SITE SPONSOR
Intercruises

Costa Cruceros, sensibilidad social y medio ambiental sin fisuras

Para Costa Cruceros, la sostenibilidad medio ambiental es un pilar fundamental de su cultura corporativa. Es un enfoque estratégico real de una empresa que tiene claro que su papel va más allá que llevar a los pasajeros de un puerto a otro.

Reportaje perteneciente a la revista CruisesNews nº50 – Septiembre 2019

Costa además necesitar crear valor social a su actividad: desde los altos estándares éticos y de transparencia en la gestión de la compañía, a la protección del medio ambiente y la seguridad, pasando por la conciencia social, el grupo Costa Cruceros es hoy un referente en la industria en su modelo de negocio.

Costa Cruceros y el medio ambiente
Los esfuerzos de las navieras de buques de crucero para reducir su impacto medioambiental son de todos conocidos. Y si se utiliza el análisis en lugar de la demagogia, sus logros son incontestables. El principal elemento público que las navieras ponen encima de la mesa son sus memorias de sostenibilidad medioambientales. Costa Cruceros, con el número de 2018 alcanza su decimotercera edición, un hito del que muy pocos armadores pueden presumir.

La gestión medioambiental de Costa Cruceros está basada en estándares muy por encima de cualquier requisito legal establecido en la actualidad o en un futuro cercano.

La mayor parte de estos documentos ponen el acento en datos técnicos, relacionados con la eficiencia energética, emisiones, etc. El documento de Costa Cruceros es mucho más ambicioso y entra en aspectos como alimentación, voluntariado, altruismo, etc. abriendo nuevas perspectivas en su responsabilidad social y medioambiental. Está dividido en tres secciones “Sea”, “You” y “Tomorrow”. El documento explica cuál es el camino trazado por Costa en su crecimiento sostenible, los proyectos realizados más relevantes y el cumplimiento de los objetivos fundamentales medio ambientales. El documento está auditado por Price Waterhouse Coopers (PWC).

Estrategia medio ambiental de Costa Cruceros
Costa Cruceros vive del mar y, en consecuencia, está plenamente comprometida con el objetivo de proteger el medio ambiente en el que opera. Así, su Plan Medio Ambiental incluye acciones diseñadas, entre otras cosas, para salvaguardar la biodiversidad marina, reducir el consumo de agua y gestionar los residuos. Para este fin, todos los barcos de Costa Cruceros están certificados según la ISO 14001, y poseen un Sistema de Gestión Ambiental (EMS), que define procedimientos, prácticas y reglas para lidiar con los impactos ambientales en cada área a bordo. Las medidas e inversiones se definen de acuerdo a estos estándares rigurosos, que son auditados y certificados por terceros. El Plan Ambiental se basa en la Convención Internacional para la Prevención de la Contaminación Maritima (MARPOL).

Costa Cruceros promueve prácticas eficientes en el uso de agua en sus buques.

Además del EMS, en 2018 por segundo año consecutivo, se implementó el Plan de Cumplimiento Ambiental (ECP), un estándar que va más allá cualquier requisito establecido por las leyes vigentes y garantiza el monitoreo en tiempo real del comportamiento medio ambiental de la flota. Incluye cursos de capacitación, la presencia de un oficial medio ambiental en todos los buques, formados en el CSMART, en Almere (Holanda). Estos oficiales responsable del medio ambientales son figuras clave cuando se trata de prevención ambiental, ya que garantizan la correcta aplicación de los procedimientos relevantes en todas las áreas respectivas. En 2018 se realizó la primera Conferencia Ambiental de Carnival Corp para oficiales medio ambientales, como ejemplo de cómo Costa Cruceros, junto con su empresa matriz, se esfuerza voluntariamente por mejorar el conocimiento y aumentar el compromiso en lo referente a la protección del medio ambiente.

Buques de crucero ultra eficientes
La reducción de la velocidad, la mejora del diseño del casco de los buques, el empleo de pinturas de silicona que reducen la fricción, el uso de tecnologías LED, el control del trimado, etc han traído como consecuencia que se haya reducido tanto la potencia instalada en los nuevos buques de crucero, como el consumo de combustible en los existentes.

Así, el consumo por cama disponible y por milla recorrida lleva dos años reduciéndose en la flota Costa Cruceros. El consumo de energía a bordo de la flota Costa Cruceros también muestra una reducción notable en los dos últimos años. Esta reducción en el consumo de combustible y de energía, entre otros factores, ha traído consigo una reducción de la emisión de gases de efecto invernadero en la flota de Costa Cruceros.

Recuperación de envases y materiales usados a bordo
Costa también centra sus esfuerzos en la reducción, y reciclaje de los materiales y productos a bordo, involucrando a pasajeros y tripulantes. 

Los desechos generados a bordo de un barco requieren una gestión cuidadosa y extremadamente compleja. Los buques de crucero actuales transportan a miles de personas, que conviven en un sistema cerrado que se mueve por la mar. Cada persona genera 6,4 litros diarios de residuos, lo que suponen 114.750 m3 en toda la flota.

Objetivo reducción huella carbón flota: -25% 2020. Resultado en 2019: -27,6%. Reducción del 7,02% consumo de combustible por pasajeros/día en 2018. Cinco buques LNG en la flota en 2023, dos para Costa Cruceros y tres para Aida.

La estrategia de gestión de residuos de Costa se basa en adoptar un enfoque cada vez más orientado a una economía circular. Tras concretar los riesgos potenciales de gestión de residuos a bordo, se identifican las oportunidades para mejorar aquel, buscando socios o “partners” interesados, buscando además posibles medidas de eficiencia. CostaCruceros intenta reducir la cantidad de material que se desecha buscando, cuando sea posible, reutilizar a bordo y reciclar los materiales en puertos que disponen de recursos sostenibles. En la medida de lo posible, Costa intenta gestionar la reutilización y el reciclaje en tierra con la participación y beneficio para asociaciones locales y organizaciones sin ánimo de lucro. El plan de gestión de residuos se aplica a toda la flota y establece criterios que son más estrictos que los prescritos por MARPOL. A bordo, el 100% de la basura es separada en diferentes categorías. A continuación se intenta también a bordo reducir el volumen de desechos y eliminar posibles riesgos asociados, para facilitar su almacenamiento temporal. Al final, un 62,97% del aluminio, un 22,48% del plástico, y un 56,68% del vidrio es desembarcado y reciclado.

Desde 2017 tiene un acuerdo con CiAl (Consorzio Imballaggi Alluminio), el consorcio nacional italiano para la recuperación y reciclaje del aluminio, que ha provocado que, entre 2007 y 2015 se recogieran alrededor de 334 toneladas de aluminio para reciclaje. Además, esta alianza trajo como consecuencia un proyecto de mayor alcance denominado “Mensaje en una lata”, con la colaboración del ayuntamiento de Savona en la recogida selectiva del aluminio. Desde 2018, Costa Cruceros dispone de un acuerdo similar con Tetrapack Italia para reciclar los envases de esa tecnología.

Además, Costa Cruceros se ha comprometido en la eliminación del plástico de un solo uso a bordo, utilizando cubiertos, platos y vasos de bio plástico o madera, y eliminando envases en ciertos productos. Por ejemplo, un 83% del yogurt se sirve a bordo a granel.

A bordo de los buques de Costa Cruceros, el 100% de la basura es separada en diferentes categorías para ser posteriormente reciclada.

En los camarotes, Costa Cruceros comenzó a usar dispensadores de jabón, gel y champú en el año 2000 para evitar envases de un sólo uso. No se utilizan cosméticos con micro plásticos en el Spa y salón de belleza, y el 100% de los productos de limpieza también están libres de micro plásticos.

Uso eficiente del agua
Costa busca también minimizar el despilfarro de agua a bordo de sus buques, tanto con medidas técnicas, como de concienciación de pasaje y tripulación. Así, todos sus buques están dotados de equipos de producción de agua, tanto por evaporación, recuperando el calor de motores, como por ósmosis inversa. Un 70,99% del agua utilizada en los buques de Costa Cruceros se produce a bordo, y sólo un 29,01% proviene de hacer consumo en los puertos de escala. En 2018 se incrementó la producción de agua a bordo un 0,69%.

Otra de las prioridades es sensibilizar a todos los usuarios en el uso responsable del agua, un bien cada vez más escaso en nuestros días. Los resultados no se han hecho esperar: el consumo de agua per capita a bordo se redujo un 4,67% en 2018, en parte gracias a la campaña “Stop the Drop” para promover practicas eficientes en el uso de agua, no solo a bordo, sino también en sus hogares a la vuelta del crucero.

Costa tiene iniciativas en marcha para cada uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Uno de los proyectos innovadores de Costa Cruceros implica el agua negra, el agua de sentinas. Costa decidió invertir en tratamientos de agua de sentinas de última generación que garanticen unos resultados por encima del cumplimiento de los requisitos legales actuales. La iniciativa se denominó “Dry Bilge Program”, y un proyecto piloto se implantó en el Costa Mediterránea en 2018, con la idea de reducir la cantidad de aguas negras generadas a bordo. El sistema de sentinas seco permitía la recogida de agua de condensación del sistema de propulsión antes de que cayera en la sentina, con objeto de que pudiera ser usada de nuevo en los sistemas de enfriamiento de varios equipos a bordo. Esta innovación, que será implantada en el resto de la flota, supone una gran reducción del agua de sentinas producida, mejora la eficiencia del sistema de tratamiento de agua de sentinas, y reduce el agua depurada achicada al mar.

Además, en cumplimiento del Ballast Water Management Convention (BWMC), el Costa Diadema fue dotado en su entrega de un sistema de tratamiento de agua de lastre, que luego fue implantado en el resto de la flota. De esta manera, todos los buques de la flota Costa someten al agua de lastre bombeada en cada crucero a procesos de purificación mecánicos, químicos y biológicos para evitar la transferencia de especies invasivas.

Costa Cruceros se compromete con la reducción del desperdicio de comida
Costa Cruceros puso en marcha en 2018 el programa “4 Good Food”, cuyo propósito es reducir un 34% el desperdicio de comida a bordo de sus buques en 2020, tanto en pasaje como en tripulación. En 2018, el grupo Costa consiguió un 27% de reducción de la basura procedente de la comida del pasaje, un 35% en la procedente de la tripulación, y un 35% de reducción de CO2 (1.227 toneladas métricas).

Los pasajeros y tripulantes tendrán un papel cada más activo en aquellas iniciativas enfocadas a reducir el desperdicio de comida a bordo. 

Y es que el desperdicio de alimentos supone un problema global. Por ejemplo es uno de los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que se plantea reducir su tasa mundial per cápita a la mitad en 2030. Según la FAO casi un tercio de los alimentos producidos a nivel mundial en un año (1.300 millones de toneladas métricas) acaban perdiéndose o desperdiciándose.

En línea con estos objetivos de la ONU, Costa Cruceros conseguido reducir un 34% el desperdicio de comida a bordo de sus barcos, y plantea llegar en 2020 al 50%. La base de este programa es reconocer el valor de la comida, recomendando comer sano al pasaje, y promocionando la dieta mediterránea. La experiencia gastronómica es parte fundamental de un crucero: los chefs de Costa preparan alrededor de 54 millones de comidas al año, por lo que cualquier mejora tiene un importante impacto.

“4 Good Food” ha supuesto para Costa revisar integramente todos los procesos de restauración y reformarlos basado en la sostenibilidad, con el compromiso de pasajeros y tripulación; y tratar de reutilizar la comida sobrante. Este programa se inició en 2016 en el Costa Diadema gracias a la introducción de la Ley 166/2016 en Italia, que regulaba la donación de comida a instituciones de caridad. Pero el programa de Costa tenía tanto potencial que pronto se convirtió en multinacional: Savona y Civitavecchia entraron en 2017; y Bari, Palermo, Marsella y Barcelona en 2018.Hoy el programa de donación de comidas alcanza nueve puertos, con doce asociaciones receptoras. Y más de 120.000 porciones de comida donadas desde Julio de 2017 (70.825 en 2018). Este programa ha sido premiado por MedCruise.

Costa Cruceros es líder en la movilidad sostenible en la industria de los cruceros.

Desde noviembre de 2018, Costa Cruceros entrega parte de la comida elaborada a bordo que no llega a ser servida a los huéspedes, al Banc dels Aliments, en Barcelona. Costa selecciona los platos que se han preparado en las cocinas la noche anterior al desembarque en Barcelona, los prepara en recipientes de aluminio sellados y etiquetados que se mantienen en cámaras frigoríficas, y a la mañana siguiente, en el puerto de Barcelona, son entregados a los voluntarios del Banc dels Aliments. Esta asociación los distribuye a su vez en diferentes ONG, como Fundació Acollida i Esperança y el Hogar Nuestra Señora de Lourdes, que son las que las reparten directamente a las personas necesitadas.

Taste don’t waste
Otra premisa del programa “4 Good Food” está vinculada a promover el compromiso proactivo del pasaje en un consumo responsable de los alimentos. Además, es otra de las estrategias de sostenibilidad del grupo Costa. Así nació el eslogan “Taste don’t Waste”, diseñado para el compromiso de los pasajeros, sobre todo en el buffet, como personas informadas en el valor de la comida. “Taste don’t Waste” está basada en la sensibilización, nunca en la imposición.

Carnival Corp ha comprobado que el uso de fuel oil en buques dotados de scrubbers produce un 15% menos de emisiones de azufre que usando diesel oil.

Sus consignas más importantes son responsabilidad, buenos hábitos alimenticios, el valor de los alimentos y la economía circular. Poco más de un año después del lanzamiento de la campaña, Costa Cruceros ha conseguido una reducción del 27% en el desperdicio de platos servidos en mesa por parte de los cruceristas, lo que confirma el éxito también de Taste Don’t Waste. El objetivo último es que los pasajeros de Costa Cruceros desembarquen tras el viaje con una mayor conciencia de sostenibilidad, que les ayuden a adoptar comportamientos sostenibles en el día a día.

En 2016, Costa Cruceros dio sus primeros pasos en la nutrición sostenible y la transparencia en la cadena de abastecimiento, con el objetivo es proporcionar a los viajeros una experiencia gastronómica excelente, no sólo por el producto final sino también con la obtención sostenible de los productos alimenticios. Así, ese año Costa Cruceros estableció una colaboración con la Universitá degli Studi delle Scienze Gastronomiche, de Pollenzo, para realizar una revisión de su servicio de comida y analizar los vínculos entre comida, cultura y tradiciones en los puertos de escala de Costa, con objeto de gestionar los menús a bordo basados en alimentos de temporada y productos locales.

El Costa Smeralda
La próxima introducción del Costa Smeralda marcará un nuevo capítulo en la historia de Costa Cruceros y confirma la vocación innovadora e incluso pionera de la naviera basada en Génova. Costa incorporará en 2021 al Costa Toscana, un gemelo del Costa Smerada que también utilizará LNG como combustible, y al mismo tiempo enajenará sus unidades más antiguas, siempre dentro de armar una de las flotas más modernas de la industria.

Los nuevos buques (y también los actuales gracias a las constantes reformas que sufren) suponen un ejemplo de liderazgo e innovación en la industria del crucero, y son cada vez más eficientes y permiten reducir el impacto medio ambiental en la cadena de suministro completa de combustible, alimentos, agua, etc. y mejorar el desarrollo económico en muchas partes del mundo.

El diseño del Costa Smeralda incorpora algunas de las últimas tecnologías medio ambientales disponibles: motores que queman LNG , sistema de tratamiento de agua de lastre UV, y una planta avanzada de tratamiento de aguas residuales. El buque también cuenta con un sistema de recuperación de calor e iluminación LED.

El Costa Smeralda será el segundo buque de cruceros del mundo propulsado por LNG (Gas Natural Licuado), detrás del AIDAnova, también propiedad del grupo Costa y operado por su filial alemana Aida. El LNG es el combustible fósil más limpio en la actualidad, que reducirá las emisiones en puertos y en mar. El Costa Smeralda dispondrá de tres tanques de LNG: dos de ellos tendrán una longitud de 35 metros, con un diámetro de 8 metros, y una capacidad de 1.550 m3 cada uno. El tercer tanque es más pequeño, de 28 metros de longitud, cinco de diámetro y 520 m³ de capacidad. 

En este sentido, es clave también la apuesta en los puertos, y sobre todo, en el puerto de Barcelona por el desarrollo de infraestructuras que permitan atracar a los barcos propulsados por LNG, algo que ya ha realizado esta verano con la realización de las operaciones de bunkering del AidaNova, el primer buque LNG del mundo, operado por Aida, la filial alemana de Costa Cruceros, gracias a un acuerdo con Shell. Hasta noviembre de 2019, AIDAnova, realizará itinerarios de siete días por el Mediterráneo con escala en algunos de los destinos más demandados por los huéspedes alemanes como Civitavecchia, La Spezia, Marsella y Barcelona.

Específicamente el objetivo 12 (Producción y Consumo Responsables), que establece en su apartado 3 la reducción del 50% de los desechos provenientes de los alimentos, Costa Cruceros ha puesto en marcha 4 Good Food , que va a conseguir alcanzar este objetivo del 50% en 2020, diez años antes que la fecha propuesta por Naciones Unidas.

Uso de scrubbers en la flota Costa
Además del uso del combustible GNL para cruceros, el grupo Costa y, en su conjunto, Carnival Corporation se han posicionado como líderes de la industria por ser pioneros en la utilización del Sistema Avanzado de Calidad del Aire (AAQS) o scrubbers para tratar los escapes de los motores de sus buques de crucero. Estos sistemas ya están instalados en más del 70% de los barcos de la flota de Carnival Corporation. El uso de LNG y la implantación del AAQS juegan un papel fundamental en la mejora de las operaciones marinas de Costa Cruceros.

Dada la dificultad de instalar tanques de LNG en un buque diseñado para usar combustibles líquidos convencionales como fuel oil o diesel oiI, el uso de Sistemas Avanzado de Calidad del Aire (AAQS) o scrubbers suponen una opción muy interesante para reducir las emisiones. Son capaces de eliminar un 99% de azufre de los gases de escape, y entre un 60 y un 90% de las partículas en suspensión de las emisiones del motor, incluyendo carbono negro, carbono elemental y orgánico. También reducen los óxidos de nitrógeno en al menos un 5%. Varias investigaciones ha mostrado que los AAQS son especialmente efectivos en eliminar partículas de pequeño tamaño (de 10 a 2.5 micras y ultra finas), mientras se elimina la mayor parte del hollín del los gases de escape, incluido el carbón negro.

Dado que un buque tiene varios motores, esto implica que también hay que instalar varios scrubbers por buque. En julio de 2019, Carnival Corporation había instalado 220 scrubbers en 77 de sus buques (sobre una flota de aproximadamente 100 buques). El objetivo es que en el 2020 estén instalados alrededor de 400 scrubbers, cubriendo el 85% de la flota.

Costa Smeralda
– Astillero constructor: Meyer Werft, Turku (Finlandia)
– Número de cubiertas: 20
– Camarotes: 2.641 (con 21 clases diferentes), para 6.522 pasajeros
– Tripulación: 1.678
– Eslora: 337 metros
– Manga: 42 metros
– Calado máximo: 8,8 metros
– Tonelaje: 183.900 gt
– Propulsión: Diesel eléctrica, con cuatro motores MaK M46DF de 16 cilindros en V, cada uno de 15.440 kW a 514 rpm (61.760 kW en total)

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: