SITE SPONSOR
Intercruises

Descargas cero. CLIA demuestra porque los buques de crucero cada vez contaminan menos.

El pasado 14 de junio, CLIA España, en colaboración con MSC Cruceros, ofreció una visita al MSC Bellissima para demostrar el nivel de sensibilidad de la industria en el ámbito medioambiental, así como la sofisticación de las instalaciones anti contaminación a bordo de los buques de crucero.

MSC Bellissima, Galleria Bellissima

La industria de los cruceros y la ecología.

Los esfuerzos de las navieras de cruceros para reducir la contaminación generada por sus buques son, incluso para los colectivos más críticos con la industria, incontestables. Pero quizás sus intentos para difundir esta realidad a nivel global, como industria, han sido hasta la fecha escasos y con poco impacto. Esta situación ha comenzado a cambiar, como lo prueba la visita promovida por la CLIA el pasado 14 de junio al MSC Bellissima, el buque más moderno del Mediterráneo, a la que asistieron representantes de la administración autonómica y local de Cataluña, como la Generalitat de Cataluña, la Agencia Catalana de Residuos Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, Barcelona Oberta, el Port de Barcelona, CIEMAT, y las Universidades Politécnica de Catalunya y Pompeu Fabra, entre otros.

Comenzó el acto con una intervención de Alfredo Serrano, que detalló el compromiso de la industria de cruceros con el medio ambiente.

La industria de los cruceros está muy regulada, y un buque puede recibir inspecciones de hasta tres ámbitos: por parte del país en el que atraca, por el país de bandera del buque, y por la sociedad de clasificación. Sabiendo el rigor de estas inspecciones, las navieras construyen sus buques para cumplir con holgura este marco legal, invirtiendo en instalaciones cada vez más complejas y sofisticadas, en tres ámbitos principales: gestión de residuos, emisiones de gases y eficiencia energética.

El ámbito de la gestión de residuos está regulado por el Convenio MARPOL y sus anexos. El incumplimiento del MARPOL significa multas y arrestos de buques. Pues bien, ningún buque de crucero ha sido detenido por este motivo según la EU Database. En nuestro país, el Ministerio de Fomento, titular de las Capitanías Marítimas, tampoco ha detenido ningún buque de crucero en los últimos treinta meses.

Pero además las navieras de cruceros usan tecnologías de depuración de aguas residuales AWTS cuya agua procesada tiene una pureza superior a la que se depura en las ciudades en las que atraca. También eliminan la introducción de especies invasivas tratando el agua de lastre, y además, prácticamente todas las navieras han descartado la utilización de los plásticos de un solo uso.

Emisiones atmosféricas reducidas al mínimo.

La industria del crucero sólo supone el 2,5 % de las emisiones de gases del sector marítimo. Tal como ocurre en el apartado anterior, estas emisiones están reguladas por el convenio MARPOL, sin que se hayan registrado detenciones de buque de crucero por este motivo en los últimos años.

Las navieras de crucero afrontan el futuro con varios tipos de medidas:

Pasivas.

  • Uso de combustibles líquidos limpios, como gas oil, biocombustibles, etc.
  • Motores diesel cada vez más eficientes, y sistemas de recuperación de energía de agua de refrigeración y gases de escape, que se usan para calefacción o para producir agua dulce.
  • Uso de tecnologías cold ironing, para desconectar los motores de a bordo en puerto, utilizando la red terrestre.
  • Reducción consumo a bordo: cascos eficientes, uso LED alumbrado, etc

Activas.

  • Lavado de gases de escape con tecnologías EGCS o scrubbers, que pueden eliminar hasta el 98 % de óxidos de azufre, y el 90 % de sólidos en suspensión. Convierte los humos en vapor.
  • Uso de GNL (Gas natural licuado) como combustible. El AidaNova hace consumo en Barcelona todos los viernes de GNL (reducción 95 % de óxidos de azufre y 90 % óxidos de nitrógeno).
  • Buques dotados de baterías y pilas de combustible.

Buques de crucero ultra eficientes.

La reducción de la velocidad, la mejora del diseño del casco, el empleo de pinturas de silicona que reducen la fricción, el uso de tecnologías LED, el control del trimado, etc. han traído como consecuencia que se haya reducido la potencia instalada en los buques de crucero hasta en un 50 %. Y ya se están empleando nuevas tecnologías a bordo como paneles solares, pilas de energía, etc.

Además, los buques de crucero son autosuficientes en lo referente a la producción de agua, que además tiene un nivel de pureza superior al de muchos puertos de escala. Y la nueva generación de buques de crucero aprovecha hasta la última gota de agua, reutilizándola en baldeo, lavandería, inodoros, etc.

El MSC Bellissima, ejemplo de eficiencia energética.

La CLIA completó el acto con una visita a la sala de máquinas del MSC Bellissima, guiados por su jefe de máquinas y varios de sus oficiales. Todos los visitantes pudieron comprobar el funcionamiento de los scrubbers, de la planta de tratamiento de aguas grises y de sentina, de la segregación, almacenamiento y gestión de las basuras a bordo, etc.

El diseño de MSC Bellissima incorpora algunas de las últimas tecnologías medioambientales disponibles, como un sistema de tratamiento de agua de lastre UV de Bio-Sea, así como un sistema de hibrido de lavado de gases de escape de última generación, una planta avanzada de tratamiento de aguas residuales Scanship, e incluso cojinetes del eje de la hélices lubricados por agua en lugar de aceite. El buque también cuenta con un sistema de recuperación de calor e iluminación LED.

Quizás lo más importante de la visita fue comprobar dos realidades: la sofisticación de las instalaciones de tratamiento de residuos a bordo; y los procedimientos tan detallados y elaborados que ha desarrollado MSC Cruceros. Por último, el grado de implicación de la tripulación es máximo, desde el camarero que limpia el camarote, al oficial medioambiental destacado a bordo. Una vez conseguido el reto de eliminar los plásticos de un solo uso a bordo, el siguiente es encontrar un sustituto a las botellas de agua. Algunas navieras (en buques pequeños, sobre todo en el segmento de exploración) reparten un envase de cristal retornable como alternativa. Seguro que pronto tendremos novedades en este ámbito en los buques de mayor porte, dado el compromiso medio ambiental de las navieras.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: