SITE SPONSOR
Intercruises

Islas privadas – Destinos exclusivos cada vez más demandados

¿Serán las islas privadas la mejor manera de regresar a los cruceros por el Caribe?
Con los cruceros aún sin navegar para el público americano y los destinos caribeños no muy confiados, puede que las islas privadas de las compañías sean el perfecto destino de cruceros después de la pandemia de COVID-19 para los barcos con base en Estados Unidos.

Reportaje perteneciente a la revista CruisesNews nº53 – Julio 2020

 

Los argumentos a favor de las islas privadas tienen mérito. Se puede llegar a las islas, principalmente en las Bahamas, a un día de Miami, Fort Lauderdale y otros puertos de Florida, lo que las convierte en una excelente opción para un itinerario corto. Presentan un entorno controlado, donde las líneas de cruceros pueden implantar el distanciamiento social y otras políticas potencialmente nuevas. Y también son extremadamente rentables para las navieras ya que controlan todas las excursiones en tierra, así como las cabañas y atracciones, pero lo más importante es que son extremadamente populares entre los pasajeros de cruceros norte americanos.

Las islas privadas de las navieras se han convertido en un pilar importante de la industria de cruceros del Caribe, y los operadores invierten sumas cada vez mayores en nuevos desarrollos, o en mejorar los existentes. Con el desafío de encontrar nuevos puertos de escala y brindar experiencias únicas a los pasajeros, las navieras optan en el Caribe por crear sus propios destinos privados. Inicialmente soló ofrecían playa y barbacoa, pero actualmente los armadores se decantan por destinos elaborados de estilo resort o sostenibles. El objetivo es ofrecer un ambiente controlado a sus pasajeros, y Ocean Cay MSC Marine Reserve de MSC Cruceros, Perfect Day at CocoCay, de Royal Caribbean, o el nuevo muelle de Half Moon Cay de Holland America/Carnival, son claros ejemplos de esta tendencia imparable de crear destinos privados y exclusivos.

Castaway Cay, Bahamas. La isla privada de Disney
En 1923, Walt Disney fundó Walt Disney Company, que con los años se convertiría en la marca de ocio más potente del mundo. Tras ser pionera en campos como las películas animadas, o los parques temáticos, la compañía decidió en 1985 entrar en los cruceros turísticos, de la mano de Premier Cruises. Entonces comenzó a brindar viajes desde Cabo Cañaveral, que se vendían junto con estancias en Walt Disney Word Resort, su parque temático ubicado en Orlando, que abrió en 1971. Pero en 1994 Disney formalizó la creación de una filial específicamente dedicada a sus cruceros, dando por finalizada su asociación con Premier Cruises. En 1995 se fundó Disney Cruise Line y encargó dos barcos de crucero en Fincantieri. Su objetivo, cruceros cortos, de tres o cuatro noches, en barco Disney, con todos los personajes Disney a bordo, y escala en una isla Disney, con control completo del producto. Con ese objetivo, en 1996, Disney compró la isla de Gorda Cay para convertirla en su resort privado en las Bahamas, y la rebautizó Castaway Cay. Tras dos años de obras, la isla abrió sus puertas por primera vez el 30 de julio de 1998, con la primera escala del Disney Magic. La Isla está ubicada a 225 millas del puerto base de Disney, Cabo Cañaveral, en Florida.

Los muelles de las islas privadas han acogido buques inactivos durante la crisis del Covid 19.

Castaway Cay es una isla de 405 hectáreas, ubicada en el archipiélago del Gran Ábaco, en las Bahamas, orientada hacia la costa caribeña y que se encuentra a aproximadamente a 580 km del Walt Disney World Resort de Orlando. A diferencia de las otras islas privadas propiedad de otros armadores, Catasway Cay es propiedad exclusiva de Disney, sin vecinos. La firma Bermello Ajamil hizo el desarrollo para el proyecto conceptual y luego el de ejecución, cuya materialización supuso 18 meses de obras y una inversión total de 29 millones de dólares. Una verdadera ganga, comparada con el presupuesto del cuarto parque temático Disney de Orlando, el Animal Kingdom, que costó 750 millones de dólares y también se inauguró en 1998.

Una de las principales obras fue dragar alrededor de 50.000 camiones de arena del Océano Atlántico para expandir las playas. Castaway Cay fue la primera isla privada con muelle propio. Su canal de acceso fue construido para permitir que los barcos de Disney atracaran, eliminando así la necesidad de usar tenders para llevar a los pasajeros a tierra. Para crear ese muelle, se tuvo que dragar arena por succión, y también utilizar explosivos para crear un canal de casi medio kilómetro de longitud, 10,5 metros de calado y un ancho de entre 120 y 60 metros. Curiosamente, incluso con todo ese trabajo y dinero invertido, solo se utilizan alrededor de 22 hectáreas, una décima parte de la superficie de la isla. 

Castaway Cay tiene una de las mayores plantas potabilizadores del Caribe con tecnología de ósmosis inversa. Gracias a este dispositivo el agua de mar se convierte en agua dulce para piscinas, etc. Además, entre otras atracciones, la isla también ofrece una línea de tranvía y una pista de aterrizaje que se usa bastante como decorado. Sin embargo, la atracción principal de Castaway Cay es sin duda, bucear en la laguna, donde se puede admirar una estatua de Mickey envuelta en agua y cubierta de algas, y nadar entre los peces en aguas turquesas.

También ofrece playas de arena blanca separadas para adultos, familias y niños, zonas de barbacoa, pistas para actividades deportivas como natación, ciclismo, voleibol, etc. O rutas en bicicleta y o a pie. También está dotado de cabañas de masajes al aire libre.

Con una extensión de 3,1 millas de largo y 2,2 millas de ancho, Disney ha puesto el énfasis en mantener la belleza natural de la isla, permitiendo que la naturaleza rodee a sus pasajeros, urbanizando menos del 10% de la isla. Disney utilizó toda su magia y experiencia en la construcción de todos los edificios e instalaciones en la isla, incluidos bares, restaurantes, baños, una oficina de correos y el muelle privado para los barcos de Disney Cruise Line.

Castaway Cay está dotado de rutas pavimentadas y servicio de tranvía a diferentes partes de la isla, donde los huéspedes de cualquier edad, ya sea en un cochecito o en una silla de ruedas, pueden recorrer cómodamente esta isla paradisíaca.

Al igual que todo lo demás en Disney, se creó una historia completa para Castaway Cay, además de la rica historia de la isla propia de la isla. Sus únicos habitantes son alrededor de cien empleados de Disney, incluidos los guardianes, patrones de embarcaciones, conductores, jardineros y personal de mantenimiento. Son los propios tripulantes de los buques Disney los que complementan a este personal. Unos pocos nativos de las Bahamas vienen a la isla cuando hay un barco atracado y gestionan la tienda de recuerdos local.

Segunda isla privada Disney
En abril de 2019, Disney anunció que construirá una segunda isla privada en Bahamas, denominada Lighthouse Point, en Eleuthera. Disney Cruise Line compró Lighthouse Point en los primeros meses de 2019, y firmó a continuación un acuerdo con el Gobierno de las Bahamas para desarrollarla de una forma responsable y sostenible. Sólo urbanizará menos del 20 % de la superficie, con técnicas de construcción sostenibles, sin dragado, con sistemas de gestión medio ambiental durante la construcción, etc. Los tres nuevos buques con propulsión LNG serán los primeros usuarios de esta propiedad. Está previsto que la obra comience en 2020 y finalice en 2023, con una inversión entre 250 y 400 millones de dólares, y generará 120 puestos de trabajo permanentes.

Half Moon Cay. El paraíso privado de Holland America en el Caribe
Half Moon Cay está ubicada en la Isla de San Salvador, de 991 hectáreas, en Bahamas. La isla fue comprada por Holland America Line en otoño de 1996 por seis millones de dólares, y está situada a menos de 100 millas al sureste de Nassau, entre el sur de Eleuthera y Cat Island. Half Moon Cay es una isla privada en la que Holland America pretendió realizar un desarrollo integral de alta calidad, que ofrece una amplia gama de instalaciones, servicios y actividades. Debido a la topografía de la isla, HAL tuvo que elevar cuatro metros para evitar inundaciones. Además, construyó una pequeña dársena para los tenders y buques de aprovisionamiento, para lo que tuvo que dragar una pequeña parte de la playa. También tuvo que instalar grupos electrógenos, una planta potabilizadora por osmosis inversa, una depuradora y una incineradora.

Half Moon Cay fue inaugurada el 12 de diciembre de 1997 por el primer ministro de Bahamas Hubert Ingraham. Y desde entonces ha recibido varios galardones como destino de vacaciones y ha sido reconocido por crear una experiencia ambientalmente sostenible para los pasajeros de cruceros. El Director General del Ministerio de Turismo de Bahamas elogió los esfuerzos de Holland America Cruise Line para “crear y mejorar Half Moon Cay como un destino sostenible que refleje el ambiente especial de las Bahamas, mientras reduce su impacto medioambiental y ofrece empleo estable para nuestros ciudadanos”. La isla no tiene muelle y se debe llegar a ella mediante embarcaciones, pero en agosto de 2019 se hizo público el proyecto de construir un pantalán para facilitar el desembarco de los cruceristas, valorado en 80 millones de dólares.

Half Moon Cay tiene una superficie de 991 hectáreas, de los que 970 siguen intactas y vírgenes. Tan vírgenes que la Bahamian National Trust convirtió a Half Moon Cay en una reserva de aves salvajes. Las otras 20 hectáreas son un atractivo escenario para que los pasajeros de Holland America que pueden pasar el día allí. Es el puerto de escala más valorado en los itinerarios HAL del Caribe y Canal de Panamá; Half Moon Cay ha ganado diecisiete veces el premio anual a la “Mejor Isla Privada” de Porthole Cruise Magazine.

En 2020, un 75% de los cruceros ofrecidos por Disney Cruise Line tienen al menos una escala en las Bahamas.

Si la isla, que está despoblada, tiene tanto éxito por una combinación ganadora: ofrece la belleza natural de una reserva protegida, junto a una amplia gama de servicios y actividades. Los barcos de Carnival Cruise Lines también atracan en Half Moon Cay, ya que Holland America Line fue comprada por Carnival en 1989 y actualmente es una de sus marcas. Half Moon Cay ofrece cabañas con aire acondicionado (desde $ 280 por día), así como villas de dos pisos (desde $ 500).

Princess Cays. La península privada de Princess Cruises en Eleuthera

Princess Cruises fue de las primeras navieras en utilizar islas privadas como escalas en el Caribe. En 1981 Princess comenzó a escalar en Palm Island, en Grenadines. En 1986 cambió su isla privada a Mayreau (Grenadines); y en 1992 estrenó Princess Cays en Eleuthera, Bahamas.

Princess Cays está ubicado al sur de la isla Eleuthera, famosa por sus playas de arena rosa, a aproximadamente 30 millas por mar desde Nassau. Eleuthera tiene dos millas de ancho y 100 millas de largo, de las que aproximadamente 16 hectáreas están reservadas exclusivamente para los pasajeros de Princess Cruises. La principal diferencia con otras islas privadas es que Princess Cays es un área de playa de la isla Eleuthera, mientras que, por ejemplo, Half Moon Cay es una isla totalmente privada.

Por lo tanto, Princess Cruises realmente no tiene una isla privada, sino un “enclave” privado ubicado a 80 kilómetros de Nassau y a casi 380 kilómetros de Miami. Princess Cays es un lugar idílico ubicado en una isla con 16 km2 de playa; aunque Princess Cruises solo utiliza una pequeña parte de la isla por cuenta propia. El resto de Eleuthera aún está habitada por una población local de alrededor de 11.000 habitantes. La compañía a veces organiza algunas excursiones a algunos de estos pueblos, como Rock Sound o Tarpun Bay, además actividades exclusivas como bucear en un arrecife de coral con bancos de peces tropicales.

Princess Cays destaca por sus playas de arena blanca, aunque también tiene playas de piedras, por la zona Pelican´s Pearch para los menores, por la torre Crow´s Nest desde donde se puede divisar todo el resort, por los bungalows privados con aire acondicionado cerca del Paradise Lagoon (que cuestan 200 dólares al día), y por la zona sólo para adultos, también con bungalows. En total hay cinco playas, un parque acuático, y pista de volleyball y baloncesto, además, por supuesto, de deportes acuáticos. Además de nadar en las aguas cristalinas de las playas, se puede bucear con equipo de snorkel o disfrutar de un colchón flotante. También se puede alquilar bicicletas acuáticas, veleros tipo Hobie Cat o Sunfish, tablas de paddle, botes de pedales o con remos, “banana Boats” o kayaks de casco transparente en el muelle de deportes acuáticos, que fue renovado en 2018. Un 2019, un incendio destruyó algunas de las instalaciones.

Disney Cruise Line fue la primera compañía de cruceros en invertir en un muelle en su isla privadas en las Bahamas.

Las atracciones de Princess Cays están conectadas por una serie de caminos pavimentados que conducen a playas salpicadas de palmeras donde se pueden alquilar cabañas y bungalows privados. Las excursiones por tierra incluyen recorridos de las dunas en buggy.

El 10 de enero de 2017, Carnival Corp decidió maximizar su inversión en Princess Cays incluyéndolo en los itinerarios de seis buques de su marca estrella, Carnival Cruise Lines, con escalas a partir de mayo de ese año. Los nuevos usuarios realizaron cuarenta escalas en 2017 y noventa y ocho en 2018. En 2018, fue la primera isla privada en ofrecer Wi-Fi. Y ese año se añadieron algunas excursiones facultativas, y el muelle de tenders fue ampliado para poder recibir embarcaciones más grandes.

Norwegian Cruise Line inventó las islas privadas con Great Stirrup Cay
Norwegian Cruise Line fue la primera naviera en ofrecer una escala en una isla privada deshabitada exclusivamente para sus pasajeros: Great Stirrup Cay. Es la isla más al norte de un archipiélago de alrededor de treinta islas conocido como las Islas Berry, en las Bahamas. Está ubicado junto al Canal Northwest Providence. A medida que los veleros dieron paso a los barcos de vapor, el tráfico aumentó a través de este canal y en 1863, el Servicio Imperial del Faros erigió un faro en Great Stirrup Cay. Tuvo un farero muchos años, aunque actualmente está automatizado y funciona con energía solar. Es una verdadera isla, de 2,5 por 1,5 millas, formada por coral y caliza, y está situada a 120 millas náuticas de Fort Lauderdale, y a 55 kilómetros al norte de Nassau. No dispone de muelle para que puedan atracar los buques.

Tras ser descubierta por Cristobal Colon en 1492, fue colonizada por los británicos. Su bahía, que ofrece protección contra los elementos, fue muy visitada por piratas en los siglos XVI y XVII, y luego usada por los Estados Unidos, primero como defensa de sus costas orientales, y la después como base de rastreo de satélites.

NCL compró Great Stirrup Cay a Belcher Oil Company en 1977 (que a su vez la adquirió en 1960) y se convirtió en el primer armador en brindar una isla privada a sus pasajeros. Desde ese año, NCL ha introducido numerosas mejoras en la isla, que tiene una superficie de 100 hectáreas. Inicialmente construyó cuatro edificios: el bar principal y su merendero, bungalows, un hangar para deportes náuticos en la playa oeste, y otro bar en la playa principal. Luego llegó el Straw Market, las playas fueron ampliadas, y se construyó un rompeolas para frenar la erosión de las playas.

En 2010, NCL se embarcó en un programa de mejora con dos años de plazo de ejecución y 25 millones de dólares de presupuesto, para realizar varias mejoras en la isla. La primera fase de este programa, incluyó la construcción de una nueva marina y cuatro muelles adicionales para poder atracar más embarcaciones. La segunda parte supuso la extensión de las playas y la edificación de nuevas cabañas privadas. En 2017 fue de nuevo reformada, incrementando el tamaño del restaurante principal, que pasó de dos a cuatro líneas de autoservicio, y el número de tumbonas pasó de 1.200 a 3.000, se reconstruyeron los bungalows, y se creó una zona especial para los pasajeros de la zona Heaven de superlujo.

Entre las experiencias más destacadas actualmente está descender por un tobogán hinchable de 12 metros de altura, así como practicar buceo para observar el jardín de esculturas sumergidas o explorar un barco hundido, nadar con mantas rayas, y alquilar las exclusivas cabañas. Otra de las actividades estrella es rodear la isla en un kayak o en un velero. Alrededor de 60 personas viven todo el año en Great Stirrup Cay para el mantenimiento de la isla y asistencia a los pasajeros.

Great Stirrup Cay está situada junto a Little Stirrup Cay, ahora CocoCay, una isla privada de Royal Caribbean Cruises.

El primer resort terrestre de Royal Caribbean: Perfect Day at CocoCay
CocoCay está localizada también en las Islas Berry, Bahamas. La isla tiene alrededor de un kilómetro de ancho de este a oeste y 183 metros de norte a sur. Su litoral este es el centro de actividades de ocio, con playas frente a una formación con abundante fauna marítima. Antes de llamarse CocoCay, la isla se llamaba Little Stirrup Cay debido a su tamaño más pequeño y a su proximidad a Great Stirrup Cay, propiedad de Norwegian Cruise Line. En 1985, la compañía Admiral Cruises invirtió en la compra de esta isla para convertirse en su dueño y operador. Cuando dicha empresa fue absorbida por Royal Caribbean en 1988, de paso también adquirió su isla y además decidió cambiarle el nombre a CocoCay.

Luego pasaron casi tres décadas en las que fue una escala de referencia de Royal Caribbean, pero en las que ofrecía una experiencia “Robinson Crusoe”: playas de fina arena blanca llena de tumbonas reclinables, aguas transparentes para bucear, barbacoas bajo las palmeras, etc. Una experiencia tranquila, de baja intensidad, que los directivos de Royal Caribbean decidieron cambiar a mediados de la pasada década la experiencia en CocoCay.

Princess Cays y Half Moon Cay están separadas sólo 15 millas la una de la otra en el Oceano Atlántico.

El aumento del tamaño de los buques de Royal Caribbean hacia inviable el uso de tender para desembarcar los 6.000 pasajeros que podían llegar a transportar; y las propias instalaciones a bordo de los buques eran más excitantes que las que ofrecía Coco Cay. Para adaptarse a esa situación, decidieron construir un muelle, y cambiar la experiencia “Robinson Crusoe” por otra “resort”, edificando un enorme parque acuático en la isla. En consecuencia, Royal Caribbean invirtió masivamente en el rediseño de su isla con un presupuesto de más de 250 millones de dólares.

Tras años de proyectos, permisos, evaluaciones ambientales, etc, el 26 de abril de 2017 comenzaron las obras del muelle de CocoCay, que se deberían haber inaugurado en junio de 2018. El 6 de noviembre de 2018 comenzó el dragado del canal de acceso por parte de la empresa Jan de Nul, que utilizó su draga cortadora Ibn Batoutta. Posteriormente se fijó el final de las obras en noviembre de ese año, y finalmente la mayor parte de las nuevas instalaciones fueron abiertas en 16 de marzo de 2019. La logística (hubo que llevar a CocoCay más de 1.500 contenedores) y los huracanes (todas las estructuras están diseñadas para aguantar un huracán categoría 5) fueron los principales culpables del retraso. Tras dos años de trabajos y nueve meses de retrasos, el Mariner of the Seas estreno el muelle ese día, y por primera vez unos pasajeros RCI desembarcaban por su propio pie en la isla, olvidando las esperas para embarcar en los tenders. Para enfatizar el cambio, nuevamente Royal Caribbean cambió el nombre de su isla privada en las Bahamas a Perfect Day at CocoCay.

La parte noreste de la isla se utilizaba para que pudieran atracar los tender con los pasajeros de los buques de crucero. Se construyó un nuevo muelle en esa zona norte, capaz de alojar a buques tipo Oasis, de más de 4.800 m2 de superficie de losa de hormigón apoyado en pilares, y que requirió dragar miles de metros cúbicos de material para lograr calados superiores a 10 metros a lo largo del muelle.

En la parte de ocio, CocoCay se ha convertido en uno de los parques acuáticos más grandes del Caribe, incluyendo la piscina de agua dulce más extensa (con más de tres millones de litros de agua), la piscina de olas más grande del Caribe y el tobogán más alto de América del Norte (hay que subir 207 escalones para poder lanzarse). Además, la reforma incluyó una tirolina de 488 metros de largo, así como un vuelo en globo de helio que alcanza los 137 metros de altura. Michael Bayley, presidente y CEO de Royal Caribbean, declaró que “el proyecto no tiene precedentes en escala para una isla de cruceros privada. “Realmente se trata de traer el tipo de innovación y creatividad que hemos llevado a nuestros barcos en los últimos años para crear el mismo tipo de experiencia en tierra que brindaremos en Perfect Day at CocoCay”.

El Oasis Lagoon y los restaurantes fueron inaugurados junto con el muelle y los toboganes, y representaron también un gran paso para la configuración definitiva de Perfect Day at CocoCay. La primera fase de Perfect Day at CocoCay incluía el Thrill Waterpark con 21 toboganes; la Zip Line; el parque acuático Splashaway Bay; el globo de helio Up, Up and Away; el galeón del Captain Jack’s; el asador Skipper’s Grill; el restaurante Captain Jack’s; Chill Island, y su asador Chill Grill; y la piscina de agua dulce Oasis Lagoon. Entre finales de 2019 y principios de 2020 se abrió la segunda fase, que incluía South Beach, Coco Beach Club y los bungalows flotantes sobre el mar. Hay 54 bungalows en Coco Cay, 20 de ellos flotantes.

Para Royal Caribbean, Perfect Day at CocoCay es una apuesta estratégica. En 2020 estaba previsto que fuese visitada por más de dos millones de pasajeros (la mitad de los que embarcarían este año), que disfrutarían  de escalas más largas, con salida a última hora de la tarde; o con itinerarios con dos escalas en distinto horario en CocoCay; o incluso escalas con “overnight”. En el futuro, hasta tres buques podrán atracar en sus muelles, con una capacidad máxima de 12.000 pasajeros.

Labadee. El paraíso privado de Royal Caribbean en Haiti
En la costa norte de Haití, o La Española, como la llamó Colón, rodeado de montañas de hermosas laderas y exótico follaje, se encuentra Labadee, el primer paraíso privado de Royal Caribbean. La concesión explotada por Royal Caribbean es una península boscosa de 105 hectáreas, que brindaba inicialmente playas vírgenes, paisajes impresionantes y actividades acuáticas espectaculares. El encanto nativo de Labadee, con una experiencia “Robinson Crusoe”, junto con su belleza natural, lo convierten por si solo en un destino envidiable. Actualmente, además ha adquirido atracciones tipo “resort”, con un parque acuático, para incrementar aún más su atractivo. A diferencia de las islas privadas de Bahamas, Labadee está ubicada a 653 millas de Miami (424 millas de Nassau).

Half Moon Cay está construida a lo largo de una playa de arena blanca en forma de media luna, de más de una milla de longitud, que se extiende en una bahía protegida que conduce al oeste a Exuma Sound.

El Song of America realizó la primera escala de un buque de Royal Caribbean en Labadee el 25 de enero de 1986, solo unas semanas antes de que el dictador Jean-Claude “Baby Doc” Duvalier, que había arrendado el enclave a Royal Caribbean, huyera a Francia. En esa primera escala varios miles de manifestantes se enfrentaron abiertamente a la policía en el mayor desafío jamás visto en el norte del país. Tras varios golpes de estado a principios de los años noventa, los buques de Royal Caribbean volvieron silenciosamente a fondear en Labadee a partir del 23 de enero de 1995, cuando se convirtió en el primer armador con inversiones en Haití en volver después de que un gobierno civil sustituyera a los militares en octubre de 1994.

En 2008, tras meses de negociación el gobierno de Haiti y Royal Caribbean firmaron un acuerdo para construir un muelle de 250 metros, con un presupuesto de 27 millones de dólares, para permitir el acceso directo de los buques de crucero a Labadee. El presidente de Haiti René Préval también amplió la concesión de los 260 acre de la península situada en el norte de Haiti desde 2026 (año de vencimiento del anterior convenio) hasta 2050. El objetivo era que 1 de diciembre de 2009 estuviera acabado para la primera escala del Oasis of the Seas.

Y se cumplió: el muelle y los duques de alba ofrecían una línea de atraque de 400 metros, y se incrementó un 57 % la capacidad gastronómica del enclave. Además, se crearon dos áreas nuevas; Dragon’s Plaza y Labadee Town Square, ambas zonas de reunión de inspiración haitiana y donde se podía disfrutar de espectáculos, actividades culturales o realizar compras. Dentro de Dragon’s Plaza, Columbus Cove Beach un parque acuático con toboganes de agua. Labadee Town Square era una versión ampliada del anterior mercado artesanal. También se instaló la nueva montaña rusa Dragon’s Tail Coaster, así como el Barefoot Beach Club, exclusivo para el pasaje de las suites de Royal Caribbean, y que ofrece 20 cabañas privadas para alquilar tanto al borde del agua, como en el monte. También se mejoró el Spa. En 2007 ya se había construido una tirolina, Dragon’s Breath, de 800 metros de longitud. Labadee fue un ensayo de lo que Perfect Day at Coco Cay ofreció diez años después.

En agosto de 2014, Royal Caribbean y el gobierno de Haití alcanzaron un acuerdo sobre la tasa por pasajero que la naviera debía abonar por usar Labadee. El primer ministro de Haití, Laurent Lamothe y Adam Goldstein acordaron que la nueva tasa seria de 12 dólares por pasajero, dos más de lo que se pagaba anteriormente. El acuerdo fue muy importante para Haití porque es el país más pobre del planeta, y porque habían llegado a Labadie más de 600.000 pasajeros en 2013.

Sin embargo, Royal Caribbean no ofrece excursiones facultativas fuera de Labadee. Lugares como el palacio Sans Souci, en Milot, o la Citadelle, a fortaleza patrimonio de la humanidad según la Unesco construida en el siglo XVIII, están extramuros y no son visitadas.

Ocean Cay Marine Reserve, Bahamas. La isla que convirtió a MSC Cruceros en la primera naviera neutra en emisiones de CO2.

Gracias a Great Stirrup Cay, NCL está considerada como la primera naviera en ofrecer su propia isla privada a sus pasajeros.

La última isla privada del Caribe, Ocean Cay Marine Reserve, es la primera construida por MSC Cruceros, el cuarto armador mundial, y es parte de su desembarco en el mercado norteamericano. Situada en el archipiélago de Bimini, al oeste de las Bahamas, Ocean Cay nace con vocación de ser algo más que una simple isla privada. Se comenzó a construir en enero de 2017 y durante tres años ha sufrido una transformación completa. El contratista principal de obra civil fue GLF Construction, una empresa de Miami, junto a Americaribe, una filial de la constructora francesa Bouygues. MSC Cruceros ha invertido más de 200 millones de dólares en esta atracción, en cuya construcción llegaron a trabajar 500 obreros de 23 países.

Tal como le ocurrió a NCL con Harvest Caye, la construcción de la isla privada de MSC Cruceros, Ocean Cay Marine Reserve, también ha sufrido constantes retrasos. Cuando el 16 de diciembre de 2015 MSC Cruceros anunció la concesión del uso de la isla por cien años, a cambio de diez millones de dólares, por el gobierno de Bahamas, se anunció su inauguración a finales de 2017. Luego se habló de octubre de 2018, pasando a noviembre de 2019. Y finalmente recibió su primera escala, el MSC Divina, el 5 de diciembre de 2019. MSC Cruceros se puso el listo muy alto: convertir una mina de arena, que luego se había convertido en un vertedero, lleno de escombros, en un paraíso tropical no era una tarea fácil. Pero MSC Cruceros no solo limpió la isla y la convirtió en un lugar tranquilo y relajante para que sus cruceristas disfrutaran de la belleza de Bahamas, sino también en un modelo de recuperación medioambiental que inspira y educa a sus usuarios sobre la protección del medio ambiente.

Ocean Cay Marine Reserve tiene 40 hectáreas, es la única reserva marina privada del mundo, y se encuentra en Bimini, a sólo 65 millas de Miami. Esta distancia permite a los buques de MSC Cruceros permanecer más tiempo en la isla, disfrutando de la programación nocturna del puerto, como fuegos artificiales, espectáculos de luces y películas bajo las estrellas. Además, Ocean Cay Marine Reserve dispone, de un muelle de atraque (no un pantalán) para los buques, evitando tender, lo que supone más seguridad, y más tiempo disponible de escalas.

Los trabajos han incluido dragados, demoliciones, limpieza y desbroce (se eliminaron más de 500 toneladas de residuos industriales y escombros), nivelación masiva de la isla, restauración de las playas existentes (la isla dispone de seis playas de más de 3.5 km² de superficie, lo que la convierte en una de las playas más grandes del mundo), un muelle para que puedan atracar los buques de cruceros, duques de alba para amarres; paisajismo (incluyendo 3,5 kilómetros de caminos); la construcción de más de cien estructuras y edificios, todos inspirados en Bahamas, (desde restaurantes y bares, a un faro que es el símbolo de la isla), servicios públicos, planta de osmosis inversa capaz de generar 400 m3/día de agua dulce, tres grupos electrógenos de 2.250 kw en total con sus depósitos de combustible, paneles solares que producen 300 kW, planta de tratamiento de aguas residuales que reutiliza las aguas grises para riego, etc.

Ocean Cay Marine Reserve incluye más de 12.500 m² de superficie construida en 107 construcciones, incluyendo un centro de acogida, bares, tiendas, y un Spa exclusivo, muchas de ellas en madera, y todas capaces de soportar un huracán categoría 5. Se plantaron más de 77.000 árboles y arbustos autóctonos, con más de 60 especies de plantas, flores y arbustos del Caribe para crear un ambiente tropical. También se reubicaron cerca de 400 corales en los 165 km2 de aguas protegidas que rodean a la isla.

Con sus vertiginosos toboganes de agua que alcanzan alturas de 40 metros, con bares en la piscina y el océano, o tirolesas que cortan el aire, Perfect Day in CocoCay es una como el país de las maravillas para un crucero de familia.

MSC Cruceros no buscaba construir un resort al estilo Perfect Day at CocoCay, pero sus visitantes, además de disfrutar de la flora y la fauna de la isla, también disponen de atracciones como una tirolina, playas de arena blanca y lagunas naturales donde practicar diversas actividades náuticas, como buceo, vela, paddle, un anfiteatro para 2.000 personas, un Spa, el MSC Yacht Club, etc.

Costa Cruceros e Isla Catalina
Costa Cruceros sólo ofrece cruceros por el Caribe durante todo el invierno, por lo que no ha invertido en una isla privada como el resto de navieras, pero utiliza Isla Catalina, en la República Dominicana, de forma exclusiva. Su condición de parque natural limita su desarrollo turístico.

Isla Catalina tiene menos de 10 km², y está a tiro de Piedra de La Romana. Situada a dos kilómetros de tierra firme y a 5,4 km de la ciudad de La Romana, tiene un territorio de 9,18 km2 con 4,5 km de largo. Fue descubierta por Cristóbal Colón en 1494 y es famosa por sus playas y por su agua cristalina. También tiene un arrecife de coral que la convierte en un paraíso para los buceadores, Sus tres kilómetros de excelentes playas, de entre 10 y 30 metros, están a disposición de los cruceristas de barcos que atracan en el muelle de La Romana o fondean frente a la isla. La única concesión de uso es la otorgada a Casa de Campo y Costa Cruceros con esos fines, que tiene una duración de cinco años renovable.

Harvest Caye. La primera isla privada de Belize
En agosto de 2013, Norwegian Cruise Lines compró Harvest Caye, una isla de 75 acres, al gobierno de Belize por un importe que no se hizo público, pero que se estimó entre 3 y 10 millones de dólares, con la intención de convertirlo en una isla privada sostenible para sus buques de crucero en sus rutas del Caribe occidental. Al igual que ocurre con Haiti, el PIB anual de Belice es aproximadamente el coste de un megabuque de NCL. El plan era que Harvest Caye comenzara a operar en febrero de 2016.

Labadee es una península boscosa de 260 105 hectáreas con playas vírgenes, paisajes impresionantes y espectaculares actividades acuáticas.

Sin embargo, hasta un país tan pequeño como Belize tiene tribunales. Y el 13 de enero de 2016, el Tribunal Supremo de Belize paralizó Harvest Caye al fallar contra del Departamento de Medio Ambiente (DOE) y el Comité Nacional de Evaluación Ambiental (NEAC). El DOE había aprobado la construcción de Harvest Caye, en el distrito de Stann Creek, y Tribunal indicó que había violado sus propias regulaciones. La decisión se tomó tras una demanda presentada por la Asociación de la Industria del Turismo de Belice (BTIA). Según BTIA, el Gobierno de Belice aprobó el proyecto de Norwegian Cruise Line violando los plazos de la información pública del proyecto y las alegaciones, como lo exigen las Leyes de Belice. Tras esta decisión, Norwegian Cruise Line anunció que Harvest Caye, se retrasaba. Finalmente, tras 31 meses de obras, la isla fue inaugurada el 17 de noviembre de 2016 por el Norwegian Dawn.

El 17 de marzo de 2016, Norwegian Cruise detalló el proyecto de Harvest Caye, indicando que su presupuesto total superaba los 100 millones de dólares. Suponía la construcción del primer muelle de cruceros de Belize, y estaba ubicado en dos islas cerca de Plasencia, un pequeño puerto de pescadores del continente que había desarrollado una cierta actividad turística. El principal problema técnico (y también medio ambiental) era el dragado de más de 1.200.000 m3 de distintos materiales del canal de acceso, que necesitaba tener 11 metros de calado. Inicialmente iba a estar acabado a finales de 2015. Pero la draga cortadora de succión que lo realizó estuvo trabajando hasta un año más tarde. Una vez acabado, puede acomodar megabuques de 4.000 pasajeros de la seria Norwegian Getaway. Un dosel proporciona sombra y protección contra la lluvia entre el buque y la entrada de Harvest Caye.

La playa de Harvest Caye incluye once chalets dotados de aire acondicionado, con salón, aseo, comedor, etc. Estas villas están construidas con maderas duras tropicales, incluido caoba, que les dan un ambiente más opulento de lo esperado. NCL plantó en Harvest Caye miles de plantas autóctonas en toda la isla, incluyendo más de 10.000 manglares que servirán de hábitat para las aves, peces y otras especies marinas locales.

También ofrece una piscina de 1.500 m2 de superficie con socorrista, bar interior, y mesas y taburetes “swim-up”, rodeada de 2.500 tumbonas, sombrillas, etc y quince cabañas con dosel para alquilar.

Royal Caribbean planea construir varias islas resort a lo largo del mundo, en Australia, Asia, etc tras el éxito de Perfect Day at CocoCay.

Como en otras islas privadas, un faro de 40 metros es el referente del enclave. Esa estructura permite además actividades de aventura aérea, como una tirolesa, puentes colgantes o saltos en caída libre. Los deportes acuáticos incluyen kayak, remo y piragüismo en una laguna dedicada. Havest Caye cuenta con un puerto deportivo desde el cual los cruceristas realizan excursiones a las ruinas mayas de Belice. También ofrece a los cruceristas cinco restaurantes y bares, incluyendo un Landshark Bar & Grill de dos plantas junto a la piscina, diseñado por Margaritaville Holdings de Jimmy Buffett y operado por el proveedor local de alimentos Provisions Belize. Un buzón británico recuerda que Belice sólo se independizó de Gran Bretaña en 1981.

A diferencia de otras islas privadas, la comida en Harvest Caye no está incluida en el pasaje; todos los restaurantes serán a la carta. Las comidas están incluidas en otras islas privadas, incluida la propia Great Stirrup Cay de NCL en las Bahamas, así como en islas privadas de Royal Caribbean, Disney Cruise Line, y Holland America Line. También ofrece una zona para comprar artesanía local de Belice; y un aviario con guacamayas rojas y tucanes, el ave nacional de Belice.

La galería comercial ofrece una jardinería exuberante, con gran variedad de plantas tropicales, y muchos vendedores locales, en lugar de las cadenas que se pueden encontrar en otros puertos de escala.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: