Entrevista a Alfredo Serrano, Director CLIA España

0

Entrevista a Alfredo Serrano, Director CLIA España

*CLIA (Cruise Line International Association) es la principal asociación de compañías de cruceros del mundo.

Entrevista a Alfredo Serrano, Director CLIA EspañaCasi la totalidad de la flota mundial de cruceros ha parado voluntariamente su actividad al menos por un mes y algunas compañías ya han anunciado paradas más largas. ¿Cuáles son las complejidades operativas de una decisión tan importante?
Como indicas, la complejidad es enorme. Pensemos que una parada programada, como una entrada en dique seco, lleva meses de preparación. Escoger el lugar óptimo donde realizarlo, desembarcar a los clientes, decidir la tripulación necesaria, repatriar a aquellos que irán de vacaciones, organizar la logística de materiales y provisiones, etc., etc. Y ésto para solo un barco. Imaginemos que se realiza en todos los barcos de una flota simultáneamente, con apenas unas horas o días para organizarlo. Pensemos además que algunos puertos están cerrados para barcos de pasajeros, que las conexiones aéreas son escasas, que existen limitaciones para que ciertas nacionalidades viajen, que los consulados que deben emitir visados están trabajando al ralentí debido a las cuarentenas establecidas, que algunos países están rechazando el retorno incluso de sus propios ciudadanos si no han pasado previamente un análisis médico realizado por sus propios doctores antes de que puedan embarcar en el avión de regreso…

Ahora mismo las compañías están enfocadas en encontrar una situación de “layup” estable,  una vez esto se produzca aprovecharemos todos esta suspensión temporal para continuar enfocándonos en nuestros protocolos y políticas de salud pública y preparándonos para el reinicio de operaciones.

¿Hay cruceros aun navegando? ¿Han regresado todos a sus bases?
A fecha de 30 de marzo de 2020, el 93.9% de la flota de CLIA no tiene pasajeros, y el 3.6% está completando su itinerario para poder desembarcar a los pasajeros al finalizar el mismo. Unos pocos barcos están en puerto esperando el desembarque.

¿Han podido repatriarse ya a todos los pasajeros?
Las restricciones de vuelos y el cierre de puertos han creado algunos desafíos logísticos; Sin embargo, las navieras están trabajando en ello para solucionarlo lo antes posible.

En el caso de EE. UU que es donde más retos se han producido, el gobierno ha asegurado que los puertos estadounidenses permanecerán abiertos a los barcos que regresan con el fin de que pasajeros y tripulación, independientemente de su ciudadanía, puedan regresar a sus hogares y piden a los puertos y gobiernos de todo el mundo que adopten un enfoque similar.

Podemos enumerar varios casos como el del Grand Princess, que atraco en Oakland (California) donde las autoridades proporcionaron vuelos y autobuses a sus países de origen o bases militares para una cuarentena de 14 días. O el de MS Braemar (Fred.Olsen) que consiguió atracar en Cuba el 18 de marzo de 2020 para el desembarque y repatriación de pasajeros, así como el MSC Fantasía que se encuentra en el puerto de Lisboa y se fletaron autobuses y vuelos para repatriar a los ciudadanos que no eran portugueses.

¿Cuál es la situación de las tripulaciones? ¿Se mantienen a la espera a bordo?
La situación es diferente según la compañía y el barco. Por supuesto, en todos los casos se mantiene a bordo una tripulación mínima de seguridad. Hay barcos que se encuentran en proceso de repatriar a algunos de sus tripulantes, pero las compañías se enfrentan a los mismos desafíos logísticos que afectan a nuestros clientes para que los tripulantes regresen  a casa.

Algunas navieras, en cambio, han optado por reconvertir sus barcos en residencias de larga estancia para sus tripulaciones tras comprobar que su salud es buena y pueden acceder a las áreas que estaban reservadas para los huéspedes con el fin de hacer más amena la estancia. Otras , por ejemplo, han sorteado las mejores suites entre los empleados a bordo, donde algunos se convierten en clientes de sus propios compañeros.

¿Qué supone esto para el sector? Hay muchas empresas alrededor de la industria crucerística que se ven directamente afectadas, agentes portuarios, proveedores, etc  ¿Han estimado el impacto económico directo y/o indirecto de esta parada?
La industria de cruceros es una arteria vital para la economía mundial. La actividad de nuestra comunidad  apoya a las agencias de viajes, aerolíneas, hoteles y una amplia cadena de suministro de industrias que se extiende por todo el mundo, la gran mayoría de las cuales son pequeñas empresas. En todo el mundo, la industria de cruceros respalda aproximadamente 1.17 millones de empleos y anualmente aporta 150 mil millones de dólares americanos a las economías mundiales.

En términos de pérdidas operativas hasta la fecha, según la información que disponemos, un operador de tres barcos sufrirá pérdidas en los próximos dos meses de más de 20 millones de euros. La extrapolación de esta cifra en todo el sector conduce a una pérdida total de más de 2 mil millones de euros por cada mes que se suspendan las operaciones. Esta cifra representa la pérdida neta, después de tener en cuenta los ahorros  operativos.

Asimismo, deben considerarse los impactos indirectos e inducidos por nuestra actividad en todo lo referente a proveedores, agentes de viaje, líneas aéreas, hostelería y restauración, impuestos, etc. Nos tememos que el impacto en toda la cadena de valor será muy superior pero no disponemos de datos por el momento. 

España es el segundo país europeo destino de cruceros y el cuarto país emisor y Barcelona es el puerto de cruceros más importante de Europa y uno de los más importantes del mundo. ¿Va a jugar España un papel relevante en la recuperación de la industria?
La comunidad de cruceros es fundamental para la economía española y mundial, y sabemos que será un contribuyente significativo para impulsar la recuperación económica cuando acabe esta situación en la que vivimos actualmente.

España es una parte muy importante, aportamos 4.300 millones y creamos 33.000 puestos de trabajo. En el caso de Barcelona y según el estudio que hizo la Universitat de Barcelona en 2015, se generaron  230 millones de euros en la economía de Baleares como contribución al PIB. Hoy, esas cifras serían más elevadas.

Resulta imposible saber en estos momentos cuándo y cómo se producirá la recuperación y el papel que desempeñará cada mercado, pero una cosa es clara, ésta es una industria fuerte y resiliente. Esa fortaleza nace de la calidad del producto que ofrecemos. Mucha gente quiere disfrutar de sus vacaciones a bordo de un crucero, muchos españoles lo desean y seguirán haciéndolo y muchos extranjeros quieren hacerlo como una forma de conocer nuestro país. España, además, dispone de excelentes infraestructuras para acoger este tráfico. Por último, y si bien una minoría muy ruidosa se ha dedicado a esparcir “falsas verdades” al respecto en los últimos tiempos, la mayoría de nuestros ciudadanos acoge favorablemente a nuestra industria y aprecia nuestro compromiso con la sostenibilidad. Todo esto me hace contemplar el futuro con un moderado optimismo a medio plazo.

Los cruceros se comercializan mayoritariamente a través de agentes de viaje y este es un colectivo muy seriamente dañado en esta crisis. ¿Es razonable pensar que las grandes compañías elaborarán planes de retorno a la normalidad que incluya planes de apoyo a la red?
Si bien las políticas comerciales están fuera del alcance de CLIA como asociación comercial de miembros, nos ha impresionado la generosidad y flexibilidad de la industria de cruceros durante este momento difícil. Las compañías de cruceros ya están siendo el colectivo más responsable a la hora de respetar escrupulosamente sus obligaciones de reembolso en caso de cancelación, protegiendo de forma activa al canal de distribución. No dudamos de que ese apoyo irá lo más lejos posible. El segmento de las agencias de viaje fue ya uno de los más golpeados durante la pasada crisis. Es una parte importantísima de nuestra cadena de valor y haremos lo posible por protegerlo.

Por otro lado, CLIA presentó un documento a la Comisión Europea pidiendo una serie de ayudas para el sector y así, atenuar el impacto que toda la industria pueda sufrir. Esperemos sean tomadas en consideración.

¿Dónde se está acomodando la flota actualmente?  España si permite acoger cruceros en nuestros puertos ¿Se está haciendo?
Están repartidos en distintos puntos en diferentes continentes. En algunas ocasiones se ha dejado desembarcar a los pasajeros y la tripulación permanece a bordo. Otros están atracados en puerto pero sin pasajeros ni tripulación a bordo y alguno que otro se le ha denegado el desembarque en algún puerto y ha tenido que dirigirse a otro donde le han dado luz verde para hacerlo. 

Salvo excepciones, España no está siendo especialmente hospitalaria con los barcos de crucero que piden cobijarse en nuestros puertos durante esta parada. Es una situación fluida y que puede cambiar, pero por el momento tenemos constancia de la presencia de cinco barcos en los puertos canarios y uno en la península. Imaginemos que, según se vaya aproximando el reinicio de las operaciones, barcos que se encuentran más lejanos se acercaran a nuestras costas y solicitaran atraques para preparar dicho inicio.

Algunas compañías han ofrecido sus barcos como hospitales en algunos países  ¿Es una iniciativa global?  ¿Se podría hacer algo así en España?
Si, algunas navieras como Carnival Corporation en EE.UU han hecho ese ofrecimiento y es una muestra más del compromiso de nuestro sector con la salud de todo el mundo y de contribuir en esta delicada situación.

Otras compañías como MSC, que tiene en el puerto de Génova uno de sus mayores ferris perteneciente a la marca GNV, ha hecho un acuerdo con el ayuntamiento de Génova y la región de la Liguria, y ha puesto a disposición esta embarcación, operativa desde el 20 de marzo, como un hospital flotante con capacidad de hasta 400 camas.

Esta crisis se ha producido en un momento de crecimiento del sector sin precedentes, con una cartera de pedidos de cruceros de más de 120 barcos, con más cruceristas que nunca, ¿No se perfila este como el  momento de analizar el pasado,  rearmar el futuro y ver qué lección aprenderemos de todo esto?
Nuestro sector ha demostrado en las diferentes crisis que hemos vivido que es muy resiliente y que se recupera cada vez con más rapidez. La magnitud de esa pandemia no tiene precedentes y cuando hagamos un balance completo de todos los daños e impacto que va a tener, debemos implementar el plan de recuperación en el que ya estamos trabajando.

Dejar comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.