SITE SPONSOR
Intercruises

UE Healthy Gateways publica la Guía COVID-19 para el reinicio de las operaciones de crucero

La guía COVID-19 elaborada por Healthy Gateways, la Alianza Europea de Salud Pública cofinanciada por el programa de salud de la Unión Europea, para operadores de cruceros y puertos, contiene muchos protocolos esperados y algunas ideas nuevas, como dividir a las personas en grupos y organizar actividades por grupos de edad. Esta guía se basa en la situación actual de la pandemia y se revisará según sea necesario en función de la situación epidemiológica.

El objetivo es reducir los riesgos para pasajeros y tripulación y abarcar todo el proceso desde las reservas hasta el regreso de los tripulantes y pasajeros a sus lugares de origen. La guía proporciona también una lista de medidas para reducir el riesgo de COVID-19 en el barco, durante el viaje en crucero, embarque y desembarque, y las medidas de respuesta ante posibles casos de COVID-19 entre los viajeros. Además, las líneas de cruceros deberán tener en cuenta las políticas nacionales de aceptación de turistas, normativas en las fronteras y en los puertos.

La guía cubre las evaluaciones previas al viaje y al embarque, la capacitación de la tripulación, las medidas de prevención, la respuesta al brote, el distanciamiento físico, el uso de mascarillas, la higiene de las manos y la ‘etiqueta respiratoria’ (estornudos / tos).

Se recomienda un reinicio gradual en las operaciones, con itinerarios más cortos y limitación en el número de escalas en los itinerarios, así como establecer acuerdos con los destinos para aceptar posibles casos de enfermos y que puedan desembarcar, así como cualquier otra persona que lo desee durante el itinerario. De acuerdo con el Reglamento Sanitario Internacional de 2005, los puertos deben tener la capacidad de proporcionar una respuesta de emergencia de salud pública adecuada mediante el establecimiento de un plan de contingencia de emergencia, garantizándose la interoperabilidad entre su plan con el plan de contingencia del crucero.

Antes de comenzar los viajes, los operadores de cruceros deben verificar y asegurarse con los puertos de escala que, en caso necesario, los pasajeros y los miembros de la tripulación podrán recibir atención médica en tierra, incluida la posible evacuación por aire si fuera necesario, así como la opción de repatriación.

La `posibilidad de realizar tests para COVID-19 a bordo o en tierra, la formación de la tripulación y el compromiso de informar inmediatamente cualquier posible caso al próximo puerto de escala son otros requisitos previos para reiniciar el servicio.

Los barcos deberán poder aislar individualmente al 5% de los pasajeros y al 5% de la tripulación a bordo cuando no sea posible desembarcar, a aquellos que necesiten ser puestos en cuarentena o aislados dentro de las 24 horas posteriores a la detección del primer caso posible de COVID-19. Cuando sea posible desembarcar a los pasajeros y la tripulación en 24 horas, se requerirá espacio de aislamiento a bordo para solo el 1% de los pasajeros y el 1% de la tripulación.

No se exigen certificados médicos a las personas mayores o las personas con problemas de salud, pero  cualquier persona mayor de 65 años o con enfermedades crónicas deberá consultar a su médico para evaluar si es aconsejable que realicen un viaje, según la guía.

El documento sugiere organizar las actividades o servicios según el grupo de edad, de este modo, las personas mayores se mantendrán alejadas de los demás grupos. Los miembros de la tripulación que formen parte de los grupos de alto riesgo podrían trabajar en puestos donde hay poca o ninguna interacción con otras personas.

Se recomienda el uso de mascarillas en cualquier área donde se produzca la interacción con otros y no se pueda garantizar el distanciamiento físico (1,5 metros). Esto incluye específicamente el embarque en la terminal, trayectos en autobuses, caminar por pasillos estrechos, ascensores, visitar las instalaciones médicas y en los botes salvavidas. La tripulación deberá usar mascarillas al interactuar con los pasajeros, incluso al manipular alimentos y tareas de limpieza. La información sobre el usroteso correcto de las mascarillas y la higiene de las manos se deberá proporcionar a través de medios tales como mensajes de audio, folletos, TV, infografías, carteles electrónicos y en terminales.

La ventilación de todos los espacios del barco debe funcionar continuamente y proporcionar la mayor cantidad de aire exterior posible. Si no es posible detener completamente la recirculación de aire, el barco deberá realizar la filtración de aire utilizando filtros HEPA o irradiación germicida ultravioleta.

Se recomienda eliminar cualquier artículo que no se pueda limpiar y desinfectar entre ocupaciones, como menús, revistas, envases de café / té y productos de mini-bar (a menos que se sirvan en dispensadores). Esto también se aplica a cafeteras y hervidores de agua. Dichos artículos podrían estar disponibles bajo pedido, y el mini-bar puede usarse como refrigerador y debe desinfectarse después de cada salida.

Se recomienda evitar todas las operaciones de autoservicio de alimentos. Se recomiendan los envases desechables para productos como la sal o la pimienta , opciones de comidas individuales, incluido el servicio a los pasajeros en sus cabimas, a fin de evitar aglomeraciones en los restaurantes y otras áreas de servicio de alimentos.

Se deben alentar las reservas, pedidos y compras online, así como el uso de tarjetas sin contacto para los pagos. Los formularios que deben completarse pueden estar disponibles online.

Las áreas como la recepción deben reconfigurarse para permitir el distanciamiento social, asi como las áreas infantiles, lugares de entretenimiento y casinos. Se debe mantener un registro de cualquier persona que use el gimnasio y las máquinas deben situarse al menos a dos metros de distancia y desinfectarlas después de cada uso.

Se desaconseja el funcionamiento de las piscinas cubiertas, el número de bañistas debe ser limitado y las bañeras de hidromasaje pequeñas deben ser utilizadas por solo aquellos que comparten camarote.

Los turoperadores y personal en las terminales deberán garantizar el distanciamiento dentro de las instalaciones y considerar limitar la cantidad de taxis y autocares para evitar las aglomeraciones. Se puede considerar la desinfección del equipaje antes de cargar el equipaje a bordo. Los proveedores de excursiones deben ofrecer precauciones similares a las del barco. Al volver a embarcar, se recomiendan los controles de temperatura.

Antes de reanudar las operaciones, las líneas deberán realizar tests a la tripulación que se encuentra a bordo, así como a la tripulación entrante. Además, deberían realizarles pruebas periódicas a intervalos regulares, así como controles diarios de temperatura.

EU Healthy Gateways respaldará la inspección de COVID-19 proporcionando una lista de verificación basada en la guía realizada, formando a los inspectores, la elaboración de un programa y una base de datos a nivel europeo para evitar la duplicidad de inspecciones y poder hacer un registro. No será necesario realizar la inspección antes de comenzar las operaciones, sino que ésta podrá efectuarse en cualquier fecha y en cualquier puerto, de acuerdo con la empresa y los inspectores.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: