SITE SPONSOR
ICS 2021

Cronología del virus que doblegó a la industria de cruceros (Cuarta parte)

El esperado levantamiento del veto a los cruceros en EE.UU. llegó al fin, pero como un regalo envenenado cargado de trampas, donde las navieras deberán organizar varios cruceros de prueba con voluntarios para demostrar la seguridad de los protocolos. En Europa, los avances previstos se han visto truncados por la segunda ola.

Reportaje perteneciente a la revista CruisesNews nº55 – Diciembre 2020

Primera parte CruisesNews nº52 Segunda parte CruisesNews nº53 Tercera parte CruisesNews nº54

 

El 30 de octubre de 2020 el CDC anunció el levantamiento del veto a la navegación de cruceros desde EE. UU., pero lo hizo bajo unas condiciones tan intrincadas e imprecisas, que dos meses después no solo ninguna naviera ha puesto fecha para volver a navegar, sino que la mayoría han cancelado los cruceros del primer trimestre de 2021.

El mismo día que Silversea recibía el Silver Moon en los astilleros Fincantieri de Ancona, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. daba a conocer su nuevo marco de trabajo para que los cruceros puedan volver a navegar desde sus aguas jurisdiccionales. Las navieras deberán re-certificar su permiso de navegación en EE.UU. para lo cual deberán pasar una serie de fases que incluyen:

• Establecer un laboratorio de pruebas de coronavirus a bordo

• Organizar una serie de cruceros de prueba con voluntarios, diseñados para demostrar que la naviera es capaz de mitigar el COVID-19 en sus cruceros. Pasajeros y tripulantes deberán pasar pruebas de coronavirus antes de embarcar.

• Certificar que la naviera tiene acuerdos de cooperación en materia de casos COVID-19 con las autoridades sanitarias de los puertos en los que vaya a operar.

Las navieras recibieron este marco de trabajo con cautela, pues, aunque supone un avance hacia la reanudación de operaciones, implica un fuerte inversión en cruceros de prueba, negociaciones y burocracia, sin un resultado positivo claramente definido o asegurado. Así, la mayoría de ellas han cancelado los cruceros del primer trimestre de 2021, como se puede comprobar en el calendario de reinicio actualizado que publicamos en este mismo número.

Royal Caribbean tomó la iniciativa y lanzó una web para reclutar voluntarios para los cruceros de prueba, y el resultado fue abrumador, pues recibieron unas 200.000 solicitudes de todo el mundo. 

El 30 de octubre de 2020 el CDC anunció el levantamiento del veto a la navegación de cruceros desde EE.UU., pero lo hizo bajo unas condiciones intrincadas e imprecisas.

Pese a este aparente avance, tres semanas después, el CDC publicaba una alarmante advertencia elevando a categoría 4 “riesgo muy alto”, los viajes en crucero, y requiriendo que cualquier pasajero (norteamericano) que haga un crucero debe pasar una prueba de coronavirus entre 3 y 5 días después de desembarcar y pasar una cuarentena de 7 días incluso aunque la prueba sea negativa. Si no se hiciese la prueba, debería guardar una cuarentena de 14 días. La misma advertencia se lanzaba para los vuelos internacionales, sin embargo, los telediarios de máxima audiencia solo remarcaron el aviso sobre los cruceros, pese a que prácticamente la flota está parada al completo, y los pocos barcos operativos en Europa cumplen un estricto protocolo que ha demostrado su eficacia con miles de pasajeros viajando seguros. Esta actuación errática del CDC solo puede interpretarse en clave política.

La mayoría de CEOs de navieras coincidieron en señalar el 2021 como año de arranque parcial de los cruceros y el 2022 como el de la recuperación de la normalidad.

El 3 de noviembre, Politours presenta concurso voluntario de acreedores. El histórico y respetado touroperador que ofrecía, además de viajes de largo radio, cruceros fluviales en Rusia y Europa central, se vio incapaz de afrontar un 2021 lleno todavía de incógnitas tras pasar un 2020 en blanco.

La Organización Marítima Internacional y la Organización Mundial del Turismo emitieron un comunicado conjunto el 5 de noviembre apoyando la reanudación segura de las operaciones de crucero.

La mayoría de las navieras han cancelado los cruceros del primer trimestre de 2021, algunas, incluso hasta mayo.

El 8 de noviembre por fin partió de un puerto español un barco de cruceros. Fue el Mein Schiff 2 desde el Puerto de Las Palmas, para comenzar una serie de cruceros con escalas únicamente en las Islas Canarias con pasajeros alemanes que llegaban en aviones charteados y que pasaban un test covid19 antes de embarcar.

A mediados de mes, Seadream, que había puesto mucho entusiasmo en comenzar a operar en el Caribe, se vio obligado a interrumpir su primer crucero por la aparición de casos de coronavirus a bordo, siete pasajeros y dos tripulantes, y finalmente suspendió de nuevo sus cruceros en lo que resta de año.

El 26 de noviembre, el administrador concursal de Pullmantur anuncia un acuerdo de cooperación con Royal Caribbean Group para darle viabilidad a la compañía. Dicho acuerdo proporciona a Pullmantur los fondos necesarios para elaborar un plan de viabilidad, reorganizar la compañía en base a la nueva realidad, y ofrecer a los clientes el reembolso de los importes pagados o un crédito para futuros cruceros en el grupo Royal Caribbean por el 125% del importe abonado. Además, en ese comunicado se desvelaba que una de las opciones puestas sobre la mesa por la compañía es obtener dos barcos de clase Millenium (de la flota de Celebrity Cruises) para volver a operar.

El 3 de noviembre, Politours presenta concurso voluntario de acreedores, dejando un gran vacío en el mercado de cruceros fluviales.

El 1 y 2 de diciembre Cruisesnews celebró el International Cruise Summit en Madrid, un evento hibrido que contó con la participación en remoto de muchos CEOs de navieras, y la mayoría de ellos coincidieron en señalar el 2021 como año de arranque parcial de los cruceros y el 2022 como el de la recuperación de la normalidad.

Un día después, el Quantum of the Seas, de Royal Caribbean, comenzaba a operar cruceros de cuatro días sin escalas desde Singapur con el 50% del pasaje habitual. El 7 de diciembre el barco se veía forzado a regresar a puerto tras el positivo a bordo de un pasajero. Dicho pasajero, de 83 años, había dado negativo en la PCR previa al embarque, una vez desembarcado y con todos los pasajeros confinados en los camarotes, se le practicaron dos PCRs en el hospital cuyo resultado fue negativo. Royal Caribbean canceló el siguiente crucero pero el 14 de diciembre retomó la operativa sin más incidencias y las autoridades reconocieron el buen funcionamiento y puesto en práctica del protocolo sanitario de la naviera.

Pullmantur anunció un acuerdo de cooperación con Royal Caribbean Group para darle viabilidad a la compañía, que podría incluir el uso de dos barcos de clase Millenium.

MSC Cruceros y Costa Cruceros se vieron obligadas a parar sus cruceros del 20 de diciembre al 6/10 de enero por las restricciones impuestas para navidad por el gobierno italiano, y tambien a mediados de mes conocíamos que Virgin Voyages cancelaba la temporada inaugural del Valiant Lady en el Mediterráneo, pasando al 14 de noviembre su estreno, pero en aguas caribeñas. Asimismo, el Scarlet Lady retrasó su fecha prevista de vuelta al servicio al 9 de mayo de 2021, como también Cunard retrasó su vuelta al servicio a ese mes.

Barcos que llegan y barcos que se van
El 17 de diciembre conocimos que el Empress y Majesty of the Seas abandonaban la flota de Royal Caribbean y pocos días después se supo que el destino del Empress era una nueva compañía de cruceros para el mercado de India, Cordelia Cruises, cuya matriz, Waterways Leisure Tourism Pvt Ltd. también había comprado la marca Jalesh Cruises, caida en bancarrota durante la pandemia.

El 8 de noviembre por fin partió de un puerto español un barco de cruceros, fue el Mein Schiff 2 desde el Puerto de Las Palmas.

El 18 de diciembre Carnival recibe el Mardi Grass en Meyer Turku, Finlandia, con capacidad para más de 5.200 pasajeros y 2.000 tripulantes, además de la primera montaña rusa en alta mar. El casco es hermano del AIDAnova y Costa Smeralda, y como ellos, es un barco impulsado por Gas Natural Licuado.

El 22 de diciembre llegó el turno del Costa Firenze, construido en los astilleros Fincantieri de Marghera, de 135.300 toneladas y capacidad para 4.272 pasajeros en doble ocupación y 1.400 tripulantes. El casco es hermano del Costa Diadema y Carnival Horizon y el interiorismo, que homenajea a la belleza del renacimiento, esta pensado para publico asiático principalmente. 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: