Las excursiones suelen incluir la degustación de un arroz en los alrededores, o bien en la vecina zona de playas de Xilxes o Canet a la orilla del mar. 

Valencia ofrece una amplia oferta de excursiones, lo suficientemente cerca para verlas en un día, y lo suficientemente lejos para ofrecer un trayecto.

Cullera, situada a tan sólo 40 minutos en coche desde Valencia, es famosa por sus bonitas playas y por su castillo, que ofrece unas visitas maravillosas de toda la costa. Además brinda “Les Coves del Dragut” donde se recrean las invasiones de los piratas a las costas del Mediterráneo y principalmente a Cullera, por el temido pirata Dragut, corsario de Barbarroja.

Tavernes de Valldigna, a 40 minutos de Valencia, brinda unos yacimientos arqueológicos visitables notables. Ofrecen un espectáculo “En busca del fuego”, una oferta divertida, complementaria de otra excursión. La cueva del Bolomor es un yacimiento arqueológico situado a 2 kilómetros al sureste de Tavernes de Valldigna, en la vertiente septentrional del Macizo del Mondúver. Se ha documentado el uso de hogueras a lo largo de 250.000 años, evidencias de fuego controlado que se sitúan entre las más antiguas de Europa. En Gandia se encuentra también la Cueva del Parpalló, una de las más importantes del Paleolítico Superior.

Gandía y los Borgia
Gandía, en la que muchos piensan sólo en clave de playa, ofrece uno de los mejores palacios de toda la Comunidad Valenciana. El Palacio Ducal, residencia de los Borgia, que actualmente pertenece a la orden religiosa de los Jesuitas es una visita absolutamente obligada, puede realizarse por cuenta propia o bien con una visita guiada. Ofrecen desde visitas teatralizadas, hasta cenas con chef con estrellas Michelin. Allí no sólo se podrá comenzar a comprender todos los entresijos de la residencia y de la familia, sino también de lugares más lejanos como Roma. El Papa Alejandro VI está íntimamente relacionado con la historia de España (por su relación con los Reyes Católicos), y que supone el punto de inflexión entre el Medievo y la Modernidad. Su influencia es tal que no se entendería la Roma de hoy sin los Borgia. La influencia de este personaje es el sur de Valencia es evidente, se percibe en la calle: en Gandía están todas las estancias borgianas. Y también podemos encontrar la impronta del contrapunto a la leyenda negra de los Borgia: la figura de San Francisco de Borja, natural y duque de Gandía, cuyo retrato con una calavera en la mano ha sido durante generaciones el símbolo de la renuncia al mundo para abrazar el Evangelio. Fue el hombre que puso en el mundo a los jesuitas.

En Valencia hay hasta ocho campos de golf, lo que supone un poderoso atractivo adicional para los segmentos de cruceros Premiun y lujo.

Gandía todos los hoteles están especializados en la bicicleta. Es una zona preparada para entrenar en bicicleta y machacarse, con distancias pequeñas a los grandes desniveles, con carreteras muy bien preparadas. Hay varias empresas con ofertas muy interesantes relacionadas con las bicicletas, que se pueden derivar a los cruceros.

Rotova, situada a 8 kilómetros de Gandía en la comarca de La Safor, ofrece varios lugares de interés, junto a los hermosos parajes rodean la población. Si duda, su atracción más importante es el Monasterio de San Jerónimo de Cotalba, que se levanta sobre un altozano en un entorno natural privilegiado. Es de propiedad privada y está abierto al público desde el año 2005. Se trata de una de las construcciones monásticas más notables y mejor conservadas de la Comunidad Valenciana. Este edificio lo empezó a construir el padre de Ausias March, y lo acabó María Enriquez. Este conjunto es el lugar más bello, después de la Lonja de Valencia, del gótico valenciano. Pero además, ofrece actividades como conciertos de música clásica casi todo el año, en combinación con el Palacio Ducal. Un marco ideal para una actuación privada con cena incluida, del estilo de los “AzAmazing events” de Azamara Club Cruise. Tiene una combinación sencilla con Gandia y con Xativa.

Xàtiva, ciudad de los Papas, situada a unos 80 kilómetros de distancia de Valencia y cuna también de los Borja, ofrece un magnifico casco histórico, con el Museo del Almudín y su interesante Castillo. Destacan la Colegiata, el Hospital Real, y varias ermitas e iglesias además de la casa natal del papa Alejandro VI, o los numerosos palacios de la nobleza de diferentes épocas.

Los buques de exploración que escalan en Valencia envían a todo el pasaje a la Albufera para disfrutar de su paisaje y de su fauna.

Xativa fue y es una de las puertas de Castilla, el camino sur de Castilla. Ese camino oferta muchos atractivos: ofrece vino, Terres dels Alforins, doce bodegas que ofrecen un relato del vino muy interesante. Tienen variedades de caldos propias, y ofrecen todos un paisaje común, que denominan la “Toscana valenciana”. Esta a menos de una hora de Valencia y ofrecen una visita turística relajada, no masiva, ofreciendo una imagen bucólica del vino mediterráneo. Ofrece además un Museo del Vino, visitas nocturnas complementarias con las estrellas o con las piedras de un yacimiento íbero.

Seabourn y Viking Ocean Cruises ofrecen excursiones facultativas a Xátiva con el reclamo de los Borgia: “Xativa and the Borgia dynasty” y “Xativa home of the Borgias”, respectivamente.

Bocairent, a 45minutos de Valencia, además de ser, o parecer, el paradigma del tipismo, una población donde se puede realizar paseos por el casco histórico, pero también senderismo para disfrutar de sus paisajes de montaña. También ofrece desde la visita de “Les Covetes dels Moros”, las cuales se cree fueron realizadas en periodo árabe sirviendo de refugio en época posterior; a vuelos en globo. Ofrece una oferta integral de lo que es el mundo rural, en un entorno muy cuidado y construido para este objetivo. Es un pueblo que sorprende por su oferta: moros y cristianos, festejos, etc. pero que sólo está presente en el catálogo de excursiones de Regent Seven Seas Cruises (“Bocairent: a Glimpse to the Medieval”), por lo que tiene una amplia capacidad de crecimiento.

Sagunto, una historia milenaria
La huerta es hoy la base del sistema gastronómico valenciano, y hay empresa dedicadas a relatar su importancia. Ese elemento gastronómico está muy vinculado con el territorio, con el producto, con el fruto que surge de la tierra valencia. Luego los productores son fundamentales. El elemento intermedio entre el productor y el consumidor (sea cocinero de renombre o particular) es el mercado. Del tros al plat, del huerto al plato, es una manera de entender esta realidad valenciana. Todos los gastrónomos de Valencia lo son en parte por el acceso a este producto, por la dieta mediterránea, por el mercado de proximidad. Hay cocineros mediáticamente excelentes, pero el grueso de los cocineros valencianos son capaces de brindar la experiencia del tros al plat, sobre todo en el norte y el noreste, con alquerías que brindan esta experiencia, con visitas a huertos.

Potencial. Valencia tiene empresas capaces de generar productos con la dimensión que requiere una excursión facultativa de una naviera.

Sagunto es una ciudad de fundación íbera, aunque es conocida principalmente por su periodo romano, aunque fue el caudillo cartaginés Aníbal el que le dio más renombre. Se encuentra a sólo 25 kilómetros de Valencia, y su Museo Arqueológico es muy interesante, así como el Teatro Romano, o su Castillo. Además ofrece arqueología industrial mostrando uno de sus antiguos altos hornos de finales del siglo XIX, así como un antiguo pantalán de más de un kilómetro, que es visitable. Es una ciudad que mezcla lo más nuevo y lo más antiguo, junto con las huertas. Además de probar el famoso tarongino, un vino elaborado a partir de naranjas. Cerca de Sagunto se encuentra El Puig, una población donde se puede conocer las primeras huellas del rey Jaime I El Conquistador, y visitar el Museo de la Imprenta. El Turia es el segundo parque natural de Valencia, que brinda todo lo relacionado con el turismo activo: senderismo, escalada, bicicleta de montaña, vías ferratas, etc en pueblos como Chulilla y Chelva.

El cuadro adjunto muestra la que la mejor oferta de excursiones a la provincia de Valencia corresponde a Regent Seven Seas Cruises, una naviera del segmento de superlujo que incluye las excursiones en el coste del pasaje; y a Viking Ocean Cruises, líder del segmento upper Premium. Esta realidad tiene su lógica dado que sus pasajeros tienen un alto poder adquisitivo y pueden afrontar el precio estas excursiones facultativas, generalmente más caras que las que se circunscriben a la capital. También brindan escalas más amplias que les permiten alcanzar sin mayores problemas los confines de la provincia.

Vicente Blasco Ibañez fue el primer español que dio la Vuelta al Mundo en crucero en los años veinte. Y llevó a los confines de la Tierra las imágenes de la Albufera.

En general, el abanico de excursiones es razonablemente amplio en las navieras de los segmentos lujo y Premium. Sin embargo, las navieras de segmento popular o estándar sólo se aventuran como máximo a la Albufera o a las cuevas de la Vall d’Uixo.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: