SITE SPONSOR: NCL

CRUISES NEWS MEDIA GROUP • PORTAL DE NOTICIAS DE CRUCEROS

SITE SPONSOR: NCL
BREAKING NEWSBarcelona, un modelo sostenible para los cruceros turísticos

Barcelona, un modelo sostenible para los cruceros turísticos

El presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona creó en mayo de 2023 el Consell per a la Sostenibilitat dels Creuers (CSC).

Reportaje perteneciente a la revista CruisesNews nº68 – Marzo 2024

Barcelona, un modelo sostenible para los cruceros turísticos

Los objetivos del Consejo son mejorar la transparencia de la actividad de los cruceros en el Port de Barcelona, generar un espacio donde compartir y coordinar las diferentes iniciativas iniciadas desde las diferentes instituciones, reducir los impactos negativos de los cruceros tanto a nivel ambiental como social, incrementar el retorno social y económico del sector sobre la ciudad y su hinterland, y potenciar así la vinculación de las navieras de cruceros con el tejido empresarial, formativo y laboral de la ciudad.

En una sola mesa se sientan representantes del Ayuntamiento de Barcelona, de la Generalitat de Catalunya y de la Delegación del Gobierno junto con entidades económicas y sociales de Barcelona. Así, además de los anteriores, son miembros del Consell per a la Sostenibilitat dels Creuers la Diputación de Barcelona, Capitanía Marítima, Barcelona Regional, el Comité de desarrollo de rutas aéreas, la Comunidad Portuaria de cruceros, y otras entidades económicas y sociales.

La aspiración del Port de Barcelona es convertirse en puerto base de cruceros y no en un recinto de escala, lo que permitiría incrementar el gasto por crucerista

El Marco de referencia en el que se desarrolla la actividad de Consell es el acuerdo entre el Port de Barcelona y el Ayuntamiento de Barcelona del 19 de enero de 2018. En este convenio se limitaba a siete el número máximo de terminales de crucero, que además se agrupaban en el Moll Adossat, liberando aquellas ubicadas en el Port Vell para el uso ciudadano. Con esta estrategia, se alejaban las emisiones de la ciudad, y se apostaba decididamente convertir a Barcelona en puerto base de cruceros, favoreciendo que los propios armadores gestionaran en concesión sus propias estaciones marítimas. El cumplimiento del acuerdo supone una inversión total aproximada de 335 millones de euros, de los que 140 millones corresponden al puerto y 195 millones a inversión privada.

En este foro, el Port de Barcelona puede realizar un trabajo conjunto con sus socios a través de las comisiones de trabajo y el pleno, comunicar de forma transparente los indicadores asociados al cumplimiento del plan, organizar eventos anuales sobre la sostenibilidad de los cruceros, analizar jurídicamente la situación contractual de las diferentes concesiones relacionadas con los cruceros, y desarrollar una Plataforma Digital de Datos.

Integración puerto ciudad
Ese pacto, comprendía diversas fases que el Port de Barcelona está cumpliendo estrictamente y culminará en el año 2026 cuando todas las terminales de cruceros se agrupen en el Muelle Adosado siendo éstas un número máximo de siete. Así, en 2023 se cerró la Terminal Norte de Moll de Barcelona y se traslado la terminal de ferries de Balearia, para dar paso a las bases de la Copa del América en el Port Vell y que se ha convertido en el acicate perfecto para acelerar actuaciones que en gran medida quedarán para la ciudad. También se licitó la terminal G (la última según el pacto de 2018), que se ha adjudicado Royal Caribbean, y se han acelerado los trabajos de urbanización y superestrcutura del Moll Adossat, así como la fase 4 de la ampliación del mismo. Las obras relacionadas con la Copa América, que se celebrará el próximo verano, también avanzan a buen ritmo.

Barcelona, un modelo sostenible para los cruceros turísticos

Cuando estas actuaciones lleguen a termino, el Port de Barcelona abrirá el moll Barcelona a la ciudadania, y seguirá potenciando otros ejes sociales de actuación, como desestacionalizar los cruceros, reducir la congestión en deteminadas zonas de la ciudad, y facilitar la generación de empleo local en la industria de los cruceros.

Barcelona puerto base de referencia en el Mediterráneo
En la medida que Barcelona sea líder en los cruceros y tenga, a diferencia de otros puertos del Mediterráneo, terminales de cruceros de última generación gestionadas por los propios armadores y que están muy por encima de las existentes en otros puertos, se posicionará como puerto base, condición que aporta los cruceristas que generan más valor para la ciudad y para Catalunya. Así, en 2002, casi un 40% de los pasajeros de crucero de Barcelona embarcaron en la Ciudad Condal. La apuesta de navieras como MSC, Costa, Royal Caribbean, etc por la capital catalana asegura esta tendencia. Además, nuevos clientes como Viking, o Virgin Cruises, también han apostado por Barcelona como puerto base, en un contexto de dura competencia con otros puertos mediterráneos como Marsella o Civitavecchia. Los cruceros con base en Barcelona van a generar más de un millón de pernoctaciones anuales, y aseguran un gasto por crucerista de 202 euros por persona y día, más del doble del gasto de un turista que llegue a Barcelona por otro medio, además de conseguir que las estancias de los cruceristas sean más prolongadas. Su impacto total en Cataluña es de 1.083 millones de euros.

Esta estrategia de puerto base le ha servido al Port de Barcelona también para posicionarse como referente mediterráneo en el suministro de combustibles alternativos a buques de crucero. La gabarra Haugesund Knutsen da consumo de LNG a los buques de Costa, Aida, y P&O que escalan en Barcelona, mientras que varios buques de Royal Caribbean hicieron consumo de biodiesel el pasado verano. Un 20% de los buques que escalan en Barcelona utilizan LNG mientras están atracados, y un 40% están preparados para consumir electricidad desde una OPS, cuando estén disponibles.

Este eje económico se complementa con la generación de relaciones comerciales entre los sectores productivos de Cataluña con la industria de los cruceros, lo que sin duda supondrá interesantes proyectos de innovación. Y también la diversificación de la oferta de lugares a visitar, y de actividades a realizar.

Barcelona, un modelo sostenible para los cruceros turísticos

Política medioambiental de vanguardia
El proyecto Nexigen es una iniciativa clave del Puerto de Barcelona para reducir en un 50% las emisiones de CO2 de la operativa portuaria hasta 2030 y lograr la neutralidad en carbono antes de 2050. La electrificación de los principales muelles del Puerto permitirá eliminar aproximadamente 66.000 toneladas de CO2 y 1.234 toneladas de NOx generadas por la actividad portuaria. Además, este proyecto cuenta con la cofinanciación del Programa de Apoyo al Transporte Sostenible y Digital, reforzando así el compromiso del Port de Barcelona con la sostenibilidad y la innovación en el sector marítimo. En marzo de este año llegó al Port de Barcelona la primera subestación OPS, en este caso a una terminal de contenedores. En febrero, El Consejo de Administración del Puerto de Barcelona ha iniciado el proceso para licitar la construcción y puesta en funcionamiento del primer OPS en una terminal de cruceros, concretamente el que se instalará en la futura terminal de MSC Cruceros, actualmente en construcción en el Moll Adossat. Este sistema está diseñado para proveer electricidad a los cruceros atracados, permitiéndoles apagar sus motores y, en consecuencia, reducir las emisiones de gases contaminantes. La inversión para este proyecto asciende a 14.524.755,63 euros. Se espera que el sistema OPS esté completamente operativo para el año 2026, en línea con los objetivos del proyecto Nexigen.

El Consell per a la Sostenibilitat dels Creuers fomenta el conocimiento de los cruceros, documenta su impacto real, y permite participar en la solución de los inconvenientes surgidos

De forma simultánea, el Port ha adjudicado la construcción de las conducciones subterráneas que enlazarán los muelles de la Energía y Adossat, con un costo de 14.955.143,82 euros y un plazo de ejecución de 28 meses. Esta infraestructura, que recorrerá 700 metros bajo el nivel del mar, es clave para la expansión de la red OPS al Moll Adossat.

Todas estas acciones se alinean en el IV Plan Estratégico del Port de Barcelona. Así, el Plan de Transición Energética incluye medidas como la conexión eléctrica de barcos atracados, la generación eléctrica con placas solares, y la promoción de nuevos combustibles, con el GNL como transición hacia opciones cero emisiones como el bioGNL, el metanol, el amoníaco, etc. Entre estas iniciativas están la construcción de una planta de producción de metanol verde, un combustible que utilizaran buques de crucero ya en construcción para clientes del Port de Barcelona como Celebrity, NCL o Explora Journeys, y a medio plazo otra planta de producción de biometano a partir de residuos.

Reducción de emisiones
El Port de Barcelona esta impulsando una política para potenciar los buques que generen bajas emisiones (que dispongan de baterías o conexiones OPS), que dispongan de instalaciones avanzadas de tratamiento de aguas residuales, y de plantas de desalación. Está en proyecto una nueva ordenanza reguladora del impacto de las operaciones de los buques sobre la calidad del aire y el agua del puerto.

Según la Organización Marítima Internacional (OMI), dependiente de la ONU, el transporte marítimo supone el 3% de las emisiones de CO2 que se producen en el planeta. De ese 3%, que incluye a todas las embarcaciones que navegan por el mar, un 4% son los cruceros, lo que supone un 0,12% de las emisiones globales de CO2.

La mejora de la movilidad urbana es otro de los objetivos de la CSC, a pesar de las emisiones del Port de Barcelona suponen sólo un 6,9% de las emisiones de NOx en la ciudad de Barcelona medidas. Y de ese 6,9%, los buques de crucero suponen sólo un 10%. En lo referente a la emisión de PMx, la contribución del Port de Barcelona es aún menor, sólo un 5,6%, de los que los cruceros sólo suponen un 3,6%.

Además, algunos operadores han comenzado a utilizar autobuses eléctricos para las excursiones facultativas en Barcelona.

Una comunidad de cruceros solidaria
La industria de cruceros, ante la grave situación de sequía que atraviesa Cataluña, llegó el pasado febrero a un acuerdo con el Port de Barcelona para no aprovisionarse de agua mientras dure la fase de emergencia por sequía declarada por la Generalitat. Esta decisión supone reafirmar la estrategia de sostenibilidad en lo referente al consumo de agua que la industria ha venido adoptando en los últimos años, reduciendo el consumo e incrementado la producción a bordo.

Así, se reduce su dependencia del aprovisionamiento externo de agua dulce, que puede destinarse a otros usos. El Port de Barcelona, junto con la comunidad portuaria y la industria de cruceros, ha desarrollado diversas iniciativas para el ahorro de agua. Estos esfuerzos han resultado en una significativa reducción del aprovisionamiento de agua por parte de los buques de crucero en el puerto.

En 2022, los buques se aprovisionaron de agua en menos del 30% de las escalas, una disminución notable comparada con el 50% registrado en 2017. Cabe destacar que los barcos de crucero representan solo el 0,09% del consumo total de agua de la ciudad.

Sigue las noticias de cruceros en Cruisesnews.es

Dejar comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ARTICULOS RELACIONADOS

- Publicidad -

ENTRADAS POPULARES

×