SITE SPONSOR
Intercruises

Silversea, destinos de ensueño en Asia

En el panorama de los cruceros de lujo hay cada vez más opciones. Silversea ofrece sabor italiano, fórmulas clásicas con ese refinado estilo europeo de hacer las cosas, que causan ese deseo de volver, una y otra vez, a unos barcos que son una extensión natural del hogar.

Reportaje perteneciente a la revista CruisesNews 49 – Junio 2019

No solo por la excelencia de sus tripulaciones, la calidad de unos servicios de ultra lujo, sino por detalles como los mayordomos cuidando de ti cada segundo, el olor a Bvlgari en las suites, los sabores de la gastronomía gourmet, pero sobre todo por la placidez de la sensación percibida de que tu propio yate te transporte a los destinos más cautivadores del planeta.

La familia Lefebvre, ha hecho de la compañía, una extensión de su propia familia. Ahora, con el nuevo plan estratégico, se han sentado las bases para garantizar un brillante futuro de nuevas naves, exóticos destinos y experiencias inolvidables. 

Aunque Silversea, de alma y corazón italianos, se mueva como un pez en el agua en su Mediterráneo, se ha convertido en una compañía de lujo global, que toca los sietes mares, bien en sus yates de exploración, como en sus naves más tradicionales, usualmente desplazadas en invierno a mares lejanos. Asia es un extenso lugar y Silversea nos lo pone al alcance pudiendo por ejemplo embarcarnos en algunas de las ciudades más populosas de Asia. Japón lleva siendo uno de los destinos favoritos de los pasajeros desde hace tiempo, por su mezcla increíble de tradición y modernidad. Casi todas las naves de cruceros comienzan o terminan alguno de sus cruceros en Tokyo, una vibrante urbe que es algo más que ciudad de paso. 

Ofrece un mar de posibilidades. Desde los icónicos luminosos de Shinjuku, como una especie de bosque de luces de neón recién sacados de la película de Blade Runner, hasta dejarse llevar por la muchedumbre frenética, para atravesar una y otra vez Shibuya, el paso de cebra más famoso del mundo. También conviene visitar el barrio tecnológico, o experimentar algunos de los tópicos que hacen de Tokyo una excitante y contradictoria urbe: manga, tribus urbanas, dormir en un hotel cápsula, o visitar algún local de sushi de moda. No hay visita que no pase por el majestuoso Mount Fuji, alma de Japón, con un tren bala Shinkansen hasta Hakone. 

Silversea ofrece multitud de escalas en el país del sol naciente. Toda visita debe incluir la histórica Hiroshima o Nagasaki, y desde la segunda ciudad del país Osaka, una escapada al alma de Japón. Kyoto, es una sucesión de estampas tradicionales. De esas que siempre buscamos en cualquier película antigua. Usada para ambientar, y parcialmente servir como plato de rodaje de Memorias de una Geisha, es un mundo de tipismo y placidez. Jardines, templos, senderos entre flores y cerezos, Palacios de Shoguns, toris, pagodas, y el caminar acompasado de las Geishas al amanecer en el Barrio de Gion.

La emergente China es uno de los países en donde el turismo ha experimentado un crecimiento inusitado. Taijin es puerto de embarque de la gran ciudad de Pekín. Silversea ofrece overnights, para poder sacar jugo del patrimonio de la capital china. La Ciudad Prohibida, exótica e impenetrable hasta hace poco tiempo, o caminar por una de las maravillas del mundo: las Murallas de China. Shanghai es la perfecta mezcla entre oriente y occidente. Con dos almas complementarias, nos ofrece una faceta colonial, con los edificios británicos de The Bund, y los rascacielos modernistas del otro lado del río como la impresionante Torre Perla; o tal vez nos guste perdernos en los tradicionales barrios, escondidos a los pies de la pujante modernidad. Hong Kong es una de las metrópolis más pujantes de Asia. Es punto de partida, y final de muchos cruceros de la compañía. 

Británica y China a la vez, es algo más que un bosque de rascacielos, en uno de las ciudades con la mayor densidad poblacional del mundo. En una de las bahías más hermosas del planeta, no es solo referencia en compras de lujo, sino también el punto perfecto para visitar la vibrante y vecina Macao. Silversea tiene una presencia importante en Singapur, también como origen y final de sus rutas por Asia. En plena competencia con Kuala Lumpur, la capital malaya, es una ciudad estado eficiente y limpia. Una especie de Suiza asiática, en donde los rascacielos del Financial District, contrastan con sus barrios étnicos, que conviven en armonía, y su vez con los edificios coloniales británicos. Ciudad de tendencias, con una verdadera ebullición arquitectónica, plasmadas en ejemplos audaces como Marina Bay y su piscina aérea, o los Gardens by the Bay. 

Los barcos de exploración, para almas más aventureras surcan también los mares de la Melanesia, las Islas más selectas, y puntos paradisiacos de Indonesia. Un mundo de selvas impenetrables, culturas milenarias, fauna única. Tan intensa como sus violentos volcanes, o las lluvias torrenciales monozónicas que hacen brillar los campos de arroz, con inusitada fuerza. Escalas exóticas y únicas como Karimunjawa en el Mar de Java, o templos de ensueño como Borabudur.

Despliegue un Atlas. No hay destinos en el vasto Mar de China, y latitudes aledañas en donde un barco de Silversea no atraque. Es una delicia visitar la zona este de Indonesia, hasta Australia, como lugar poco explorado del planeta. Actividades que solo una vez en la vida podrás contemplar, como las colonias de orangutanes de Camp Leakey, las carreras de bueyes de Karapan Sapi, o visitar el volcán extinto de Mount Merpati. Pocos turistas, o ninguno llega a las Islas Leti, o llamadas Islas Olvidadas de la provincia Malaku: son absolutamente inéditas. También el turismo es casi inexistente en Tana Toroja, en Sulawesi. 

Es obligado entrar en Sandakan, en el Borneo malayo, para visitar pueblos de madera sobre las aguas, ver algún mercado local, con una increíble variedad de productos del tropical entorno, y sobre todo visitar las reservas de orangutanes endémicos. Ver Corón en Filipinas al amanecer, es una experiencia que parecía salida de un cuento. Una costa recortada llena de caprichosas formaciones pétreas, con lagos de agua cristalina, playas y calas desérticas, y pueblecitos de pescadores que inundan un litoral con pequeñas barcas, y donde solo los barcos de Silversea suelen atracar. Barcos humanos, para escalas especiales. La populosa Manila, es para los españoles, como una extensión de nuestro propio pasado. Entrar en Intramuros, la antigua ciudad colonial, tras cruzar el Fuerte Santiago y caminar por sus empedradas casas; entrar en las casonas de antiguos comerciantes, o visitar las iglesias, museos y conventos que aún quedan en Manila, nos hace sentirnos como en casa. 

Vietnam también está de moda, y ofrece una gama infinita de opciones. Entrar en la Bahía de Halong es inolvidable, y es un espectáculo visual de primer orden. Enormes montañas, que en vez de caprichos geológicos parecen enormes dragones surgiendo del reino de Avalón. Se completan con escalas en Chan May para visitar Hue, con la Ciudad Prohibida y las Tumbas Imperiales. Y Ho Chi Minh, la antigua y cosmopolita Saigon de pre guerra. Laem Chabang en Thailandia es la puerta al Reino de Siam. No solo para Bangkok, siempre febril y maravillosa, sino acceso a las Ruinas de la antigua Ayutthaya, y como punto de partida, en algo que Silversea organiza como nadie. Las Land Adventures. Extensiones pre, post o durante el crucero incluyendo alguna noche de estancia en tierra y hasta traslado en avión. 

Silversea además ofrece una personalizada aventura, como poder visitar en avión Laos, o los míticos templos de Angkor Wat, en sí una especie de fantasía pétrea, y reino perdido, en medio de un entorno exótico y especial. Y todo esto a bordo del Silver Muse o Silver Spirit. 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: