SITE SPONSOR
Swan Hellenic

Cronología del virus que doblegó a la industria de cruceros (Sexta parte)

Abril fue un mes de nerviosismo ante la parálisis de las autoridades, en mayo finalmente recibimos buenas noticias de las autoridades y desde mediados de junio, la industria comenzó poco a poco a operar.

Todas las entradas relacionadas con la cronología de la pandemia están accesibles aquí.

Reportaje perteneciente a la revista CruisesNews nº57 – Junio 2021

Primera parte CruisesNews nº52 Segunda parte CruisesNews nº53 Tercera parte CruisesNews nº54 Cuarta parte CruisesNews nº55  Quinta parte CruisesNews nº56

 

El segundo trimestre del año comenzaba con grandes esperanzas, pero también con grandes dudas. La vacunación comenzaba a coger ritmo y se miraba al verano con esperanza, pero, por otra parte, ni el CDC aflojaba sus exigencias, ni el gobierno español parecía tener prisa por autorizar la vuelta de los cruceros. No sería hasta mediados de mayo que empezarían a llegar las buenas noticias.

A principios de abril Norwegian Cruise Line anunciaba sus planes para verano con el Norwegian Jade haciendo cruceros en Islas Griegas desde finales de julio, el Norwegian Bliss haciendo cruceros por el Caribe desde Montego Bay, Jamaica, y el Norwegian Gem desde La Romana (Rep. Dominicana) a partir del 15 de agosto. Esta programación inicial sufriría varios cambios en los meses posteriores en base a las novedades, aunque el Norwegian Jade por Islas Griegas se mantuvo firme. El anuncio también incluía la cancelación del Norwegian Epic hasta el 1 de septiembre, por lo que el verano desde Barcelona se perdía. Para embarcar en los cruceros de Norwegian Cruise Line hasta el 31 de octubre de 2021, la condición es estar completamente vacunado al menos 14 días antes de la fecha de embarque.

Virgin Voyages volvía a retrasar la entrada en servicio del Scarlet Lady, prevista para el 4 de julio, al 17 de septiembre, aunque solo un día después se desdecía para anunciar su despliegue en Reino Unido para ofrecer cruceros panorámicos (sin escalas) de tres y cuatro noches a partir del 6 de agosto. 

Las esperanzas de salvar el verano perdían fuerza, mientras que Royal Caribbean Group suspendía todos sus cruceros hasta el 30 de junio, salvo aquellos anunciados desde puertos fuera de EE. UU. 

Sin avances con el CDC norteamericano, incluso las navieras de lujo como Crystal Cruises comenzaron a anunciar cruceros por el Caribe desde puertos alternativos, como el Crystal Symphony saliendo desde Antigua en agosto. El estado de Florida, harto de la situación, demandó al CDC argumentando que carecía de legitimación para imponer restricciones de ese calado que dañaban la economía de la región.

En Europa, Reino Unido e Islas Griegas seguían atrayendo navieras: Marella Cruises anunciaba cruceros de verano en Reino Unido, mientras que TUI Cruises y AIDA hacían lo mismo con Islas Griegas.

A mediados de abril, la presidenta del Puerto de Barcelona anunciaba en una entrevista televisada que esperaban recibir cruceros a partir de mediados de junio, tras el visto bueno de las autoridades sanitarias. Al fin un rayo de esperanza.

MSC Cruceros, por su parte, firmaba un acuerdo con Cruise Saudí para comenzar a operar en el Mar Rojo a partir de la temporada 2021/22 con el MSC Magnifica, siendo Yeda su puerto base. Para el Mediterráneo, anunciaba que el MSC Seaside operaria una ruta solo por Italia hasta el 1 de julio.

Costa Cruceros decidía hacer un guiño a los pasajeros huérfanos de Pullmantur y potenciar, nuevamente el “producto español” a bordo, y anunciaba su temporada de verano sin confirmación oficial de poder operar en España. Costa Smeralda haciendo cruceros por Italia, Francia y quizás España a partir de julio, Costa Firenze tomándole el relevo desde julio a septiembre haciendo cruceros solo por Italia, mientras que el Costa Luminosa y Costa Deliziosa operarían en Adriático e Islas Griegas. La temporada en el norte de Europa se cancelaba ante la incertidumbre de la apertura de varios destinos. Se anunciaba también que el Costa Firenze operaría cruceros internacionales con escala y embarque en España si fuese posible, a partir del 12 de septiembre.

También Norwegian Cruise Line apostaba por septiembre, anunciando que el Norwegian Epic volvería a operar desde Barcelona el 5 de septiembre. La naviera premium del grupo, Oceania Cruises, comenzaría a operar a finales de agosto, al igual que Azamara Cruises.

A finales de abril, seguíamos con esperanzas, pero también con miedo a un verano sin cruceros en España, algo que sería tremendamente negativo para miles de agencias de viajes españolas, las propias navieras, y la industria auxiliar y portuaria.

El lio norteamericano
A principios de mayo el CDC norteamericano informó de que los cruceros podrían reanudarse a mediados de julio si se seguían sus directrices. El organismo sanitario flexibilizó su reglamento en base a la avanzada vacunación en EE. UU., permitiendo, por ejemplo, que los cruceros con el 98% de los tripulantes vacunados y el 95% de los pasajeros vacunados, no tuviesen obligación de hacer cruceros de prueba.

Sin embargo, la industria se encontró con un enemigo inesperado, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que había demandado al CDC el mes anterior, firmó una prohibición para que ninguna empresa u organismo pudiese denegar un servicio en base a si el cliente estaba vacunado o no. Por tanto, la gran apuesta de las navieras americanas de navegar con el 100% de tripulantes y pasajeros vacunados, no sería posible de aplicar en los puertos de Florida.

Por otra parte, las navieras se dieron cuenta de que la mayoría de sus clientes estivales son familias con niños, y que, dado que los niños todavía no eran vacunables, no podrían viajar este verano. Esta situación suponía que muchas familias que había pagado su crucero de verano 2020 no lo habían podido disfrutar ese año ni podrían hacerlo este 2021 y tendrían que esperar, con su dinero retenido por la naviera, a un tercer verano en 2022. La tensión era máxima.

Abril fue un mes de espera en el que varias navieras anunciaron cruceros en Islas Griegas y Reino Unido.

Así que las navieras decidieron una estrategia mixta, por una parte, comenzaron a programar cruceros desde otros estados que no prohibiesen la exigencia de la vacuna, como Galveston, Texas, y por otra, aceptaron realizar cruceros de prueba desde Florida bajo las nuevas directrices del CDC, que prometió responder a sus solicitudes en 5 días en lugar de los 60 días de plazo anterior.

Pero el monumental lio en EE. UU. no acabó ahí. La demanda del estado de Florida contra el CDC agotaba su plazo de mediación y a principios de junio comenzaría la fase judicial, cuyo final, el 18 de junio, daba la razón al estado de Florida aunque eso no supondría el levantamiento inmediato de las restricciones. El juez permitía la aplicación de las medidas contempladas en la CSO (Conditional Sail Order) del CDC hasta el 18 de julio, pero a partir de esa fecha, las medidas sanitarias se convertirán en un protocolo a seguir, al igual que en otras industrias como la hostelería o la aérea, pero no supondrán una prohibición explicita de navegación. El juez también emplaza al CDC a que presente antes del 2 de julio un nuevo reglamento completamente sustentado en las evidencias científicas, justificando adecuadamente la metodología aplicada haciendo públicos los nombres de los científicos que redacten dicho reglamento.

Mayo en Europa, comienzan a llegar las buenas noticias
Volviendo a Europa y a mayo, a principios de ese mes, MSC Cruceros comenzaba la vacunación de sus tripulantes y el MSC Seaside comenzaba con sus cruceros por Italia y Malta. El Costa Smeralda volvía a navegar rutas por Italia a la espera de poder retomar los cruceros internacionales por Francia y España.

Las navieras norteamericanas, además de la lucha por volver a operar en EE. UU. siguieron anunciando cruceros por otras zonas del mundo. Holland America Line anunciaba cruceros por Islas Griegas en agosto, Celebrity Cruises la vuelta a las Galápagos, y Crystal Cruises añadía cruceros desde St. Marteen.

Por su parte, la naviera del grupo Costa para público alemán, AIDA, anunciaba la extensión de su operativa con el AIDAperla en Islas Canarias hasta julio.

El 11 de mayo Cataluña aprobaba su protocolo para recepción de cruceros nacionales, y es que, a falta de apertura del país para los cruceros internacionales, en aquellos momentos varias comunidades autónomas habían desarrollado protocolos para, llegado el caso, dar cabida a cruceros nacionales al igual que en Italia.

El 13 de mayo el MSC Virtuosa, último barco de MSC Cruceros sin estrenar, llegaba a Southampton para comenzar la temporada de cruceros en Reino Unido una semana después, y se anuncia que el MSC Seaview operará en el Mar Báltico desde Kiel a partir del 3 de julio.

Se anuncia la creación de Ambassador Cruise Line, heredera de Cruise & Maritime Voyages, pues está liderada por el mismo equipo directivo.

En la segunda quincena de mayo el Costa Luminosa comienza sus cruceros por el Adriático y Grecia.

El 20 de mayo, Puertos del Estado anunciaba en FITUR que los puertos españoles podrían recibir cruceros internacionales en junio, pero en el discurso del presidente Pedro Sánchez, donde se anunciaba la apertura de España al turismo internacional desde el 7 de junio, no se hizo mención alguna a los cruceros. No sería hasta el 29 de mayo, que se confirmaba oficialmente que los cruceros internacionales también podían regresar a España a partir del 7 de junio.

Algunos puertos peninsulares, como Cartagena, Valencia o Málaga comienzan a confirmar escalas en verano.

Junio, comienza el reinicio escalonado con la vacunación al galope
A principios de junio MSC Cruceros confirmaba que el MSC Grandiosa operaría cruceros con embarque en Barcelona a partir del 26 de junio, mientras que Royal Caribbean anunciaba que el Harmony of the Seas también operaría desde la ciudad condal a partir de mediados de agosto.

También a principios de junio muchas navieras comenzaron a anunciar cruceros de verano desde EE. UU. como Norwegian Cruise Line o MSC Cruceros, confiando en superar sin problemas los cruceros de prueba. Norwegian Cruise Line, una vez abierta la posibilidad de navegar desde EE. UU. canceló los cruceros por el caribe con salida desde La Romana (Rep. Dominicana) y Montego Bay (Jamaica), optando por operar desde Miami, y otros puertos norteamericanos.

Ya a mediados de mes, Costa Cruceros informaba de que el Costa Smeralda operaría cruceros con embarque en Barcelona a partir del 5 de julio.

Poco a poco comenzaron a llegar las primeras escalas a la península, siendo la primera la del Mein Schiff 2 a Málaga el 16 de junio, barco que también pasaría por Cádiz el 21 de junio y por Valencia el 27 de junio.

A mediados de junio llegaron las primeras escalas de cruceros a la peninsula.

Celebrity Cruises comenzaba a operar sus cruceros en Islas Griegas con su nuevo Celebrity Apex y Silversea Cruises hacía lo propio con su nuevo Silver Moon, además de poner también en funcionamiento sus cruceros en Islas Galápagos con el nuevo Silver Origin.

Dinamarca anunció la apertura de fronteras al turismo y que, a partir del 26 de junio, los cruceristas vacunados podrían desembarcar en el país sin restricciones.

En España, a finales de junio, la vacunación avanza rápidamente en el grupo de edad de 40 a 49 años mientras que las personas de entre 30 y 39 años comienzan a recibir sus primeras citas de vacunación.

Finalmente, el 26 de junio Barcelona recibía al MSC Grandiosa, donde pudieron embarcar españoles para realizar un crucero por el Mediterráneo.

Sin duda, el siguiente trimestre, julio, agosto y septiembre será de gran actividad en puertos y navieras, aunque el 2021 no dejará de ser un año de transición y operativa limitada. 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: