Puertos y ciudades: un binomio clave para captar cruceristas

La sincronía entre los puertos, como puerta de bienvenida al fenómeno vacacional de los cruceros, y las ciudades, como meta o reclamo para esos viajeros, se ha convertido en esencial para el desarrollo de un negocio muy competitivo y de gran impacto económico en los destinos. En España, las principales autoridades portuarias han aprendido a ir de la mano con instituciones turísticas, ayuntamientos y gobiernos autonómicos, aunque no siempre con la misma intensidad. Cruises News analiza esa relación y el desarrollo del negocio en el caso de los 8 destinos de crucero más destacados del país.

25mayo2012_x11x

El siglo XXI, además de suponer una carrera acelerada hacia las nuevas tecnologías y telecomunicaciones, ha marcado un punto de inflexión en las formas de viajar. En paralelo al auge de las aerolíneas low cost que han disparado y democratizado el transporte aéreo, el viajero se ha reencontrado con los viajes por mar, tras décadas de desapego. Son tres caras de una misma moneda, porque la movilidad aérea ha permitido multiplicar el impacto de las rutas marítimas (en la mayoría de cruceros, sea cual sea su punto de partida, embarcan personas de todos los continentes), y la tecnología ha multiplicado su confort y rebajado los costes hasta obrar la magia de la popularización y el hedonismo vacacional.

Pero en este negocio, por muchos buques revolucionarios que se sucedan en versión ciudad flotante, no habría horizonte de crecimiento sin los destinos al pie del cañón garantizando una experiencia que convierta las vacaciones en un viaje en toda regla. Estados Unidos y algunos países nórdicos tienen mucha más tradición al respecto en la consolidación de escalas y puertos base como razón de ser del crucero, mucho antes de que la magia llegara al interiorismo de los barcos. Pero en España el asunto es relativamente reciente. Hasta finales de los años 90 se cuentan con una mano los puertos nacionales que entreveían un negocio de futuro en el trasiego de pasajeros de paso por sus infraestructuras.

En ese lapso de tiempo, los puertos han hecho un notable esfuerzo por entrar en la nueva dinámica viajera, donde el momento del desembarque en escala, o del embarque para iniciar una nueva travesía, ya es determinante en la experiencia crucerística. Unas y otras autoridades portuarias han ido dando pasos adelante, no siempre a la par y por supuesto en desigualdad de condiciones. Partiendo de los ejemplos más rotundos en cifras, Barcelona y Balears (con Palma en lo alto de su podio) han jugado en campo propio en la medida en que son destinos tan intrínsecamente turísticos que la promoción de sus ciudades era casi automática. En otros casos, basándonos en los que más pasaje de cruceros mueven, el aprendizaje ha sido más duro pero aún más voluntarioso para abrir cuota de mercado.

Destacan en Puertos del Estado que en estos últimos años ha habido una evidente evolución estratégica. En un principio, descubierto el auge del sector crucerístico, las autoridades portuarias se volcaron en ofrecer sus enclaves e infraestructuras. Mejorándolas, promocionándolas en citas sectoriales como las ferias de Hamburgo o Miami, tratando de encandilar a las navieras. Pero pronto se vio que el verdadero reclamo se basa “en sumarle oferta cultural y de ocio. El puerto es el facilitador pero es necesaria la implicación de sus ciudades”, argumentan. Por eso, es frecuente que en las ferias y actos promocionales Puertos del Estado planifique con las 28 autoridades portuarias las actividades promocionales sumando fuerzas. Y que a los puertos se agreguen “las administraciones y oficinas de Turismo”. Incluso algún alcalde se suma a las expediciones, en la “necesaria connivencia de puertos y autoridades locales” para el éxito de la misión. La promoción de puertas afuera se ha convertido en una herramienta de imagen necesaria, pero el primer paso se da de puertas adentro en cada territorio.

Alfredo Serrano, director nacional de CLIA España tiene claro que para crear una industria sólida a nivel mundial y nacional “es preciso que los puertos y destinos ganen competitividad y visibilidad y que todos los agentes se impliquen”. Cita iniciativas como la Cumbre anual de Puertos y Destinos para crear nuevas oportunidades entre la comunidad portuaria y las navieras. Pero en un marco tan competitivo en la actualidad, “los itinerarios juegan un papel clave para atraer a nuevos consumidores y mantener los existentes”, por lo que considera “vital que la relación entre las diferentes instituciones de los puertos y destinos sea lo más sólida”, con la perspectiva de aportar beneficios a la economía española y las regiones en las que opera. “El beneficio es para todos, para el sector de cruceros, los turistas, el puerto y la ciudad”, enfatiza. Y el trabajo de futuro deberá ser “en común”.

 

Alfredo Serrano (CLIA España) destaca que “los itinerarios juegan un papel clave para atraer a nuevos consumidores y mantener los existentes”, por lo que considera “vital que la relación entre las diferentes instituciones de los puertos y destinos sea lo más sólida”, con la perspectiva de aportar beneficios a la economía española y las regiones en las que opera.

 

BARCELONA, EJEMPLO DE RÉCORDS

Entre los ocho casos estudiados por Cruises News, lo apabullante de las cifras obliga con arrancar con el caso de la capital catalana. En los últimos 10 años ha doblado su volumen de pasajeros, alcanzando los 2,54 millones de cruceristas en el 2015 y consolidándose como primer puerto de Europa y quinto del mundo. Pero su expansión ha ido en paralelo al despegue turístico de la ciudad, relanzada tras los JJOO del 92 y su proyección al mundo. Turismo de Barcelona, consorcio público privado que integra al ayuntamiento, incluye en su actividad de promoción internacional una línea de trabajo centrada en los cruceros y la potencialidad de la ciudad por la calidad y seguridad de sus infraestructuras portuarias y por la fuerza de sus atractivos turísticos (clima, playas, cultura, arquitectura, gastronomía, ocio…), pero no tiene un programa específico ni destacado por encima de otros, como sí sucede por ejemplo con el turismo de congresos y convenciones. La ciudad ha dado la mano al sector, pero no lo ha alimentado con ahínco.

Carnival-invertirá-20-millones-para-crear-una-nueva-terminal-de-cruceros-en-Barcelona

En cambio, el Port de Barcelona sí ha trabajado a conciencia para despuntar como puerto de cruceros. Primero con una inversión multimillonaria en infraestructuras de última generación, como el puente de Europa y las ampliaciones que dotan al puerto de siete modernas terminales (una en construcción en el Moll Adossat), operadas por Creuers del Port de Barcelona y Carnival Corporation. También mejorando el confort y la conectividad de estas, reorganizando los taxis en caso de grandes desembarcos, facilitando la conexión con el centro con autobuses regulares –de pago- y, en especial, tratando de desestacionalizar la oferta para que el éxito no se indigeste a la ciudad. La autoridadad portuaria se congratula de que el pasaje como puerto base sea ya superior al de tránsito, tras crecer en los últimos 12 meses más de un 11%.

De hecho, el caso barcelonés dibuja un punto y aparte en el conjunto de España, porque el nuevo gobierno de la alcaldesa Ada Colau en su debut, el pasado verano, puso en tela de juicio la conveniencia de seguir creciendo en cruceristas en un momento en que la ciudad sufre algunos problemas de saturación turística en los puntos más visitados. La noticia molestó al sector, que sacó pecho como motor de riqueza tras un estudio de impacto económico realizado por la Universidad de Barcelona que fija en 796 millones de euros anuales su facturación en Catalunya, y en 413 su aportación al PIB catalán. Colau anunció que realizaría un estudio en profundidad del impacto tanto económico como en flujos de visitantes, aunque el ayuntamiento todavía no ha lo ha llevado a cabo, pero ve con buenos ojos la desestacionalización como estrategia.

Este invierno la ciudad ha aumentado su número de cruceristas al ganar oferta de rutas en temporada baja. A la presencia continuada de Costa Cruceros y MSC Cruceros se ha sumado la de NCL, con el Epic en rutas semanales. En cambio, ha cortado el grifo de los domingos de apertura comercial vinculados al turismo de cruceros. Hace dos años, en cumplimiento del decreto del Gobierno central sobre la declaración de zonas o municipios turísticos donde fomentar el comercio en festivos, la ciudad experimentó con veranos de domingos abiertos en el centro. Una experiencia que repitió el año pasado, sumada a los cuatro domingos de apertura que el ayuntamiento distribuye estratégicamente. En todos los casos se habló del turista de crucero como público potencial, pero finalmente se consideró que su impacto es poco esos días. Aunque el puerto llegue a sumar unos 20.000 cruceristas en un festivo, muchos son de inicio o final de viaje y no tienen como meta las compras, amén de ser un grano de arena entre la multitud de viajeros de fin de semana a la ciudad. Este año, la distribución de aperturas comerciales ha variado, pasando de largo del crucerista como argumento. También llama la atención el repertorio de excursiones que se ofrecen al viajero más allá del epicentro turístico, tratando de distribuirlo incluso a municipios cercanos con reclamos culturales y enológicos.

PLAN PARA BALEARS
Otro gigante, Balears, en la segunda posición natural (con la suma de sus cinco puertos), también se ha beneficiado de una inercia de gran destino turístico. La promoción del sector a nivel institucional se complicaba además porque en sus puertos hay distintas competencias administrativas en materia de turismo (desviadas a consejos, ayuntamientos…). Port de Balears creció más de un 10% el año pasado, hasta alcanzar 1,75 millones de cruceristas, a la par que vislumbraba la necesidad de implementar un plan estratégico que uniese por fin a todos los agentes vinculados al sector. Hace más de un año contactó con ellos para anunciar el impulso de dicho plan con la asistencia técnica de B&A Europe, consultora internacional especializada. Se busca, desde la autoridad portuaria y “en colaboración con los agentes de la comunidad portuaria y del destino en su conjunto” alcanzar una estrategia institucional y empresarial para el desarrollo del sector que consolide sus puertos y “permita su crecimiento a corto, medio y largo plazo”. Fue el primer paso de un proyecto de futuro que aún se está gestando.
portdepalma1426494269

Más allá del territorio portuario, la directora general de Turismo del Govern balear, Pilar Carbonell, explica a esta publicación cómo las instituciones trabajan para arropar más al sector de cara a la promoción del próximo año. Conselleria y autoridades portuarias irán más de la mano y más “organizadamente” para promocionarse en las grandes citas del sector, “con más información del destino”. Hasta la fecha, recapitula, el ayuntamiento de Palma ha sido muy activo para impulsar, por ejemplo, una zona de gran afluencia turística donde sus comercios y actividades funcionasen los domingos. Obviamente, los pequeños comercios no siempre lo hacen, pero tienen la opción legal de levantar la persiana si un festivo coincide con una gran presencia de cruceristas. La medida, destaca, ha redundado en más ambiente y vida en el centro, “que para el crucerista es muy atractivo”. En puertos como Eivissa, conocida a nivel mundial y que ejerce de reclamo natural, las competencias turísticas están transferidas desde el 2015, y cuenta con particularidades como el deseo explícito de muchas navieras para hacer noche en su puerto y aprovechar su fama nocturna. En Menorca recalan por regla general barcos pequeños y de lujo, lo que implica otro tipo de promoción más selectiva.

El éxito de Palma, en cambio, le hace guardar paralelismos con el caso barcelonés en tanto a que su crecimiento pasa por la planificación desestacionalizadora. Carbonell destaca que desde la Conselleria se trabaja para distribuir la llegada de barcos y tratar de evitar en lo posible la coincidencia de cinco buques, como ha sucedido en ocasiones, con el riesgo de un cierto colapso turístico. “Queremos evitar dar una imagen de saturación, pero no es fácil”, asume, ante los deseos de las grandes compañías y sus premuras de calendario. A la responsable de Turismo le preocupa que llegase a haber “una desafección de la gente respecto al sector por una excesiva concentración, dado que su beneficio es claro para el comercio y otros servicios”. Pero está convencida de que la situación se puede dominar.

Según fuentes de la autoridad portuaria, para adaptarse a las necesidades de los barcos (de más de 30 compañías distintas), en el 2016 se invertirán más de 20 millones de euros en mejorar las infraestructuras para cruceros. Se mantendrán las bonificaciones máximas del 40% en las escalas de Maó, Alcúdia y la Savina, y se añaden nuevas bonificaciones para los que recalen en temporada baja en Palma e Eivissa, además de otros incentivos. Agregan que aunque Palma ya tiene en agenda al barco más grande del mundo, proseguirá con mejoras, como la extensión del muelle de Poniente Norte (con 36.000 metros cuadrados) y la construcción de la terminal 6 en el Dique del Oeste, para grandes cruceros. Al norte de la isla, los barcos de hasta 200 metros que buscan más exclusividad hallarán una nueva y moderna terminal bien comunicada, mientras que Maó se vende como puerto boutique y también está adaptando sus instalaciones portuarias. Por Eivissa pueden desfilar ahora barcos de hasta 330 metros gracias a la ampliación del dique de Botafoc, ampliada tras una inversión de 3,7 millones.

 

Barcelona centra sus esfuerzos en desestacionalizar la oferta para evitar la saturación turística en temporada alta, pese a haber crecido en el 2015 hasta los 2,54 millones de pasajeros. El nuevo ayuntamiento quiere un crecimiento controlado del fenómeno, que genera casi 800 millones de euros al año y donde es mayoritaria la contratación de puerto base.

 

EL CASO CANARIO
Con 1,25 millones de pasajeros y 933.000 respectivamente, Las Palmas y Tenerife dibujan otro éxito. El primero ha triplicado cifras respecto a hace 10 años y ha crecido un 17,4% en el 2015, mientras que el segundo casi ha doblado su volumen en ese tiempo, con un auge del 10% el año pasado. Fuentes de Puertos de Tenerife indican que las inversiones para potenciar este segmento no cesan. En el de Santa Cruz de Tenerife se están realizando obras para mejorar la conexión con la ciudad para los cruceristas y están a punto de inaugurar un paseo peatonal que reduce el tiempo de tránsito entre el muelle de cruceros y el centro de la ciudad. También han estrenado una pasarela que une de forma segura el final del paseo y el núcleo urbano. No perder comba en la llegada de nuevos les ha llevado a prolongar el muelle de cruceros del puerto de San Sebastián de la Gomera hasta los 340 metros, mientras que antes del 2020 está previsto alargar el de santa Cruz de La Palma hasta la friolera de 865.

Cruceros_en_el_puerto_de_Santa_Cruz_de_Tenerife

En cuanto a inversiones, en Santa Cruz de Tenerife están construyendo la nueva terminal para grandes volúmenes, con 8.000 metros cuadrados y que estará lista el próximo agosto como joya de la corona en esa área. Pero más allá de las infraestructuras, hay un trabajo de mimo al pasajero. Tanto Tenerife como La Palma ofrecen bus gratuito para acercar al pasaje a las ciudades, y en ambos puertos así como el de La Gomera y El Hierro se entregan planos (por parte de organismos de turismo, ayuntamientos y cabildos) para orientar a los viajeros. La hospitalidad es tal que estas instituciones realizan rutas gratuitas por las ciudades para cruceristas que no toman parte en las excursiones de las navieras, así como actividades culturales en los puertos. En el caso de Tenerife, las administraciones y puerto colaboran en la edición y cuidado de los planos guías. Como ejemplo, también se trabaja con la Cámara de Comercio para que tenga previsión de las escalas e informe a las empresas de la llegada de viajeros y sus nacionalidades. Y cómo no, se organizan famtrips entre las navieras para dar a conocer las virtudes de la zona.

El comercio vuelve a ser un pilar en la acogida al crucerista. Los días de más afluencia hay actividades especiales, con iniciativas como muestras de artesanía en el puerto de La Estaca en El Hierro.

Un punto de vista vertebra el trabajo conjunto de ayuntamientos, cabildos y puerto: “Hay que dar el mejor servicio posible a los cruceristas porque son futuros potenciales clientes para el turismo tradicional”. Según su último estudio de satisfacción, el 98,7% repetiría visita en Tenerife, y el 90% queda satisfecho por la amabilidad de vecinos y empresarios. Sin olvidar que el fruto de esta colaboración ha posibilitado que Tenerife sea designada sede de la feria europea de cruceros Sea Trade Med este año, en septiembre.

De cara al futuro, agrega el mismo portavoz, el reto es mantener la colaboración institucional e incrementarla. Con objetivos como crear nuevos productos, atendiendo al auge de turistas repetidores que han detectado.

MÁLAGA REMONTA
El de Málaga es un caso especial, tras un ascenso rápido y unos años de caída por causas ajenas a su gestión. Los años de la crisis coincidieron con una sobredimensión de plazas en el Mediterráneo, y el puerto malagueño resultó perjudicado por la retirada de pesos pesados como Royal Caribbean de la zona como puerto base efímero. Pero el 2015 ha marcado la senda de la recuperación, con un incremento del 2,6% de cruceristas y un total de 418.627 usuarios, en 226 barcos.

Desde el área de Turismo del ayuntamiento apuntan a buenas previsiones para el año en curso, con unas 250 escalas y 450.000 viajeros. Y recuerdan que para dar empuje a este segmento trabajan conjuntamente el área municipal de Turismo, la autoridad portuaria de Málaga, Turismo y Planificación Costa del Sol y Turismo Andaluz, un repóquer institucional con el que se puso en marcha un plan estratégico plagado de acciones y actividades para fomentar el sector hasta el 2020. El consistorio tiene claro que los cruceros son uno de los cuatro pilares del crecimiento turístico en la zona, junto al turismo cultural, el de congresos y el idiomático.

En Málaga trabajan sin descanso con ese fin. Acaban de dejar atrás una acción extraordinaria en Miami y al cierre de esta edición un equipo multi institucional se disponía a viajar a la feria sectorial de Miami. Con al menos unas 33.000 plazas en construcción en una docena de nuevos buques hasta el 2018, en la Autoridad Portuaria de Málaga confían en que los cruceros apostarán por mercados emergentes y con potencial de crecimiento. Hay ilusión renovada; el puerto andaluz experimentó un incremento del 230% del 2005 al 2012, cuando alcanzó los 689.000 viajeros, hasta que no pudo competir con la mayor rentabilidad de otros destinos más consolidados por los motivos antes descritos y perdió 200.000 usuarios en un año. Pero la inversión de la tendencia, el año pasado, vuelve a invitar al optimismo.

Con su plan estratégico, Málaga está tratando de revertir esa inestabilidad. En el 2013, tras constatar que solo el 18% de sus viajeros iniciaban ruta en su puerto, trataron de potenciar ese ámbito, que es el más rentable para las ciudades. Al pernoctar, el gasto se amplifica y se consumen más servicios, generando más puestos de trabajo. La temporada que el Adventure of the Seas inició rutas en Málaga (2012) generó 50.000 pernoctaciones. Para volver a tentar a las navieras, el plan defiende potenciar las conexiones aéreas internacionales “verticalizando” la venta y con paquetes de estancia incluidos.

tres_cruceros

Otra consigna para este destino está siendo aumentar la estancia en sus municipios, aprovechando su localización de cara a las rutas atlánticas. La ambición alcanza a “innovar el producto excursiones”, después de que las navieras hayan apretado para ajustar precios una vez constataron que no les funcionaba rebajar los cruceros y mantener excursiones al precio de siempre, para compensar costes. Para mantener la competitividad en este sentido, recetan originalidad en las propuestas, que encandilen al viajero.

El codo a codo entre ciudad y puerto se maximiza al recomendar en su plan recursos necesarios para el encaje de los cruceros: puntos de información turística, oferta cultural próxima al puerto, señalización, paradas de shuttle bus, libertad de horarios comerciales en las zonas de afluencia de cruceristas, formación del personal de servicios, información sobre las escalas a los comerciantes, baños públicos, formación de guías, seguridad y limpieza, criterios de sostenibilidad…

De cara al exterior, el esfuerzo se dedica a tratar de establecer alianzas entre navieras y aerolíneas con conexión directa a Málaga, fortalecer vínculos con los planificadores de itinerarios, potenciar los paquetes pre y post crucero y captar al crucerista independiente que hace excursiones por libre (el 75% en dicho puerto) y un gasto directo en la ciudad. Málaga no ha cejado tampoco en el intento de estrechar vínculos con las tripulaciones, entre proveedores de recursos y operadores de excursiones, con directivos de navieras, con agencias de viajes… a las que familiarizan con su producto y cualidades.

Una visita a la ciudad constata también el ímpetu inversor en infraestructuras. Desde el 2008 y 2011 las nuevas terminales B y A respectivamente han dado alas a la gran estación marítima de la zona de Levante, con sus correspondientes accesos y la nueva dársena náutico deportiva. Más recientemente se han mejorado los canales de acceso a las dársenas interiores.

Como guinda, la integración puerto ciudad se potenció con un centro del ocio en el muelle 1 del puerto, con comercio, gastronomía y otras atracciones. Le siguió el muelle 2, El Palmeral, con 27 millones de inversión (incluyendo usos culturales y una estación marítima para cruceros medianos y pequeños). Mientras que restan actuaciones en el muelle Heredia (donde de momento se ha ubicado una noria turística), y en el de San Andrés, cuya zona deportiva prevé contar con 600 de atraque para barcos de recreo. Pero en el seno de la propia ciudad, el comercio ya está volcado en ofrecer sus servicios al crucerista que llega en festivo o domingo. El distrito Centro y Promálaga han colaborado con las áreas de Turismo y Promoción Empresarial para que sus calles cuajen como destino de compras. Un total de 116 comercios se han adherido hasta ahora, potenciando la marca Málaga Shopping City. Solo en el primer semestre de este año están previstos 20 atraques en domingos o festivos, con un total de 32.672 pasajeros y potenciales compradores a bordo.

El compromiso del comerciante es abrir de 10.30 a 14.30 esas fechas, y a cambio el ayuntamiento edita folletos que ayudan a localizar los establecimientos, distinguidos con un adhesivo en su escaparate. Incluso hay una app al respecto. En colaboración con las navieras, estas informan a sus viajeros de los nombres de las tiendas abiertas la noche anterior a su llegada. Un círculo perfecto.

 

Balears busca, desde la autoridad portuaria y “en colaboración con los agentes de la comunidad portuaria y del destino en su conjunto” alcanzar una estrategia institucional y empresarial para el desarrollo del sector que consolide sus puertos y “permita su crecimiento a corto, medio y largo plazo”.

 

LA AMBICIÓN DE CÁDIZ
Pisando los talones a Málaga, otro puerto andaluz avanza fuerte. El de la Bahía de Cádiz, con 411.000 viajeros el año pasado y un incremento del 7,91%. Aunque lo que más destaca es que este destino ha triplicado con creces su afluencia de cruceristas en una década. De hecho, la ha multiplicado por 10 desde 1995. Pero fuentes de la autoridad portuaria destacan que tras el auge de escalas, ha llegado la hora de tomar impulso como puerto base de inicio y/o final de rutas. Una vez más, un plan estratégico desarrolla sus valores y herramientas para perseguir este fin en los próximos años.

Crucero

Según un portavoz, “la repercusión económica” que tiene ser puerto de tournaround sobre el entorno y la “necesidad de implicación de todos los sectores y administraciones competentes justifican una acción conjunta para su consecución, que pasa por una oferta común del destino”. El puerto se ha empleado a fondo desde hace 19 años acudiendo a la Seatrade Cruise Shipping de Miami, así como a su convocatoria europea, con participación activa en el Cruise Summit de Madrid e incluso convirtiéndose puntualmente en un nuevo escenario de esta.

En paralelo, ha tratado de tener en buenas condiciones sus infraestructuras, con la primera fase de la terminal de pasajeros en el 2010; la segunda para dotarla de servicios en el 2013; la construcción de una terminal satélite para completar esos servicios , en el 2015… Y también ha apostado por la creación de un Observatorio de cruceros desde el 2012, que implica a los agentes con competencias en turismo de la provincia para analizar el sector y “optimizar su rendimiento”, explican. Se enorgullecen también de haber promovido Suncruise Andalucía, la asociación para la promoción de los cruceros en la comunidad, donde participan sus autoridades portuarias y la Agencia Pública de Puertos de Andalucía.

Según datos de la Junta de Andalucía, desde la consejería de Turismo, en la región el gasto medio del crucerista en escala rondó los 42 euros en el 2012, con las compras y la gastronomía copando el 75% del dispendio. Sus encuestas arrojan también una nota de 9,3 sobre 10 al destino.

 

Un punto de vista vertebra el trabajo conjunto de ayuntamientos, cabildos y puerto en Canarias: “Hay que dar el mejor servicio posible a los cruceristas porque son futuros potenciales clientes para el turismo tradicional”. Según su último estudio de satisfacción, el 98,7% repetiría visita en Tenerife, y el 90% queda satisfecho por la amabilidad de vecinos y empresarios.

 

VALENCIA UNIDA PARA REMONTAR
Un ligero descenso de cruceristas en el 2015, que se saldó con 371.374, no frena el hambre de crecimiento de su autoridad portuaria ni de Turismo de Valencia, de la mano en pos de la previsión de ganar 18 nuevas escalas y unos 35.000 pasajeros a lo largo de este año.

Desde el organismo turístico, destacan que desde el 2002 la fundación firmó un acuerdo con el puerto para realizar la promoción anual y sistemática de los cruceros. Un periodo en el cual suman unas 400 acciones, desde cercanas hasta la cuna promocional de Miami. Pero en el día a día con el viajero no han descuidado facilitarle las cosas para su desembarque en la ciudad, incluyendo una útil guía de cruceros y un plano en su web turística de la ciudad. Incluso con una tarjeta de descuentos exclusiva para pasajeros y otra para tripulantes, a los que se atiende con shuttle buses cuando las navieras no lo proveen. No falta un punto de información en el puerto como primer contacto con el visitante.

No obstante, Turismo de Valencia quiere ir más lejos y, tras ingresar en la CLIA en el 2014 y multiplicar su presencia en foros especializados, tiene previsto lanzar junto con la autoridad portuaria una campaña de promoción conjunta para difundir los activos y valores de su enclave, dirigida a navieras. Se presentará en la gran cita de Miami, al calor de todo el sector logístico valenciano, destacan. La imagen de su cartel quiere transmitir “una Valencia con historia, de clima agradable y perfecta para un recorrido en el que descubrir tesoros y experiencias que invitarán a volver” y disfrutar de sus 300 días de sol, 2.000 años de historia, 19 km de playas y mucho ocio, comercio y gastronomía.

La Autoridad Portuaria de Valencia pone énfasis en sus dos muelles para buques de hasta 300 metros de eslora y otros tres para naves mayores. Destacan la comodidad de la nueva área de cruceros en la zona norte del puerto, así como de la estación marítima gestionada por Trasmediterránea, con consignación integral de cruceros, fingers, máxima seguridad, servicios, tiendas, aparcamiento y punto de información turística. El crecimiento previsto este año se suma a nuevas metas a corto plazo, fidelizando a las 36 compañías presentes y tentando a otras nuevas.

El tándem puerto destino se pone de manifiesto también desde el puerto, cuando reitera la colaboración continua entre el sector logístico sumado a la promoción oficial para el cliente final: el crucerista. Una vez más, esfuerzos por mejorar los servicios al pasajero y por promocionar las excursiones más novedosas que conecten al turista con el territorio. Las opciones son variadas: recorridos por la Valencia de vanguardia, por la histórica, la de shopping, el Bioparc, deportes como el flyboard o el jetski, rutas en bici, tour por Mestalla, itinerario en segway, de viñedos, de tapas, showcooking de paellas, jornada de golf…, una vivencia a la carta para conectar con el destino en apenas unas horas, defienden.

 

El codo a codo entre ciudad y puerto de Málaga se maximiza al recomendar en su plan estratégico recursos necesarios para el encaje de los cruceros: puntos de información turística, oferta cultural próxima al puerto, señalización, shuttle bus, libertad de horarios comerciales, formación del personal de servicios, información sobre las escalas a los comerciantes, baños públicos, formación de guías…

 

LA CONEXIÓN GALLEGA
Por ubicación estratégica, Vigo ha sido un puerto muy activo en las conexiones transatlánticas y en las rutas atlánticas hacia el sur. En la memoria colectiva aún permanece la visión del Canberra, con 150 escalas entre los años 70 y 1997. Un embrión de lo que sería el fenómeno crucerista, con casi 205.000 pasajeros en el 2015 y un aumento del 16,45%. La última década ha doblado la presencia de pasajeros, y también las ilusiones por ahondar en este nicho turístico.

VIGO-Terminales-Cruceros

Desde el 2003 al 2009 el puerto de Vigo disponía de un único atraque para cruceros, escaso en los días con dos o tres barcos en escala en temporada alta. Durante un tiempo se tuvo que desviar los cruceros a los muelles de mercancías y facilitar lanzaderas de conexión, de la mano con el ayuntamiento. Con el tiempo, las infraestructuras fueron mejorando tanto en terminales de pasajeros como servicios. Se amplió el muelle de Transatlánticos hasta los 750 metros para escalas múltiples; se acondicionó la superficie del muelle y sus espacios recreativos; se rehabilitó la terminal de dicho muelle, que era un bloque histórico del tráfico migratorio desde su construcción en 1950…; y, sobre todo, se puso en marcha un nuevo muelle de cruceros en pleno centro (antes de mercancías) con línea de atraque de 250 metros y con servicios de terminal para pasaje en tránsito. En total, la ciudad brinda ahora 1.000 metros lineales con ubicación céntrica y áreas peatonales para disfrutar de Vigo sin apenas desplazamientos.

Pero mejorar las infraestructuras habría resultado vano sin interacturar con las administraciones locales y los organismos turísticos, asumen. En estos años ha habido asistencia a pasajeros y tripulantes gracias a acuerdos con el resto de instituciones para generar información y asistencia para los viajeros, y con campañas de promoción específica. Las instituciones de promoción se han volcado en la difusión de productos locales y cultura (desde las conservas gallegas a exposiciones como la del Titanic, hasta agosto), también lo han hecho en fechas señaladas como la llegada del crucero más grande del mundo, el Oasis of the Seas, que revolucionó la ciudad y en la que se volcaron con espectáculos y folclore local. Un despliegue que en breve se repetirá con la visita del Harmony of the Seas.

Vigo ha intentado articular todos vértices del fenómeno. Cerca del muelle principal se ubica un centro comercial gestionado por el Consorcio Zona Franca de Vigo muy activo en la oferta a los cruceros, mientras que incluso la Diputación de Pontevedra y la autoridad portuaria organizaron el año pasado una segunda edición de formación especializada en el turismo de cruceros destinada al comercio y la hostelería locales. Hasta la Cámara de Comercio de Vigo cooperó para coordinar encuentros entre las asociaciones de comerciantes y hosteleros de cara a ajustar los horarios y servicios a los cruceristas e informar a estos de las facilidades.

El puerto de Vigo saca pecho de su tarea a nivel institucional “como agente colaborador en la promoción de la ciudad como destino”, más allá de favorecer los tráficos. “Puerto y destino son dos caras de la misma moneda”, asumen. Por ello, el partido se juega siempre con ayuntamiento, diputación provincial, gobierno autonómico, touroperadores, empresarios…

Para el 2016 se esperan 81 escalas y una cifra estabilizada de viajeros, aunque cualitativamente el puerto puede presumir de atraer a algunas de las grandes novedades de la temporada, del Harmony al Ovation of the Seas o el HAL Köningsdam. También aplauden el fichaje de alguna ruta con inicio en su puerto, de la mano de MSC Cruceros y Pullmantur. La autoridad portuaria quiere transmitir a los armadores que (más allá del papel de sus consignatarios) Vigo tiene “disponibilidad total para recibir peticiones” con eficacia, desde su papel institucional. También se comprometen a tratar de canalizar la generación de riqueza y facilitar iniciativas de negocio en el ocio para el viajero.

El presidente de la autoridad portuaria, Enrique César López Veiga, agrega que “Vigo y su área metropolitana están muy sensibilizadas sobre la importancia del turismo de cruceros y la necesidad de mantener e incrementar el nivel actual”, con el deseo de que su peso sea mayor. Destaca que las administraciones públicas cada año “se vuelcan más con los cruceros de Vigo, conscientes del potencial de estos viajeros de cara a promocionar la imagen internacional de la ciudad como destino” en su papel de prescriptores. Todos los actores económicos tratan de adaptar horarios y servicios a la carta, defiende, con la vista puesta en facilitar el trabajo común con las instituciones e incrementar este tráfico y la fuerza del destino con criterios sostenibles. El crisol de instituciones y agentes estarán involucrados en el análisis y planificación que el puerto ha iniciado para enfilar su futuro crecimiento.

 

Pero en el día a día con el viajero Valencia no han descuidado facilitarle las cosas para su desembarque en la ciudad, incluyendo una útil guía de cruceros y un plano en su web turística de la ciudad. Incluso con una tarjeta de descuentos exclusiva para pasajeros y otra para tripulantes.

 

CARTAGENA SACA PECHO
Con menos cuota de mercado pero un gran ritmo de crecimiento, el puerto de Cartagena ha alcanzado los 150.500 cruceristas el año pasado, tras subir un 9,05% en un año. Hace ya 15 años que inauguró terminal de cruceros , próxima a la ciudad y con oferta lúdica y comercial. Y tras una primera prolongación logró 344 metros de atraque y una explanada de 3.000 metros cuadrados que la abrió a los grandes buques del mercado. Cuenta con aparcamientos, tiendas y servicios (en el marco del plan de integración de puerto y ciudad, que también se saldó con la donación de terrenos portuarios para equipamientos culturales), y buena conexión peatonal entre la metrópolis y el muelle Alfonso XII. Pero la carrera no se detuvo hasta alcanzar los 560 metros de longitud, mil metros cuadrados más (con 5,3 millones de euros de inversión) y más dotaciones para posibilitar la escala simultánea de dos barcos. La nueva generación de supercruceros ha impulsado una nueva ampliación de 144 metros más este año.

Cruceros-Cartagena

Cartagena ha tratado de echar sal propia al fenómeno crucerístico mucho antes de que sus infraestructuras estuvieran a punto para el sector. Desde azafatas ataviadas de cartaginesas que repartían claveles y planos al crucerista hasta una tuna cantando piezas populares en pleno desembarque o mercados artesanales. Actualmente su consistorio dispone de un punto de información y bienvenida al pasajero en la misma terminal. Cámara de Comercio, ayuntamiento, puerto y demás se han volcado para que el municipio tenga tiendas abiertas durante la escala de un crucero y hasta se creó en el 2012 la comisión de seguimiento del Turismo de Cruceros para mejorar los servicios que se ofrecían. Sin olvidar las excursiones diseñadas entre autoridad portuaria y consistorio para conquistar al crucerista.

Cartagena, un destino poco conocido de puertas afuera, es consciente del prometedor porvenir del sector. Mucho ha llovido desde los 3.193 cruceristas que cosechó en 1995, y avista un 2016 potente con 130 escalas y 200.000 pasajeros, cargado además de actividad promocional en las grandes citas sectoriales. En el punto de mira, destacan el objetivo de “realizar embarque de pasajeros en un futuro”.

Todos los destinos consultados tienen la certeza de ofrecer mucho más que una visita de unas horas panorámica y batallarán para iniciar y acabar rutas, en un momento dulce en que España gana peso en recepción de turistas de todo el mundo (8,43 millones en el 2015), y además tiene un enorme horizonte en la captación de cruceristas nacionales que apenas han empezado a descubrir las vacaciones en el mar y suman ‘solo’ medio millón de viajeros.

En la autoridad portuaria de la Bahía de Cádiz, tras triplicar su cifra de pasajeros en una década, apostarán por potenciarse como puerto de tournaround. La “necesidad de implicación de todos los sectores y administraciones competentes justifican una acción conjunta para su consecución, que pasa por una oferta común del destino”.

DSC_0720_2

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA *